cargando

En twitter:

Expediente 2022
Sábado 25 junio, 2022

Fuera de MORENA

El politólogo José Antonio Crespo, maestro universitario, escritor, libros publicados, articulista de medios nacionales, ha lanzado su profecía, mejor dicho, hechos concretos y específicos sobre la sucesión presidencial del año 2024.
1) El candidato nunca será elegido en base al par de encuestas. Será AMLO, el presidente, quien palomee el nombre favorito, igual, igualito que ocurría en el tiempo priista, más de setenta años.

Luis Velázquez

2) Por ahora, solo hay un trío de aspirantes y suspirantes, y los únicos: en orden alfabético, Marcelo Ebrard Casaubon, Adán Augusto López Hernández y Claudia Sheinbaum.

3) El senador Ricardo Monreal Ávila, dice Crespo, está ya, ya, ya, fuera de MORENA. Sólo falta formalizarse. Desde un principio fue excluido de la contienda. Y como Monreal asegura que irá por otro partido y aparecerá en la boleta, ha de esperarse el momento.

4) Marcelo Ebrard está casi, casi, fuera de MORENA…en caso de quedar fuera de la candidatura.

5) Incluso, Ebrard lo precisó el domingo 5 de junio en Toluca. “No habrá unidad… sin piso parejo”. Piso pareja que, como la mitad de la población sabe y también la otra mitad de Los Siervos de la Nación, se ha inclinado por la jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

En la mirada del respetado y respetable politólogo, se trata del peor de los mundos para MORENA.
Por una sencilla razón: la sucesión presidencial dividió, como siempre, y/o ha fracturado hasta el día de hoy, a las figuras estelares de MORENA.
En el siglo pasado, en el Partido Nacional Revolucionario, el abuelito del PRI, los aspirantes y suspirantes presidenciales que quedaran fuera, se vengaban, y hasta mataban a sus adversarios incluso ya en campaña como por ejemplo, la famosa matanza de Huitzilac.
Y el asesinato reseñado en la película “La ley de Herodes” y que obliga al homicida, un secretario General de Gobierno, a salir huyendo hasta que en un pueblito lo mata un sencillo presidente municipal (Damián Alcázar), premiado luego como diputado federal.
Ahora, son otros tiempos. Pero también lleno de venganza.
Por ejemplo, lo que el maestro José Antonio Crespo formaliza ya con la versión de que Monreal está fuera de MORENA y la inminente renuncia de Ebrard a MORENA en caso de quedar eliminado.

“EL TAPADO DESTAPADO” SIGUE TAPADO

En todos lados del mundo, el cisma político es inevitable. Siempre, por lo regular, quedan descontentos.
El priista José López Portillo encarceló a siete secretarios de Estado y titulares de dependencias de su amigo Luis Echeverría Álvarez.
El priista Miguel de la Madrid, por ejemplo, encarceló a su rival y adversario más canijo, preferido de José López Portillo, el senador y ex director de Pemex, Jorge Díaz Serrano.
El neopriista Ernesto Zedillo encarceló, ni más ni menos, al hermano de quien lo impusiera en la silla presidencial, Carlos Salinas, de nombre Raúl.
Entonces, nada raro ni extraño que en efecto Ricardo Monreal ya esté fuera de MORENA, pues desde un principio fue excluido.
Siempre se dijo que fue por jugar las contras a la jefa de Gobierno en la Ciudad de México en la elección de alcaldes y en donde Claudia Sheinbaum perdiera nueve de las dieciséis presidencias municipales, antes Delegaciones.
Y, bueno, por ahora, y en efecto, Ebrard se mantiene, esperando, a la caza de una elección favorable.
Pero por eso mismo, el secretario de Gobernación fue promovido y lanzado.
En MORENA, cierto, no hay “Tapados” como tampoco existieron con Luis Echeverría, el gran destapador, pero en cambio, igual que en el PRI echeverrista, hay “Dedazo”.
Dedazo de Echeverría por su amigo desde la juventud, José López Portillo, y con quien devotos del ejercicio físico efectuaron una caminata desde la Ciudad de México a Veracruz.
Igual, igualito cuando en el siglo pasado, Ernesto El Ché Guevara se trepó con un amigo argentino en una motocicleta para recorrer parte del continente.
¡Ah! en MORENA, cierto, hay tres Destapados, pero como son tres, “El tapado” sigue tapado.

CANDIDATO QUE ALIENTE CONFIANZA A LA FAMILIA

El presidente en turno hereda la silla presidencial a uno de los suyos como parte del sistema político, entre otras razones poderosas, para retirarse a la vida privada sin sobresaltos de una denuncia penal por daño patrimonial y vivir en paz.
Claro, a Plutarco Elías Calles fue mal con Lázaro Cárdenas, pero le fue muy bien con Emilio Portes Gil, Abelardo L. Rodríguez y José María Pino Suárez.
A Gustavo Díaz Ordaz le fue mal con Luis Echeverría Álvarez.
A Echeverría le fue mal con José López Portillo.
A Carlos Salinas le fue mal con Ernesto Zedillo.
Ahora, y como AMLO descobijó con excesivo, demasiado tiempo la sucesión y mostró sus cartas, la hora estelar de la decisión más importante de un presidente de la república está dando vueltas en el aire.
AMLO, el presidente, cavila y sigue cavilando quizá el nombre del candidato elegido pensando en un retiro sin sobresaltos en su rancho “La chingada” para vivir con las regalías de sus libros y su pensión de 30, 35 mil pesos en el ISSSTE.
Un candidato (a) que aliente en él y su familia la suficiente y necesaria confianza.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.