cargando

En twitter:

Expediente 2022
Miércoles 14 septiembre, 2022

Justicia Divina

La secretaría de Seguridad Pública y la Fiscal General han de despreocuparse del tsunami de violencia. Podrá existir mayor tiradero de cadáveres y más y más y más feminicidios. Incluso, secuestro y desaparición de niñas.
Pero han de saber que en Veracruz está dominando la justicia divina. Aquella que según los teóricos del Estado de Derecho consiste en hacerse justicia por mano propia.

Luis Velázquez

Indicativo y significativo, los vecinos cada vez se recrudecen. Así, confían, los malosos y malandros, sicarios y pistoleros, pillos y ladrones, podría bajar unas rayitas a su bilirrubina.
Antes, mucho antes, por ejemplo, en el primer tramo de la 4T, los vecinos solían detener en el barrio y la colonia a uno que otro ladronzuelo y le daban “una calentadita” y lo semidesnudaban y ataban de pies y manos y lo amarraban a un poste de la luz y/o del teléfono y llamaban a la policía para que fuera por ellos.
Ahora, los vecinos detuvieron a un presunto ladrón en el mercado Malibrán del puerto jarocho y casi casi lo matan.
El presunto terminó ensangrentado en la vía pública. Ahí lo dejaron.
La turba de comerciantes aplicando la ley universal de “ojo por ojo y diente por diente y mano por mano” dejó que sangrara.
Fue el viernes 9, hacia la tarde, y en ningún momento hablaron a la policía.
“Misión cumplida” se dijeron unos a las otros, armados todos con palos, bates, piedras y hasta un machete.
Quedó inconsciente en la banqueta.
Nunca, jamás, olvidará la santa madriza recibida.
Quizá, como San Pablo camino a Damasco, haya tenido una revelación mística y esotérica cuando inconsciente desangraba y bien pudiera, digamos, enmendarse, cambiar de vida.
Y/o en todo caso, tomar la revancha con otros compinches, ladrones y pilluelos y lanzarse, una vez recuperado, al saqueo en el mercado Malibrán a una hora pesada de la noche, la madrugada, por ejemplo, y hasta lloviendo con relámpagos.
Por lo pronto, un ladronzuelo más madreado. En el caso, los comerciantes cuidándose entre sí. Igual, igualito, que los vecinos en su barrio y colonia popular.
Mucho han de pensar los pilluelos para atracar de nuevo…

LAS AUTODEFENSAS

En otros pueblos, la seguridad pública quedó en manos de las llamadas guardias comunitarias. La Policía Comunitaria. Las autodefensas.
También, de las brigadas vecinales.
Y ni se diga de los ganaderos armados para evitar el robo del ganado.
Y/o como Charles Bronson actuando como el vengador solitario en varias películas buscando a los asesinos de su esposa al salir de una tienda comercial en Estados Unidos.
Incluso, las guardias comunitarias crearon y recrearon en la leyenda bíblica a la comandante Nestora Salgado, detenida y encarcelada en el sexenio de Enrique Peña Nieto acusada de cincuenta secuestros, ungida por el presidente de la república amorosa como Senadora de la República.
Entonces, volverse vigilante del barrio, la colonia, la comunidad, el pueblo, deja buenos dividendos en el tiempo de la 4T.
Y por eso mismo, los ciudadanos de a pie haciéndose justicia por mano propia han de seguir empujando la carreta y pateando la pelota pues hacia el final del camino al Gólgota pueden recibir un premio político.
Más, cuando luego de 3 años y diez meses, Morena “hecha gobierno” en Veracruz, tiene demasiadas rendijas en la portería para garantizar el llamado Estado de Derecho y cuya esencia está en una vida común tranquila y sin sobresaltos.
Pero como ellos están fallando y siguen fallando, los vecinos se han armado de palos, bates, piedras y hasta machetes para defender vida y patrimonio.

NADIE ESTÁ EXENTO…

En los días, semanas y meses más canijos del Duartazgo (Javier Duarte encarcelado en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México), por todos lados aparecieron autodefensas, guardias comunitarias y vecinos organizados para defenderse entre ellos, y con justa razón, y también su patrimonio.
Los asaltos y los atracos y los despojos y los asesinatos eran “el pan nuestro y el ave María” de todos los días y noches.
Incluso, en muchas ciudades urbanas los vecinos se organizaron hasta por calles y manzanas y entre ellos tendieron una red telefónica, tipo WhatsApp, para informarse en automático de un sospechoso en la calle.
Todavía ahora. Pero, según parece, con baja intensidad, aun cuando, claro, las madrizas tipo mercado Malibrán el viernes 9 de septiembre en el puerto de Veracruz son contundentes.
Nadie, entonces, ningún ciudadano de a pie puede gritonear y festinar que ya libró los días y noches intensas y volcánicas.
El riesgo sigue firme, inalterable. Al grado que, por ejemplo, los malosos están asaltando a los automovilistas en la autopista de Orizaba a Puebla, en las Cumbres de Acultzingo, aprovechando la neblina y colocando un falso retén.
Y ni se diga los asaltos a los pasajeros en los autobuses urbanos y suburbanos.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.