cargando

En twitter:

PosData
17 julio, 2022

Un alcalde en el palenque democrático

Activismo cívico con jefes de manzana en el Coatzacoalcos de Amado Cruz Malpica
•La fuerza moral de los ciudadanos, especie de guardias pretorianos del buen gobierno
•El “Primer Kilómetro del Libro” con más de tres donados por la población


Luis Velázquez

En Coatzacoalcos, con el presidente municipal de izquierda, Amado Cruz Malpica, ejercicio democrático.
Y en dos canchas.
Una, los jefes de manzana. Todos ya nombrados. Todos, elaborando planes. Incorporados a la tarea local.

  • Amado Cruz Malpica. Autoridad moral

Y dos, Cruz Malpica, académico con más de veinticinco años de antigüedad en la Universidad Veracruzana, el lanzamiento del “Primer Kilómetro del Libro” y que favoreciera la donación de más tres mil libros donados por los ciudadanos de a pie.
Los tres libros que fueron entregados a las escuelas de los ejidos y congregaciones para crear y recrear la República de las Letras, alentada desde el Fondo de Cultura Económica y que está publicando libros de hasta veinte pesos, como por ejemplo, la colección “Vientos del Pueblo” con el libro sobre la vida de Ricardo Flores Magón, el periodista que enfrentara a Porfirio Díaz Mori y lo encarceló cuarenta y dos ocasiones.
Hasta donde se sabe si se sabe bien, ningún otro alcalde de los doscientos once del Estado de Veracruz se ha fincado en la práctica democrática de Coatzacoalcos.
Han organizado, cierto, Pueblos Mágicos declarados, pachangones y bailongos con las fiestas patronales.
También, los festines gastronómicos locales... que “los más grandes del mundo”.
¡Vaya, hasta festivales de pulque y garnachas!
Pero en ninguno alentar y promover la fuerza moral de los jefes de manzana, una especie de guardias pretorianos del buen gobierno.
Y al mismo tiempo, parejo, parejito, el fomento de la lectura.
La donación de libros a las escuelas.
Y más, mucho más, en doble sentido, de ida y vuelta, porque los tres mil libros donados en el “Primer Kilómetro” (más que de seguro vendrán) lo fueron por ciudadanos de a pie.
Solidarios con la gestión edilicia.
El alcalde, con autoridad moral para convocar a los ciudadanos.
Ex diputado local y federal...
Compañero y amigo de AMLO, el presidente de la república, desde su liderazgo en el CEN del PRD y la jefatura de Gobierno en la Ciudad de México...
Militante de la izquierda que cacarea el respeto a los derechos humanos...
Defensor de reporteros en el sur de Veracruz a quienes ha asesorado de manera gratuita y ganado demandas en los tribunales...
Hombre modesto y sencillo alejado de las pasiones políticas tribales...
Institucional y discreto...
El alcalde sureño va construyendo “camino al andar”.
Quizá, mejor dicho, sin duda, ningún otro militante de izquierda en el Estado de Veracruz con tanta autoridad moral.

DIÁLOGO Y ACUERDOS COMUNES
El nombramiento de los jefes de manzana y el “Primer Kilómetro del Libro” tiene, entre otras, las siguientes lecturas:
Una:
La obra pública es indicativa y significativa. Pero también, digamos, en igualdad de circunstancias, o mayores, la obra cívica, la obra educativa, la obra cultural.
Dos:
La restauración social, el diálogo, la concordia, los acuerdos comunes.
Más en un tiempo irracional de la discordia política, cuando, y por ejemplo, el poder es ejercido en el día con día con soberbia y vanidad.
Tres:
El desarrollo humano de cada ciudadano de a pie, a la par que el crecimiento cívico.
Lo dijo José Vasconcelos Calderón con el lema universal de la UNAM: “Por mi raza hablará mi espíritu”.
Cuatro:
La irradiación académica de la Universidad Veracruzana (académico por más de dos décadas en la UV el alcalde sureño) en el hacer, estar, ser y trascender.
Cinco:
Cruz Malpica, honrando el obradorismo. Mejor dicho, a la izquierda, su vocación ideológica.
Los derechos humanos, en la cancha pública.
Sólo falta que el presidente municipal también obsequie el libro “Usted y sus derechos” del maestro emérito de la UNAM, Lucio Mendieta y Núñez, el gran camino para la formación cívica.
Seis:
Los jefes de manzana, guardias civiles en el pueblo.
En todo caso, la patria te dio un ciudadano en cada hijo.
Ida y vuelta en la relación gubernamental:
El Ayuntamiento participa en la obra pública y cívica como es deber y obligación.
Y al mismo tiempo, los ciudadanos se organizan y juntos, entre todos, empujan la carreta.
El alcalde, mirando lejos, hacia el porvenir.

ENCIMA DE LAS PASIONES TURBIAS
Otro gallo cantaría a Veracruz si Cruz Malpica fuera el gobernador.
Mayor experiencia.
Mayores vivencias.
Mejor formación política.
Más sensibilidad.
Más integridad.
Pero institucional, ahí está, en el sur, lejos de Xalapa, en tanto su figura política, social y moral se engrandece y lo proyecta como el mejor presidente municipal, primero, de la izquierda, y segundo, del Estado de Veracruz.
Institucional, aceptó con dignidad la diputación local.
Luego, rebasado por la izquierda, el centro y la derecha por un diputado local, Juan Javier Gómez Cazarín, como titular de la Junta de Coordinación Política del Congreso, nomás por su vasallaje a la tribu gobernante en turno.
Después, cuando lo enviaran por ahí a una Comisión de poco pelo y relieve y que lo llevara a un bajo perfil aguantando vara.
Pero, y como refiere el viejito del barrio, nunca es el cargo público el que hace al hombre, sino el hombre al cargo público.
La dignidad de Amado Cruz Malpica por encima de las pasiones políticas turbias y truculentas.



Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.