cargando

En twitter:

PosData
26 junio, 2022

"Un hombre de horca y cuchillo”

Retrato sicológico del góber según José Manuel del Río Virgen
•"Puede meter a la cárcel a cualquiera" dice el político preso un semestre
•Pero termina trepado en su pedestal cuando AMLO es su Narciso Mendoza


Luis Velázquez/Foto de Yerania Rolón

¡Vaya retrato hablado del góber fifí de Veracruz dibujado por el emecista José Manuel del Río Virgen!
Seis meses preso en el penal de Pacho Viejo le permitió conocer más al góber.
Inverosímil, por ejemplo que "cree bandas para detener inocentes y encarcelarlos".

  • José Manuel del Río. Rounds de sombra o manotazo

Casi casi como la Checa, la policía secreta de José Stalin para perseguir, y hasta en el mundo, a las personas incómodas, ya para asesinarlas, enviarlas a un campo de concentración, ejecutar a sus familias.
Casi casi como en la Guerra Sucia de México a mediados del siglo pasado y que sirvió para secuestrar, desaparecer y matar a ciudadanos como el caso de Jesús Ibarra Piedra, el hijo de doña Rosario Piedra de Ibarra, tantos años buscándolo.
Casi como la policía secreta y represora de las dictaduras militares de América Latina en el siglo pasado, la penúltima en Chile con el general Augusto Pinochet en contra de todo lo que oliera y significara y encarnara a Salvador Allende, el primer presidente socialista llegado al poder por la vía de las urnas.
La frase bíblica de Del Río Virgen sobre el góber fifí eriza los pelos a punto de un infarto cardiaco fatídico.
El góber "cree que puede meter a la cárcel a cualquiera y maltratar los derechos humanos de cualquiera".
Por lo pronto, y de manera visible, cientos de ciudadanos, acusados de ultrajes a la autoridad, el artículo del Código Penal creado ex profeso para la represión, la intimidación, el acoso y el terrorismo y que llegó a tener (si ignora si más al momento) a mil trescientas personas en las cárceles, las mazmorras penitenciarias del Estado de Veracruz.
Y aun cuando el senador Ricardo Monreal Ávila logró la libertad para unos veinticinco, todavía hay presos, se entiende, unos mil 275 (doscientos setenta y cinco).
Insólito que apenas esté desempeñado el segundo cargo público en su vida y trajera en el ADN tanta capacidad represiva, casi casi como si arrastrara el odio, el resentimiento y la venganza en contra de los demás, y en el caso, los opositores, críticos, disidentes, enemigos, digamos, a su línea ideológica.
"Cualquier persona que en Veracruz se oponga “a la línea” dada o a la existencia de “un mesías” es perseguido y encarcelado" dice Del Río Virgen.
Y en automático retrata a un góber vengativo que a su modo pretende ejercer el poder, pero siempre de forma unilateral.
Además, a tono con aquella frase política de "Aquí mando yo" expresada por su Fiscal General cuando tomara posesión.
Es el dibujo sicológico y siquiátrico y neurálgico más aterrador que en el cuarto año del sexenio le han pincelado al góber machetero.
Como si en su persona se conjugaran al mismo tiempo como revoloteados en un vaso jaibolero los espíritus de Antonio López de Santa Anna, Teodoro A. Dehesa, Luis Mier y Terán, Agustín Acosta Lagunes y Javier Duarte.
Más cuando con su vocecita de niño chiqueón finge una identidad de la que carece.

CARAS VEMOS Y CORAZONES IGNORAMOS
En el retrato hablado de Del Río Virgen, el góber queda como un hombre "de horca y cuchillo".
El Odorico Cienfuegos del rancho.
El capataz de la hacienda porfirista.
El Pedro Páramo que abusaba de los derechos humanos y hasta ejercía el derecho de pernada.
Y nada pasaba, porque era la ley.
Que el góber encarcela a inocentes, caray.
Que el góber persigue a gente incómoda, caray.
Que el góber tiene policía secreta para imponer su ley.
Y aun cuando AMLO, el presidente, lo defiende, en todo caso es la palabra de AMLO ante la palabra del secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado.
Y es que en la perspectiva de los sofismas, el hecho de que el 99 por ciento diga que es día y el uno por ciento sostenga que es de noche, con todo y que Fernando Gutiérrez Barrios decía que entonces "era el momento de prender las farolas", puede suceder que al uno por ciento le asista la razón.
El dicho popular es contundente. "Caras vemos y corazones ignoramos".
Más cuando hay mil doscientas setenta y cinco ciudadanos de a pie privados de la libertad por el gravísimo delito de ultrajes a las corporaciones policiacas, ya derogado.
Más cuando en repetidas ocasiones el góber ha intentado crear la Ley Bozal en la LXVI Legislatura.
Más como cuando Del Río asegura que el secretario General de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, "es el brazo armado" del góber.
Más cuando Del Río Virgen reveló que el 48 por ciento de los ciudadanos presos en Pacho Viejo son inocentes de acuerdo con una encuesta a profundidad que aplicara en los seis meses de su estadía penitenciaria.
Del Río está viviendo para ajustar cuentas en el día con día luego de que el góber le dio en la torre a un semestre en la vida del político emecista, amigo de los senadores Dante Alfonso Delgado Rannauro y Ricardo Monreal Ávila.
¡Ay, el político influyente, diría el góber machetero!

