cargando

En twitter:

Expediente 2022
Jueves 26 mayo, 2022

¡Qué difícil es vivir!

Un maestro de Economía explicaba a los estudiantes que el salario de un trabajador ha de medirse por lo que cada quincena le sobra para el ahorro sistemático pensando, digamos, en el tiempo de las vacas flacas y que suelen ser más, mucho más, en la vida que las vacas gordas.
Y, bueno, si hacia el fin de la quincena el obrero y el empleado al ras, y/o en todo caso, salen corriendo al Monte de Piedad para empeñar el único patrimonio familiar disponible a la mano como es el anillo de matrimonio, entonces, el salario es de hambre, pésimo, irreal, inexistente.

Luis Velázquez

Aquella gran vivencia sale a flote ahora cuando la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, ENIF, revela que cuatro de cada diez personas en México viven sin ahorrar un solo centavo.
Es decir, los salarios en el peor momento de la historia, con todo y el aumentito del año pasado a los mínimos.
Simplemente, y como dice la mitad de la población, “la principal razón para no hacerlo es que no les queda dinero para ahorrar” (La Jornada, Julio Gutiérrez, viernes 13 de mayo, 2022).
Ningún centavito, ningún pesito de ahorro cada quincena escondido, digamos, debajo del colchón o guardadito en el cochinito de barro comprado en la feria del pueblo.
Así, tal cual, cada quincena y cada mes y cada semestre y cada año y los años siguientes va transcurriendo la vida de la mayoría de los trabajadores y empleados formales de la república amorosa.
Son los datos concretos y específicos, macizos y lacónicos expresando la realidad real de la mayoría de la población.
Igual que antes en el tiempo priista y panista, una república pródiga en recursos naturales, pero habitada por gente en la miseria, la pobreza, los salarios de hambre, el desempleo y la jodidez.
Seis de cada diez habitantes, en la miseria.
Y la miseria significa el último grado de la dignidad humana, cuando, por ejemplo, se empeña todo, hasta la vida, con tal de llevar unos centavitos a casa para comprar el itacate y la torta y las picadas y las gordas.
Cierto, cierto, cierto, se dirá que los programitas sociales del obradorismo (igual que antes en el priismo y el panismo) (tres mil pesos promedio cada bimestre) sirven, digamos, para llenarse de ilusiones, quimeras y utopías.
Una madre de familia, por ejemplo, por aquí cobra el Bienestar Social de inmediato lo entrega al hijo casado y desempleado para el itacate.
Un padre obsequia su dinerito obradorista de la 4T a la hija para pagar la guardería donde está su hija mientras ella trabaja en un comercio de despachadora.
Bien escribió Albert Camus, Premio Nobel de Literatura, “¡qué difícil es vivir!”.
Por fortuna, el dueño de Elektra y Televisión Azteca, compró un yate a un jeque árabe y en donde vacaciona con la familia en los mares del mundo.
¡Bendito el Ser Superior!
¡Y más bendito el Ser Superior porque la 4T ha dado a Ricardo Salinas Pliego mucho, muchísimo dinero a ganar!

VIVIR ESTIRANDO EL SALARIO

El estado de la economía familiar es cien por ciento deplorable.
De hecho, el filme cinematográfico ha de llamarse “Vivir al día”.
Y “vivir al día” desde tiempo inmemorial. Quizá desde el relato bíblico de que pobre naces, pobre vives y pobre mueres.
Más todavía: cada quincena, las esposas viven “estirando el dinerito” para llegar a la próxima.
Y, claro, buscando ofertas donde den más barato, digamos, a primera vista.
Y participando por ahí en “tandas”, una tras otra.
Y pidiendo a la vecina le anticipe su “tanda” porque en casa las cosas están “patas arriba”.
Más, mucho más, cuando los dos años canijos, duros y rudos de la pandemia la mayor parte de las familias, primero, vivieron de sus ahorritos, y segundo, ahorrando lo más, y tercero, pidiendo prestado a la familia, y cuatro, yendo a comer con los padres y los hermanos en mejores condiciones económicas.
Y cinco, quienes pudieron, solicitando anticipado el pago correspondiente de las Afores.
Cada vez más personas y familias vulnerables a los imprevistos económicos, desde el COVID y la recesión hasta la señora inflación.
Un país de jodidos en la república amorosa descubierta, digamos, para poner un límite, hacia el año 1,800 (mil ochocientos) por Alejandro de Humboldt recién llegado a México entrando por el puerto de Veracruz, y en donde quedara maravillado y estupefacto con la riqueza natural y la dura y ruda pobreza y miseria.
La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera exhibe con toda crudeza la política económica de la 4T cuando resume que cuatro de cada diez personas viven en la república amorosa sin ahorrar un solo centavito cada quincena y cada mes.
¡Vaya destino social para ellos y sus familias, la esposa y los hijos, y los padres seniles!
Por eso quizá alguien en el pueblo ya tiene por ahí nueva estrofa en el himno patrio de la 4T y ahora exclaman:
“¡Es un horror/ estar con Obrador/ es un horror/ estar con Obrador!”.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.