cargando

En twitter:

Expediente 2022
Martes 27 septiembre, 2022

El Pingüino Democrático

La Procuraduría del Medio Ambiente de Veracruz ha lanzado el ejercicio democrático, ajá, más intenso y volcánico y puro entre los puros de la 4T en el Estado jarocho.
Más allá del mundo de las ideas y el debate y el escrutinio y la libertad y la dignidad y los derechos humanos, bien podría el titular gritonear que los ciudadanos de a pie han triunfado.

Luis Velázquez

Cada uno podrá participar en la encuesta, consulta popular, referéndum, convocatoria, etcétera, para bautizar con un nombre a los cinco pingüinos nacidos en el Acuario.
A tono, incluso, con la cultura priista, Sergio Rodríguez Cortés ha sugerido, digamos, una especie de línea.
Por un lado, anuncia y enuncia la encuesta, quizá a mano alzada. Acaso bien podría contratar a una consultora nacional para escuchar opiniones a través de la encuesta telefónica. Y/o, incluso, a la salida de misa dominical del mediodía repartiendo volantes.
Y por el otro ha dicho lo siguiente: “A mí me gustaría que fueran unos hombres alusivos al mes de la patria. Tenemos que pensar en nombres creativos” advirtió.
Entonces, de entrada, estarían eliminados los nombres de los cinco héroes de la patria obradorista como son Miguel Hidalgo, José María Morales, Benito Juárez, Francisco I. Madero y Lázaro Cárdenas.
Tampoco, claro, podrían bautizarse los cinco pingüinitos como Sergio Gutiérrez Luna, Éric Cisneros, Zenyazen Escobar, Manuel Huerta y Rocío Nahle.
Pero el funcionario ya los vetó.
Por lo pronto, queda manifiesto el gusto por el reality-show, el pitorreo, el desmadre y el escándalo.
Incluso, el juego y el rejuego como elementos distractores ante la nula obra pública municipal, regional y estatal de la 4T.
Estamos, sin embargo, ante un hecho manifiesto de la izquierda delirante. Casi casi, el moralismo socialista.
Más, porque hacia el final del día, los nombres serán, serían elegidos en una consulta a mano alzada entre los jefes tribales de la purificación moral y la honestidad valiente.

FUEGO PIROTÉCNICO

El cachondeo del Procurador es “una tomadura de pelo” de los jefes políticos a la población electoral.
La venta burda, ramplona y barata de fuegos artificiales y pirotécnicos para pasar bien un ratito.
Una distracción para olvidar, entre otras cositas, las denuncias de corrupción política, pues nada mejor que la chunga y el despapaye.
Incluso, la encuesta a mano alzada sirve para que el funcionario trascienda como un político simpaticón, dicharachero, y hasta con una inteligencia social y populachera fuera de serie.
Una faceta de la democracia en su más alto decibel.
Toda la moral social de que es capaz MORENA en la cancha de la apuesta colectiva.
Por lo pronto, y considerando la sugerencia de que los nombres “sean alusivos a las fiestas patrias” planteó la posibilidad de un pingüino sea bautizado con el nombre de “Jos” en honor a la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez.
En ese tenor, por ejemplo, otro pingüinito bien podría llamarse “Nepu” en alusión a Nepomuceno Almonte, el hijo de Brígida Almonte, la trabajadora doméstica de José María Morelos que lo pariera con el Siervo de la Nación, y que por desgracia, estudiado en Estados Unidos terminó como fans de Maximiliano de Habsburgo.
Y si un caballo histórico se llamaba “El Siete Leguas”, otro pingüino podría recibir tal nombre, quizá esperando que uno de los cinco pingüinitos aprenda a bailar como aquel pingüinito de la famosa película y que tanto gustara a los niños.
Otro pingüinito se llamaría “Chucho” por Chucho el roto, el famoso ladrón de la época revolucionaria preso en el castillo de San Juan de Ulúa y de donde la fama pública asegura pudo fugarse, igual, igualito que Pancho Villa escapara de la cárcel de Belem donde lo refundiera Francisco Ignacio Madero por culpa de una intriga palaciega, pues, ni modo, Panchito era muy dado a escuchar intrigas y difamaciones.
Entre tanto la gran idea democrática es aterrizada, los cinco pingüinitos sirven ya, ya, ya, de ejercicio democrático.
Los cinco aspirantes a la candidatura de MORENA a la gubernatura en el año 2024 (Nahle, Ahued, Gutiérrez, Cisneros y Zenyazen) podrían desde ahora aportar un nombre, cabildeado con sus hijos y/o nietos, y de seguro la propuesta ganaría.

APODOS DE POLÍTICOS

La clave está en un nombre, primero, alusivo al mes patrio, y segundo, creativo.
Ninguna posibilidad, entonces, de que un pingüino podría llamarse “El peje” y/o “El pejelagarto”.
Tampoco “El chachalaco”, el apodo de AMLO, el presidente, a Vicente Fox Quesada.
“El orejón”, el apodo de Carlos Salinas de Gortari.
“El tibio”, el sobrenombre de Miguel de la Madrid Hurtado.
Quetzalcóatl, el apodo de José López Portillo.
Y/o “La colina del perro”.
“El cash”, el sobrenombre de Ernesto Zedillo de cuando una pordiosera le pidió unos centavitos y contestó de la siguiente forma: “No tengo cash”.
Y/o como los apodos de algunos ex gobernadores de Veracruz:
“El chueco”, Fernando López Arias.
“El chocho”, Rafael Murillo Vidal.
“El charro”, Rafael Hernández Ochoa.
“El chulo”, Fernando Gutiérrez Barrios.
“El chiricuto”, Patricio Chirinos Calero.
Nombre subliminal sería bautizar un pingüinito como “Cristo Negro”, igual, igualito que en el siglo pasado, el góber precioso de Tabasco, Tomás Garrido Canabal, bautizó con los nombres de los Sumos Pontífices y santos de la iglesia católica a su montón de vacas, toros, vaquillas, caballos y burros solo porque se declaró “enemigo personal de Dios” para congraciarse con Plutarco Elías Calles, apodado “El turco”.
Posdatita: En una encuesta a mano alzada, el Procurador del Medio Ambiente parece tener cuerpo de pingüino.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.