cargando

En twitter:

Expediente 2022
Jueves 06 octubre, 2022

Reinis de la Justicia

En menos de 24 horas, a la Fiscal General le metieron un jonrón con casa llena. Mientras en Tlachichilco coronaba a la reina de la Feria del Elote, con aplauso de “El Uno” y “El Dos”, luego de varios meses de cárcel, declarados inocentes por un juez federal, fueron liberados.
La primera, la ex diputada Azucena Rodríguez, acusada del asesinato intelectual de su esposo, Nicanor, el treinta de junio del año 2021.

Luis Velázquez

Y doce meses después de estar privada de su libertad, refundida en las mazmorras de una cárcel, “usted perdone, puede irse a casa”.
Y los segundos, tres de los presuntos asesinos del reportero Jacinto Romero Flores el 19 de agosto del año 2021 en Ixtaczoquitlán.
Roberto Trinidad.
Casto Emilio.
Y Ana Laura.
Roberto, por cierto, regidor electo y de MORENA en el Ayuntamiento de Ixtaczoquitlán y que el primero de enero de este año tomara posesión.
Luego de varios meses, juez federal descubrió una carpeta de investigación de la Fiscalía General mal sustentada y peor documentada.
Y ni modo, las puertas de la cárcel se abrieron para los tres.
En contraparte, primero fue el góber de la 4T “lanzando espada en prenda” por la Fiscal General.
Y horas después, treinta y cinco de los cincuenta diputados locales (entre ellos, la panista Jéssica Ramírez Cisneros) publicaron desplegado de una plana en los medios escritos dirigido al Poder Judicial de la Federación en defensa de la Fiscal General porque “no podemos... dejar pasar esta afrenta sin dejar constancia pública y enérgica de nuestra profunda decepción en este caso que niega justicia a las víctimas, a sus familias y a la sociedad”.
Los Poderes Ejecutivo y Legislativo, a las órdenes de la Fiscal General.
Mucha, demasiada, excesiva fuerza política.
La Reinis.
Aquel Veracruz y república amorosa del siglo pasado, cuando los priistas eran dueños del día y de la noche y del erario público y de las corporaciones policiacas (como ahora, claro) y cuando encarcelaban a gente inocente para “darse golpes de pecho” enfiebrados como testimonio de procurar justicia, en el ridículo más absurdo.
Pero...la Fiscal General podrá seguir comiendo chicharrones en Las Vigas acompañando al góber obradorista... y en otros eventos, con su jefe superior, y a quien debe el cargo, el secretario General de Gobierno, pues nada pasa.
Ellos tienen “el chirrión y el látigo en la mano” y son la ley.
Y mandan.
Es más, si se equivocan vuelven a mandar.
Pero con todo, Azucena Rodríguez ni tampoco Roberto Trinidad, Casto Emilio y Ana Laura y sus familiares y compadres y amigos sufragarán en las urnas por los candidatos de MORENA a un cargo de elección popular.
Y, lógico, llenos de desencanto y frustración social por la 4T.
De por sí, un tiradero de impunidad con el tiradero de cadáveres y feminicidios y cadáveres colgados de puentes y flotando en ríos y lagunas y tirados a orilla de los caminos y carreteras y cabezas decapitadas arrojadas en bares.
Y si personas inocentes son encarceladas y luego de un año, dos años, los dejan en libertad ante insulsas carpetas de investigación, vaya destino personal, familiar, social y colectivo para los ciudadanos de a pie.
Más dos mil quinientas habitantes de Veracruz presos por el gravísimo delito de Ultrajes a la autoridad, derogado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
La saña contra, entre otros, José Manuel del Río Virgen, Pasiano Rueda, Rogelio Franco Castán y Tito Delfín.
La queja de los Colectivos, integrados con padres con hijos y parientes desaparecidos de una Fiscal General omisa y occisa.
Del Río Virgen salió del penal de Pacho Viejo convencido de la siguiente realidad:
El 80, el 90, por ciento de los internos son inocentes a partir de una investigación aplicada en el reclusorio.
La Fiscal General autónoma, independiente, soberana y libre, al servicio de “El Uno” y “El Dos” de la 4T “hecha gobierno en Veracruz”.

EL PUÑO AUTORITARIO

Nadie duda de que procurar la justicia es una tarea difícil. Muy difícil.
Más cuando los jefes se interponen con sus filias y fobias y resentimientos y rencores y sed de venganza.
¡Ay, el tiempo de Jorge Wínckler Ortiz, Luis Ángel Bravo Contreras y Felipe Amadeo Flores Espinoza!
Los poderosos jefes del Poder Ejecutivo estatal.
Pero más allá de la naturaleza humana cuando hay voluntad social y política y sentido social, la vida cotidiana, la vida de los ciudadanos de a pie, la vida de la población electoral puede cambiar.
Y cambiar, claro, para bien.
De por sí está canijo vivir en Veracruz.
En un lado del ring, la miseria, la pobreza y la jodidez.
En el otro, los miserables salarios de hambre (cinco mil pesos mensuales a chicos recién egresados de las universidades públicas y privadas, por ejemplo) y el desempleo.
En el otro, la migración, pues ni modo, sólo resta migrar cuando la errática política económica genera estragos.
Y todavía de ñapa, como un destino fatal, la impunidad en la procuración de justicia.
Toda la fe y la esperanza perdida en la Fiscal General.
Una Fiscal, en teoría, libre, autónoma e independiente, pero en la práctica dejándose manipular.
Y lo peor, ante el tiradero de impunidad, creando la sensación y la percepción del menosprecio y el desdén sirviendo y actuando como dama de compañía en un hecho inédito en la historia local.
Y, caray, cuando la protesta social se ha encendido, ni modo, encarcelar a inocentes mostrando el puño autoritario en el tiempo de la 4T con su purificación moral.

EL TRÍO GUINDA Y MARRÓN

¡Vaya justicia de la 4T!: la ex diputada Azucena, presa. Y era inocente.
El trío de presuntos asesinos del reportero, presos montón de meses. Y eran inocentes.
José Manuel del Río Virgen, preso. Y era inocente.
Pasiano Rueda, preso. Y era inocente.
Rogelio Franco Castán, preso. Y sin mayores pruebas.
Tito Delfín, preso. Y todo indica, inocente. Primero, acusado del presunto desvío de recursos, nunca probado. Ahora, un delito ambiental.
Los ciudadanos de a pie encarcelados por agraviar a policías, ajá.
Y lo peor, siguen presos por un delito derogado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
La Gran Cuarta Transformación de la República Amorosa en materia de justicia.
Bien dijo la Fiscal General cuando tomó posesión: “Aquí mando yo”.
Y manda, claro, con la bendición y el visto bueno y la confianza del góber y su secretario de Gobierno.
El trío guinda y marrón de Veracruz.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.