cargando

En twitter:

Expediente 2022
Viernes 29 julio, 2022

El peso de un gobernador

Desde hace ratito, la hora de la sucesión está sonando en Veracruz. A tono, claro, con la sucesión presidencial. Es la hora de cuando el gobernante en turno asume la decisión más importante del sexenio.
Unos, jefes máximos, designan al candidato. Y ganan en las urnas. Otros, quedan en la recta final con su favorito porque otro gana, digamos, la encuesta y usufructúa la simpatía y la empatía social.

Luis Velázquez

Miguel Ángel Yunes Linares, por ejemplo, empujó a su hijo mayor como candidato panista. Y perdió en las urnas.
Javier Duarte perdió con su favorito en la contienda interna. Eran Jorge Carvallo Delfín, Adolfo Mota y Érick Lagos. Quedó Héctor Yunes Landa y fue derrotado por su primo hermano, Miguel Ángel Yunes Linares.
Desde un principio quedó claro que el favorito de Fidel Herrera Beltrán y su familia, esposa e hijos, era Javier Duarte. Y Fidel operó la campaña y aseguró el triunfo en las urnas.
Miguel Alemán Velasco empujó a unos once aspirantes. Sus favoritos eran, Plan A, Alejandro Montano Guzmán, y Plan B, Flavino Ríos Alvarado. Quizá, Plan C, Juan Maldonado Pereda y/o Tomás Ruiz González. Quedó Fidel Herrera Beltrán. Mucho camino andado llevaba como dijo Alemán a Maldonado para justificarse.
El favorito de Patricio Chirinos Calero era Miguel Ángel Yunes Linares. Pero ni modo, en la elección municipal perdió 107 (ciento siete) Ayuntamientos y se le cayó. Quedó Alemán Velasco.
Dante Delgado Rannauro, aliado con Fernando Gutiérrez Barrios, secretario de Gobernación, miraron sucesor a Alemán Velasco. Pero Patricio Chirinos, bendecido por Carlos Salinas, se les atravesó, y ni modo, perdieron.
Desde la presidencia de la república, Miguel de la Madrid siempre tuvo, en el sexenio de Agustín Acosta Lagunes, a Gutiérrez Barrios como elegido. Y quedó.
Don Rafael Murillo Vidal soñó con heredar el cargo al subsecretario General de Gobierno, Manuel Carbonell de la Hoz, y hasta el presidente Luis Echeverría Álvarez estaba de acuerdo.
Pero se les atravesó con declaración mediática Jesús Reyes Heroles, presidente del CEN del PRI, y se le cayó la nominación y únicamente duró 72 horas como candidato.
Sin embargo, Fernando López Arias coincidió con el presidente Adolfo López Mateos y tuvieron como candidato a Murillo Vidal, los tres senadores que habían sido en la misma legislatura.
Unas ocasiones, entonces, el gobernador en turno tiene la suficiente fuerza política y autoridad social y moral para inclinar la balanza por el favorito.
Pero en la mayoría de los casos, las circunstancias son desfavorables, y si hacemos caso a la historia, el famoso Dedazo de la cultura priista forma parte de la leyenda.

SEIS ASPIRANTES Y UNA SILLA

El góber jarocho de la 4T tiene un sexteto de aspirantes y suspirantes en el palenque público.
Una mujer, la zacatecana Rocío Norma Nahle García, secretaria de Energía, y quien desde un principio ha sido manejada en los medios y/o en todo caso, se ha promovido con eficacia y eficiencia y ya convenció a la mitad de la población electoral y casi casi a la otra mitad.
Después, le siguen un quinteto de hombres, a saber:
Ricardo Ahued, presidente municipal de Xalapa.
Zenzayen Escobar, secretario de Educación.
Éric Cisneros Burgos, secretario General de Gobierno.
Sergio Gutiérrez Luna, diputado federal y presidente de la Mesa Directiva del Congreso… hasta el día último del mes de agosto.
Y Manuel Huerta Ladrón de Guevara, delegado federal del Bienestar Social.
Del quinteto de aspirantes de MORENA, en la percepción ciudadana se cree y siente que únicamente Ahued Bardahuil estaría jugando a la gubernatura, pues ya fue presidente municipal de Xalapa y es ahora y diputado local y federal y efímero director General de Aduanas.
El resto (Zenyazen, Cisneros, Gutiérrez y Huerta) están, estarían de hecho y derecho en la rebatinga por quedarse, primero, con la candidatura de MORENA al Senado de la República.
Y como Plan B, la candidatura a la diputación federal en el caso de Zenyazen, Cisneros y Huerta.
En tanto, el góber de la 4T anda levitando en el limbo político soñando con el cargo público siguiente luego de la jefatura del Poder Ejecutivo Federal.
Y por añadidura, es, parece ser, la única razón de su vida con peso y de peso para moverse, operar y actuar.
Entonces, si es cierto que la otra regla de la cultura política es que al presidente de la república corresponde elegir a los candidatos a gobernador, entonces, AMLO, el jefe máximo, será el gran elector, con o sin encuesta.
Más, cuando hay la percepción nítida y transparente de que al señor Cuitláhuac G. J. le resulta insuficiente su fuerza política y autoridad moral y social para opinar, ya ni se diga para decidir.
Incluso, nunca un gobernador en turno parece tan oscuro para hacer sentir un peso político del que adolece.
Pero, bueno, la política, como la vida, es tan rara, extraña y misteriosa que la percepción de hoy puede variar de un día para otro y el momento estelar de la sucesión será, aprox., hacia el primer trimestre del año 2024.
Por eso, todo lo que se diga, sienta, crea, piense y cavile corresponde al folklore deportivo de la especulación…


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.