cargando

En twitter:

Barandal
Martes 26 julio, 2022

2023, peor que 2022

•Peor recesión económica
•Presiones sociales

ESCALERAS: Los astros se están acomodando en contra. Si este año está golpeteado por el COVID, la recesión y una inflación descarrilada, el año entrante será mucho peor.
Simplemente, catastrófico. Así, lo profetiza el Fondo Monetario Internacional, FMI.
Sus razones son las siguientes:
Uno, peor recesión económica. Dos, mayores presiones sociales. Tres, riesgo de una crisis energética global.

Luis Velázquez

Cuatro, el crecimiento económico se recrudecerá más, mucho más, a la baja. Cinco, la inflación continúa sorprendiendo a los profetas de la economía.
Incluso, mucho más allá “de los precios de los alimentos” (La Jornada-México, Clara Zepeda).

PASAMANOS: Seis, la pandemia empeora y estamos en la Quinta Ola. Y peor. Siete, el riesgo de una guerra prolongada en Ucrania y que, como se recuerda, Ucrania produce el ochenta por ciento de la exportación de maíz en el mundo.
Ocho, “una mayor irrupción en el suministro de gas natural a Europa”. Nueve, la inseguridad alimentaria.
Diez, la desaceleración de la economía en China. Once, en los países más pobres del planeta, la miseria y la pobreza se multiplicará.
Mínimo, dicen los expertos del FMI, setenta y un millón más de personas en la pobreza extrema, es decir, en la miseria.

CORREDORES: Y doce, entre más problemas para el suministro de alimentos y energía, más riesgo de la inestabilidad social.
Por lo pronto, los expertos han lanzado terrible y espantosa profecía:
En México, la economía caerá durante los próximos nueve meses.
Peor, mucho peor, alerta roja, amarilla, guinda, marrón, azul, naranja y morada:
La recesión y la inflación continuarán de la mano como los peores males de la caja de Pandora enviados por Zeus para castigar a la tierra.

BALCONES: Los indicadores sociales y económicos son malos. Truculentos. Tenebrosos.
Bastaría referir que sin doctorados en Economía y Ciencias Sociales, las amas de casa van al mercado y regresan azoradas, perplejas, hipnotizadas porque llevaban, por ejemplo, mil pesos para comprar la despensa de la semana y otras cositas.
Y a la hora de pagar en la caja, necesitan devolver productos alimenticios comprados porque los precios están “en las nubes”.
“Por las nubes” también, ya ni se diga, la carne y los mariscos. A veces, los tomates, las cebollas y hasta los limones.
Un pancito doce, trece pesos. Un volován para aplicar el gruñido de las tripas veinte pesos.

PASILLOS: Sea circunstancia internacional y/o entremezclada con hechos nacionales, locales incluso, el pronóstico para el próximo año es terrible.
Casi casi a punto de un infarto fulminante.
Y por añadidura, y lo que el Fondo Monetario Internacional omitió en el informe, peores crisis laborales.
Más quebradero de comercios, negocios, empresas, fábricas y changarros, y por añadidura, más, mucho más desempleo.
Algún profeta por ahí hablaba de la guerra del hambre. Cierto. Y que ya está.
Pero la pesadilla que viene será la guerra, cierto, por el empleo, pero más aún, por la sobrevivencia.
El único camino será volver a los orígenes de la humanidad y ni hablar, a comer raíces, legumbres, verduras, chícharos, fruta y a pescar charalitos todos los días en la laguna del barrio y/o el río y/o el Golfo de México.
Nadie, entonces, morirá de hambre, aunque el riesgo de enflacar.

VENTANAS: Los economistas del FMI plantean un escenario estresante.
Ya de por se está padeciendo con la trilogía del mal como son el COVID, la recesión y la inflación.
Indicadores que, aseguran, se recrudecerán.
La recesión de 1930 duró diez años en Estados Unidos y las películas filmadas recuerdan el infierno.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.