cargando

En twitter:

Expediente 2022
Viernes 01 julio, 2022

La república jodida

Si a partir de 1929, fundación del Partido Nacional Revolucionario, PNR, abuelito del PRI, la revolución era corromperse y dar vida de lujo a la familia...
Y si a partir de José López Porillo, la corrupción éramos todos...
Y si a partir de Miguel de la Madrid pusieron de moda “la renovación moral”

Luis Velázquez

A partir del mes de diciembre del año 2019, la corrupción institucionalizada tenía a México como la república más deshonesta y pilla y ladrona del mundo.
Entonces, sirvió para el triunfo del candidato presidencial de MORENA y que ahora se traduce en veintidós gubernaturas en el país.
Además, sirvió aquella corrupción para que los Siervos de la Nación se declararan ángeles de la pureza en tanto a los antecesores los declararon pillos y ladrones.
Incluso, hasta los burócratas fueron satanizados, ligándolos unos al PRI y otros al PAN y que doce años gobernaran desde Palacio Nacional.
De nada sirvieron los pendones guadalupanos ni el magnicidio del presidente reelecto, Álvaro Obregón, ni el asesinato de Luis Donaldo Colosio Murrieta para purificar la vida priista.
Tampoco los cristeros ajustando cuentas en nombre de Dios con los políticos pillos.
En contraparte, el país siguió igual de jodido (como hasta ahora) en un paraíso terrenal, tierra prometida, donde los priistas robaban y robaban el erario público como si fuera un hecho normal.}
Tanto que, por ejemplo, en Oaxaca, con el priista Alejandro Murat (destapado como favorito presidencial de AMLO para la candidatura presidencial del partido tricolor) están resucitando muertos con más de treinta años de fallecido para hacer cochupos y triquiñuelas como fuera publicado en el semanario Proceso número 2381.
Políticos, funcionarios públicos, presidentes, secretarios de Estado, gobernadores, alcaldes, diputados, todos, y sus familias y barbies, “ordeñando la vaca”.
Incluso, en el Salinismo llegó el primer aviso al PRI de que el dinosaurio se estaba desquebrajando cuando perdieran la primera gubernatura… en Baja California.
Y el segundo gran aviso, definitivo, cuando en el año dos mil perdieron la presidencia de la república.
Peor tantito: El ADN de la corrupción priista llega hasta el tuétano porque cuando Enrique Peña Nieto recuperó la presidencia, 6 años después el partido rojo la volvió a perder.
El priismo puso de moda el verbo “chingar” el presupuesto.
Y si por ahí existían priistas que no le entraban, digamos, como una excepción y/o un milagro, entonces, los demás le decían “¡qué pendejo eres!”.
Y si se pasaban de tueste “metiendo la mano al cajón”, le decían “eres un cabrón”.
Era la cultura priista del saqueo y de la impunidad vigente durante 71 años.

EL JUEGO DEL DOMINÓ

Es la historia priista con sus momentos estelares y críticos.
Por eso, incluso, el trío de exgobernadores priistas que aceptaron un cargo diplomático a AMLO, el presidente, porque de seguro le habrían abierto y favorecido el camino.
Además, insólito, que el par de gobernadores (Alejandro Murat, de Oaxaca, y Omar Fayad, de Hidalgo) entregaran la silla embrujada del Palacio a MORENA.
Tanto que, por ejemplo, AMLO destapó a Murat como candidato priista a presidente de la república, en tanto su padre, José Murat Casab, gurú que fuera del tricolor, ahora tendido al piso de MORENA.
En el aire, entonces, el fin del PRI.
Más, ahora, cuando ocho ex presidentes del tricolor exigieron la renuncia a Alejandro Moreno, Alito, luego de tantas derrotas nacionales y después de que la góber preciosa de Campeche, Layla Sansores, le ha jalado las cobijas y exhibido como un corrupto más, ¡vaya residencia en Campeche donde vive!
Está el tricolor en sus peores momentos. Y nada indica que pueda recuperarse. Ni siquiera, vaya, en una elección con el PAN y PRD para la jugada presidencial en el año 2024.
En el juego del dominó están perdiendo y el último capítulo de la derrota anunciada fue hace una quincena, tres semanas, cuando la sublevación de los ex presidentes del PRI contra Alito.
Más, cuando hay par de manifiestos aspirantes al liderazgo nacional como son Miguel Ángel Osorio Chong y otra vez Roberto Madrazo Pintado.
Con todo, una relación moribunda.
En la última elección presidencial, el tricolor, en tercer lugar.
En la última elección de diputados en Veracruz, el PRI perdió diecinueve curules federales y ganó una sola, y fue por la trayectoria y confianza de la población electoral en José Yunes Zorrilla.
Y de las veinte curules locales perdió, ni más ni menos, las veinte.
Ni una sola ganó.
Y hay cuando hay un trío de diputados locales, los tres son pluris.
Es decir, más que por Dedazo, por AutoDedazo.

LISTO EL ATAÚD PARA EL PRI

El golpe electoral de la ciudadanía al PRI ha sido demoledor. Simplemente, lo ha puesto en la evidencia ridícula más canija de su historia.
Bastaría referir que de acuerdo con el politólogo Carlos Ernesto Ronzón Verónica, los priistas son los mejores aliados de AMLO.
Más, porque intentan sobrevivir, dando la espalda al partido político que tanto les ha dado y encumbrado.
Viven ahora el momento más complejo. De entrada, ni siquiera, vaya, con tantas lecciones políticas han aprendido a ser oposición sistemática con grandeza, pero también, con eficiencia y eficacia.
Casi casi el fracaso histórico. La hora final. Estado mortis.
Y aun así, siguen con las andadas.
Quebrada la confianza ciudadana, en caída libre al abismo, mejor dicho, en el fondo del abismo, el único desenlace percibido es el fin.
El día cuando ninguna gubernatura ostenten, por dignidad y vergüenza nada como retirarse del escenario nacional.
Por lo pronto, entre el deshonor y la desaparición, las tribus priistas han escogido el deshonor. Ahora, vivirán la peor pesadilla en una lenta y agonía desquiciadora.
En MORENA ya tendrán listo el ataúd para pasear el cadáver en el pueblo.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.