cargando

En twitter:

Barandal
Martes 15 noviembre, 2022

Los adjetivos de AMLO

•Menospreciar a todos
•Siembra más discordia

ESCALERAS: Algún día cuando esté retirado en su rancho “La chingada”, en Chiapas, el presidente de la república amorosa, AMLO, recordará en la nostalgia los días y noches idos en Palacio Nacional. Y recordará, entre otras cositas, los adjetivos calificativos endilgados a enemigos y adversarios.

Luis Velázquez

Entonces, sabrá que el diccionario de la Real Academia habrá sido insuficiente para adjetivar a quienes, como dice, torpearon su “socialismo con rostro humano” para enaltecer y dignificar la vida de los mexicanos en la pobreza, la miseria y la jodidez.
Y es que hacia el fin del cuarto año del sexenio, AMLO se ha convertido, por sí mismo, en el único jefe del Poder Ejecutivo rafagueando “a tiro por viaje” a sus detractores con toda la furia y la pasión intensa y volcánica del trópico.

PASAMANOS: Por ejemplo, y únicamente en este año de la 4T, algunos de los adjetivos calificativos a sus críticos (intelectuales, historiadores, filósofos, sociólogos, académicos, líderes partidistas, empresarios y reporteros, entre otros, y de paso, la iglesia católica y apostólica) son los siguientes:
Rateros, clasistas, corruptos, corruptazos.
Cretinos, racistas, aspiraciones, hipócritas y traidores.
Deshonestos, pillos, ladrones y sinvergüenzas.
Se creen superiores, déspotas, sabiondos y ladinos.
Fifís y aspirantes a fifís. Calumniadores.

CORREDORES: La andanada de epítetos, insultos y descalificaciones constituye la filosofía moral del presidente de la república amorosa como eje transversal, vaso comunicante, de los más altos valores y principios de que se tenga memoria en un jefe del Poder Ejecutivo federal.
En vez de argumentos basados en hechos concretos y específicos, digamos, como ha escrito parte de sus libros, sus libros de historia, ha quedado como el patán número uno del mercado popular y del barrio.
BALCONES: Así ha caminado cuatro años en el Palacio Nacional predicando desde el púlpito de “La mañanera”.
Y como es el jefe máximo, el comandante en jefe de las fuerzas armadas, el mero mero del erario, el jefe de parte de los Poderes Legislativo y Judicial, el jefe de las fuerzas policiacas, el jefe de la diplomacia, el jefe nato de su partido, el jefe de veintidós gobernadores y de los Congresos locales con mayoría guinda y marrón y el jefe de los presidentes municipales de MORENA, entonces, y “en el país de un solo hombre”, estará seguro, igual que los Siervos de la Nación, de estar imponiendo un estilo superior de ejercer el poder y gobernar.

PASILLOS: Y por eso mismo, sigue empujando la carreta y pateando el balón porque está seguro de estar “en el lado correcto de la historia”.
La confrontación total y absoluta. El país dividido entre buenos y malos.
El pueblo bueno, “encabezado y representado, claro, por él” (Francisco Ortiz Pinchetti), y el pueblo malo, con los conservadores retrógrados y corruptazos, enemigos de México.
De hecho y derecho, como si evidenciar a AMLO, hablar mal de su gobierno, significaría hablar mal de México.
México, la patria, encarnada en AMLO.

VENTANAS: Por encima del aeropuerto Felipe Ángeles (sin pasajeros) y el Tren Maya (destruyendo la naturaleza) y la Refinería de Dos Bocas (que no produce ni refina), AMLO entrará a la historia como el presidente de los adjetivos calificativos.
Nada de un hombre prudente, mesurado, sereno, incluyente y tolerante luchando en el día con día para enaltecer la calidad de vida en una república donde seis de cada diez habitantes están jodidos.
Jodidos con un empleo pagado con salarios de hambre. Jodidos con el desempleo. Jodidos con la violencia. Jodidos con una pésima calidad educativa y de salud.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.