cargando

En twitter:

Expediente 2022
Sábado 21 mayo, 2022

“El Señor CHOrrillo”

En el segundo tramo del siglo pasado, los politólogos y los humoristas y los estudiosos de las Ciencias Políticas descubrieron que para ser candidato a gobernador de Veracruz los aspirantes y suspirantes deberían tener el prefijo de la “Ch” en sus nombres y/o apodos.
Todo, decían ellos, porque el prefijo de la “Ch” lo habían tenido y tenían varios jefes del Poder Ejecutivo Estatal.
Por ejemplo: A Fernando López Arias apodaban “El CHUeco” por una cicatriz en la cara, quizá, igual, igualito que la de Agustín Lara, el músico-poeta, y que la ganó

Luis Velázquez

como trofeo de una trabajadora sexual celosa que lo amaba en el burdel de Gabriela Olmos, “La bandida”.
En el ejercicio del poder, Marco Antonio Muñoz, un político guapo que atraía y gustaba a las mujeres le llamaban “El CHUlo”.
A Antonio M. Quirasco le decían “El Chato” por su cara.
Rafael Hernández Ochoa mereció el sobrenombre de “El CHArro”, tan dado a vestir siempre con guayabera café de manga larga, con sombrero de ala y con botas.
Rafael Murillo Vidal se ganó el mote de “El CHOcho” por la fama pública de dormirse en las asambleas y juntas políticas.
Fernando Gutiérrez Barrios también era conocido como “El CHUlo” por su copetón y bigotito pulido y vuelto a pulir y por su trato como dama, fino y gentil.
Patricio Chirinos Calero fue bautizado como “El CHIRIcuto” porque en su primera juventud se alistó como soldado raso del Ejército.
Miguel Ángel Yunes Linares, “El CHUcky” por su carácter y temperamento intenso y volcánico, tanto que de todos los gobernadores de Veracruz ha sido el único que encarceló a par de antecesores, uno, Dante Alfonso Delgado Rannauro, y el otro, Javier Duarte de Ochoa.
Y así por el estilo.
Y aun cuando pasaron varios mandatarios (Miguel Alemán Velasco, Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte), sin la tradición de la “che”, ahora, todo indica, parece, que al góber de la 4T, Cuitláhuac García Jiménez, llamarán “El CHOrrillo”.
Y “El CHOrrillo porque tal cual expresó su profunda filosofía de vida y experiencia, vivencia y práctica política para referirse al éxito inusitado de AMLO, el presidente, en su gira por América Central y que lo llevara a Cuba y que sirviera, dijo, “para que a los conservadores les diera chorrillo”.

FRASEOLOGÍA QUE CONSTRUYERA HISTORIA

En el siglo pasado (si ignora si todavía), los políticos priistas encumbrados solían tener un equipo de asesores políticos, sociales y filosóficos cuya tarea fundamental era crear y recrear y pulir y volver a pulir frases exitosas para ser ocupadas por los jefes máximos.
Frases, además, pegadoras en el ánimo popular y la emoción social.
Y de igual manera, frases, digamos, que “hicieran historia del lado correcto de la historia y de la vida”.
Fue el caso, entre tantos otros, de cuando Jesús Reyes Heroles, presidente del CEN del PRI, asegurara que “Yo como veracruzano no he votado por Carbonell”.
Una frase que sirviera, primero, para tumbar la candidatura ya oficializada de 72 horas de Manuel Carbonell de la Hoz como precandidato a gobernador destapado por el presidente Luis Echeverría Álvarez y Rafael Murillo Vidal.
Además, la frase fue tan chiclosa que todos los políticos y aprendices de políticos en Veracruz la repetían como profunda filosofía de vida adecuándola a las circunstancias y también para expresar que conocían de política al dedillo.
Carlos Salinas de Gortari también tuvo frase, digamos, espléndida, cuando advirtiera a las tribus priistas “No se hagan bolas. Es Colosio”.
José López Portillo entró a la historia cuando dijera que defendería “el peso como un perro”.
Y, claro, un perro furiosamente rabioso y que sirvió para que el maestro de la UNAM, columnista en la revista Siempre!, Alejandro Gómez Arias, escribiera un artículo pidiendo a López Portillo que defendiera, claro, claro, claro, el peso, “no como un perro sino como un presidente de la república”.

“FUCHI CACA” DE AMLO

Por encima de la frase chorrillenta hay un par de frases de la 4T que bien la habrían rebasado por la izquierda, el centro y la derecha.
Una, pronunciada por AMLO, el presidente, el diez de febrero del año 2020 en Milpa Alta, en la Ciudad de México, cuando dijera “Fuchi caca”.
Entonces, hubo quienes llamaban al presidente el “Fuchi caca”.
Y la otra frase, quizá más violenta, pero también indicativa y significativa para demostrar la profundidad del pensamiento político expresada por el escritor Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica, cuando dio conferencia sobre la ley que le permitiría ser director del FCE: “Sea como sea se la metimos doblada camarada” dijo.
Entonces, con la frase bíblica, citable, memorable, histórica, mítica y legendaria del góber jarocho de la 4T, los ciudadanos de a pie hemos de sentirnos orgullos del señor Cuitláhuac García porque estamos a la altura de la mejor filosofía política de la historia, casi casi como cuando el César Calígula decía la suya:
“Hay días cuando me siento Dios”.
Y/o como cuando Herodes, aquel que ordenó matar a todos los niños de Jerusalem, cuando exclamó: “Oye, Sa/lo/mé, per/dó/na/la, per/dó/na/la…”.
Y luego de entregar a Salomé en bandeja de plata la cabeza decapitada de Juan Bautista, el primo hermano de Jesús, le bailara “La danza del vientre” en privado.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.