cargando

En twitter:

Escenarios
Viernes 18 noviembre, 2022

Los tóxicos, de moda

•Variedad tóxica
•“Fuchi caca”

UNO. Los tóxicos

La moda lingüística para referirse a una persona, digamos, castrosa, es “el tóxico”.
Incluso, hay parejas que en vez de pronunciar el nombre de su compañero de vida siempre le dicen “El tóxico”.

Luis Velázquez

Su nombre y apellido, su sobrenombre, ha quedado demolido en el atar de la patria a dos palabras: “El tóxico”.
El término ha pegado tanto en la relación familiar y amical que “El tóxico” lo acepta sin chistar como si de pronto bautizado de nuevo estuviera.

DOS. Variedad tóxica

Hay el novio tóxico. El esposo tóxico. La esposa tóxica. El amante tóxico. El hermano tóxico. Quizá, la madre y/o el padre tóxico.
El político tóxico. El líder partidista tóxico. El funcionario público tóxico.
El presidente tóxico. El gobernador tóxico. El secretario de Estado tóxico.
Entonces, tal cual, ninguna duda en la existencia de grados y decibeles de toxicidad.
Unos, claro, más venenosos y dañinos que otros.

TRES. “Fuchi caca”

El nuevo término, palabrita, palabreja de moda, anida y fermenta en todos los niveles sociales.
Lo mismo en la región indígena y campesina que obrera y de clase media.
Y clase baja, media y alta.
Por ejemplo, parece que el concepto está floreciendo en la tierra fértil de los jóvenes. Y de los jóvenes estudiantes.
Por vez primera se le escuchó decir a una chica universitaria. Y como en su expresión luego luego apareció el gesto de “fuchi caca” (como dice el presidente de la república amorosa, AMLO), enseguida se entendió el significado.

CUATRO. Modismos S.A. de C.V.

Por fortuna, el término ha servido para que los muchachos den vuelta a la página con las palabritas groseras y hasta ofensivas como, por ejemplo, estúpido, y lo que, bueno, constituye una ganancia lingüística.
Está claro que son modismos en cada tiempo de la historia expresando el pensar y el sentir.
Como aquel tiempo en el siglo pasado con el movimiento literario de “La onda”, con sus figuras estelares, entre otras, José Agustín, Gustavo Sáinz y Parménides García Saldaña.

CINCO. Habla el diccionario

El diccionario de la Real Academia Española, RAE, define a la persona tóxica de la siguiente manera: Tan venenosa es que vive cargada de energía negativa y queda atrapada en una sicosis tóxica.
Y como su lengua nunca tiene bozal, entonces con su lengüita suele causar efectos secundarios en las neuronas y el corazón.
Tiene una personalidad egocéntrica y narcisista.
Poco empática. Llena de menosprecio y desdén contra los otros.
Absorbente. Y como tiene de sí una baja estima, entonces, busca dañar la integridad de los otros para que sean iguales.
Dominantes. Egoístas. Incapaces de la mínima solidaridad.
Expertos en atraer conflictos familiares, amicales y laborales.

SEIS. Adiós para siempre…

Entonces, así como los describe la RAE únicamente quedar rezar para que el Ser Superior, los astros y el mejor karma nos alejen a mil, dos mil, tres kilómetros de distancia.
Más porque con su carga negativa suelen hacer imposible la vida y llenan las neuronas y el corazón de un estercolero humano.
Y en vez de tener una electricidad positiva en el día con día y noche con noche, la persona se vuelve peor que Adolf Hitler y José Stalin juntos.
Pero, bueno, la Biblia lo aconseja de la siguiente manera:
Cuando te topes con un tóxico, nada mejor que huir de inmediato y buscar una mejor vibra.
Y si una vez cargada la vida de energía, esa persona interesa y ocupa y preocupa, volver con ella para ver si puede lograrse el milagro.
De lo contrario, si ningún interés existe, decirle adiós para siempre… que nada pasa.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.