cargando

En twitter:

Expediente 2023
Lunes 16 enero, 2023

Los Impuros de MORENA

El trío de presidenciables de AMLO serán los más honestos entre los honestos.
Los más leales, con lealtad ciega.
Los Siervos de la Nación ondeando la bandera y con hechos de la purificación moral y la honestidad valiente.
Se “tirarán al piso” cuantas veces sea necesario para congraciarse con Andrés Manuel López Obrador.

Luis Velázquez

Gritarán “a los cuatro vientos” como la canción ranchera que ellos son “una garantía de continuidad” como dijo Marcelo Ebrard Casaubon.
Le dirán en corto y en privado a AMLO que nunca, jamás, jamás, jamás, lo traicionarán “ni con el pétalo de una rosa”.
Jurarán y volverán a jurar que darían la vida por AMLO, su esposa y sus tres hijos mayores, y el cuarto, si es necesario.
“Tirarán su espada en prenda” para defenderlo de las ocurrencias del senador Ricardo Monreal Ávila.
Hincados como si estuvieran confesándose asegurarán que “Las Mañaneras” continuarán durante los próximos seis años, 2024/2030, en caso de salir elegidos candidatos de MORENA a la presidencia de la república y ganar en las urnas.
Dirán que viven de “la medianía de su salario” y con total y absoluta austeridad franciscana.
Incluso, así como aquel secretario de Gobernación de Vicente Fox Quesada puso la imagen gigantesca de la Virgencita de Guadalupe en el Palacio de Bucareli y le tenía prendidas veladoras y cada día cuando llegaba y se retiraba de la oficina se persignaba ante ella, así también los presidenciales alardearán tener una imagen de San Francisco de Asís (austeridad franciscana) en sus cuartos de estudio.
Pero...digan lo que digan, el simple hecho y circunstancia de continuar en el cargo público (secretarías de Gobernación y Relaciones Exteriores y jefatura de Gobierno en la Ciudad de México) y al mismo tiempo andar en precampaña electoral partidista para ganar la encuesta significa una deshonestidad.
Y una deshonestidad porque utilizaban el cargo público para promoverse.
Así se promuevan únicamente, como dicen, ajá, los fines de semana, sábados y domingos.
Con todo, claro, y el Trenazo del Metro cuando Claudia Sheinbaum Pardo andaba en Morelia, Michoacán, gritoneando a la república que AMLO es su único héroe patrio.
Desde luego, el trío de presidenciables y los suyos dirán que cada sexenio tiene sus características y bemoles y como la 4T se los permite, entonces, ellos siguen empujando la carreta, pateando la pelota, remando la canoa.
Okey.
Pero nunca el trío tendrá la misma respuesta social y política si renunciaran a sus cargos públicos para buscar como militantes de un partido político la candidatura presidencial, a diferencia de ahora que con el cargo público encima se vuelven ultra contra súper poderosos.
Primero, porque andan en precampaña jugando a “la grande”, la presidencia de la república.
Segundo, porque como jefes que son en tres dependencias claves tienen la posibilidad de favorecer y promover a los suyos.
Tercero, porque transmiten la imagen de que AMLO está con ellos.
Y bien pueden ser, son, un puente, un vaso comunicante, entre ellos y AMLO.
Y cuarto, porque queda la sospecha, la duda, de que disponen de recursos oficiales para seguir en el palenque preelectoral.

HONESTIDAD IMPRESCINDIBLE

Marcelo Ebrad Casaubon reveló que propuso a la dirigencia nacional de MORENA que los tres presidenciables renunciaran al cargo público.
Y lo que, desde luego, significa un acto básico de honestidad política, social, moral y partidista.
Pero más, mucho más, de respeto a la población electoral, a los ciudadanos de a pie.
Y vaya maravilla del mundo, también reveló (Proceso 2409) que Sheinbaum se opuso.
Y como la señora Sheinbaum se opuso, entonces, nadie renunció y los tres siguen en el cargo.
Otra cosa sería, mil, dos mil, tres mil años luz de distancia, que con todo, Marcelo Ebrard renunciara a la secretaría de Relaciones Exteriores y siguiera en su precampaña partidista.
De ser así, daría a Sheinbaum y Adán Augusto López Hernández una clase superior de política y decencia y honestidad y los obligaría a renunciar... por ósmosis.
Con todo, incluso, que Ebrard diga que “sería muy inusual que yo me separara del cargo y los demás... no”.
Y de ñapa, afirmó que si renuncia a la SRE, “les doy otra ventaja”.
En ningún momento les daría otra ventaja.
Por el contrario, la figura política, moral y social de Ebrard se agigantaría.
Por una razón poderosa:
La honestidad política.
La congruencia política.
La integridad social.
La moral política.
La ética política.
Pero, bueno, así son, o parecen ser, las reglas de la purificación moral.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.