EL PODER TOTAL ENGENDRA AUTORITARISMO
La política suele jalar a la superficie la parte negra y más ennegrecida del ser humano.
El autoritarismo por delante.
"¡Mátalos en caliente!
¡Aquí mando!
¡Mátalos y luego averiguamos!
¡El machismo!
¡El Hombre Erectus!",
La libido descarrilada, y en contraparte, el misticismo.
"A veces me siento Dios" exclamaba Calígula "en la plenitud del pinche poder".
La cabeza decapitada de Juan Bautista en bandeja de plata para acostarse Herodes con Salomé, requisito previo pedido.
"¡Aquí no pasada nada!".
La matanza de Huitzilac.
El Veracruz "de un solo hombre".
Gabinete legal y ampliado, policías, recursos oficiales, subalternos, barbies a las órdenes.
Incienso y loas y fuegos artificiales al paso del jefe máximo terminan enloqueciendo a cualquier ser humano y hasta lo hacen levitar.
El Príncipe, perdiendo los estribos y la serenidad y la ecuanimidad.
¡Serénese, señor! le dirán, pero jefe máximo al fin, nunca escuchará.
El Príncipe, dueño del poder, crea su mundo color de rosa y cree que todo es cierto... a su modo y manera.
Pero le falta la gracia que tanto se necesita, "y una cosita más", para bailar "La bamba".
Le falta la clara firmeza de Miguel Ángel Yunes.
El talento y la gracia y la empatía de Fidel Herrera Beltrán.
La experiencia de Fernando Gutiérrez Barrios, profundo conocedor de la naturaleza humana.
El góber sataniza todo y a todos, pero sin poder sexenal terminará más satanizado que sus antecesores.
Peor tantito: El góber denigra a Morena, el partido de la izquierda, los derechos humanos universales.
Y cree que así, está seguro, cierto, de que arraiga el concepto del poder.
Abusa de la libertad institucional.
Ofende y veja la moral pública.
Y termina convencido de estar en su pedestal como estrella de cine cuando de pronto, ¡zas!, AMLO, el presidente, "tira su espada en prenda" por él y lo defiende.

EL AÑO DE LOS PRESOS POLÍTICOS EN VERACRUZ
El primer manifiesto preso político del góber jarocho de AMLO fue Rogelio Franco Castán, ex secretario General de Gobierno, ex diputado federal y ex presidente del CDE del PRD.
El segundo, José Manuel del Río Virgen.
Otros más por ahí, panistas, declarados presos políticos por sus partidos.
2021 y 2022, el año de los presos políticos en Veracruz.
El año de "Amarse los unos a los otros" y de los besos y abrazos.
Y el año de la lucha de clases entre las tribus opositoras y que venga Oscar de León con Los Van Van para poner música a la cantata de la libertad.
En contraparte, la parte más oscura de la noche:
Una. El sexteto de secuestrados linchados en Soledad Atzompa.
Dos. Los seis reporteros asesinados sin que los criminales físicos (en su mayoría) y ningún homicida intelectual estén presos.
Tres. El crimen del diputado local, dirigente cenecista, Juan Carlos Molina Palacios, en la impunidad.
Cuatro. La matanza en Coatzacoalcos.
Cinco. La masacre en Minatitlán.
Seis. El secuestro y desaparición del director de la Policía Vial de la secretaría de Seguridad Pública, Juan Alan Cuetero Meza.
Etcétera. Etcétera.
El góber que ningún miedo tiene al qué dirán ni tampoco a la historia.
Salsero, huapanguero, fifí, morunero, machetero, fatuo, bohemio, soltero a los 55 años, sin pareja conocida (a menos que sea discreto), mitómano, está expuesto al pitorreo social, pero al mismo tiempo, vaya paradoja, le vale.
Ya se sabe, estando bien con Dios, allá los ángeles que se emberrinchen.
Pareciera un boxeador encumbrado a punto de caer, pero simple espejismo, percepción equivocada pues reacciona como un titán acorralado.
Incluso, ni tanta pifia lo ha tambaleado.
El subejercicio, los préstamos bancarios, la súper camioneta de lujo para viajar a la Ciudad de México y los casos Rogelio Franco Castán y José Manuel del Río Virgen, le valen y actúa con desdén.
En tanto, los partidos de oposición y los diputados locales y federales de oposición, entre más "calladitos... más bonitos".
Ya se verá, entonces, hasta dónde llega el secretario técnico de la Junta de Coordinación Política del Senado.
Puro rounds de sombra o manotazo canijo.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.