cargando

En twitter:

Expediente 2022
Viernes 20 mayo, 2022

Penalizar aborto

En Veracruz, arremete la ONG Provida. Aliada con la iglesia católica y apostólica lanzan campaña para, digamos, penalizar de nuevo el aborto.
La gran batalla social será de epopeya. Por ningún concepto, las mujeres, los activistas, los académicos, los ciudadanos de a pie, parte importante de la población electoral, “se cruzarán de brazos”.
Darán la batalla con firmeza. Nada de que Provida y la iglesia, menos, mucho menos, los políticos encaramados

Luis Velázquez

en el poder sexenal, decidan sobre la vida y el destino de las mujeres.
Es un logro que muchos, muchísimos años significó de lucha sin tregua para la población femenina de cara al Golfo de México.
Así, incluso, la iglesia satanice a los contrarios y hasta los amanece con la excomunión.
Más cuando la mitad de la población, mínimo, duda que el infierno y Luzbel existan.
En contraparte, en la república amorosa más poderosa de la tierra, Estados Unidos, otra gran batalla de las mujeres en defensa del legítimo derecho al aborto.
Miles de personas, mujeres y hombres, más mujeres, claro, marchando en las cincuenta entidades federativas del país ante la posible derogación del derecho al aborto por la Corte Suprema.
Incluso, las mujeres están anunciando ya, ya, ya, “un verano de furia”.
Más de cuatrocientas marchas el fin de semana.
En Nueva York, Washington, Los Angeles y Chicago.
Inverosímil, pero cierto:
Si el reconocimiento de los derechos civiles para la población de color significó tanta sangre y tantas muertes (¡Ay, William Faulkner con sus novelas y cuentos!), ahora, la gran batalla en puerta por el trascendido de que la mayoría conservadora de la Corte está lista para revertir la histórica decisión del año 1973 que estableció” el derecho al aborto.
El mundo, convulsionado.
Los hombres, convertidos en jefes políticos y líderes religiosos y en Corte Suprema y en activistas, obsesionados “de manera obsesiva” con imponer reglas a las mujeres.
Igual, igualito, que en el México profundo del primer tramo del siglo pasado cuando los hacendados y capataces ejercían el derecho de pernada, facultados, ajá, para ultrajar a las mujeres, niñas, jóvenes, solteras, casadas, divorciadas y viudas.
El derecho divino de los siglos anteriores para multiplicar el machismo donde las mujeres han de ser obedientes y sumisas, abnegadas y cariñosas, calladas y esclavas.
Las elecciones de presidentes de la república y gobernadores y alcaldes decidiéndose por los candidatos que respalden el legítimo derecho al aborto.
Los ministros de Dios, ajá, amenazando a las mujeres y hombres con la excomunión.
Los jefes máximos, estableciendo sus leyes, incluso, hasta en las oficinas públicas y privadas para despedir a las mujeres embarazadas.
Y de paso, ultrajando todos sus derechos laborales, cívicos y humanos.
Los machitos, con el derecho, ajá, a tener la casa grande y las casas chicas.
Y las mujeres (la pareja, la esposa, la novia, etcétera), calladitas, porque así lo impuso la ley histórica, legendaria, mítica y bíblica, cuando los hombres podían tener el número de mujeres capaces de mantener.
Matusalem, viviendo más de novecientos años, con un número infinito de mujeres.
Las mujeres infieles en el Medio Oriente, satanizadas por la comunidad y condenadas a morir lapidadas sepultadas del cuello para abajo en la tierra y la cabeza al descubierto para inmolarse en la plaza pública.
Las mujeres abortistas, condenadas a equis número de años de cárcel, tal cual, como hoy, hoy, hoy, todavía las hay privadas de su libertad en el Veracruz donde el aborto fue despenalizado.
Caray, en pleno Siglo XXI, cuando ofertan viajes de luna de miel al planeta Marte y cuando hay empresarios exóticos soñando con irse a vivir a Marte, las mujeres luchando por decidir sobre sus vidas y sus cuerpos.

GOLPES DE PECHO DE LA IGLESIA

La iglesia se da “golpes de pecho” y llaman “el crimen horrendo del aborto”.
Ok.
Solo que más horrendos, mucho más horrendos, mil años luz de distancia, son los curitas pedófilos y pederastas y en quienes el Vaticano ha gastado millones de euros y dólares para indemnizar a las víctimas.
Todavía peor: “crimen horrendo” que a cada rato el Sumo Pontífice ande pidiendo perdón a las víctimas en diferentes latitudes geográficas del mundo.
“Crimen horrendo” el hecho de que algunas voces de la iglesia prohíban la libertad a los sacerdotes para casarse a fin, digamos, y según, para disminuir, achicar, desaparecer, la pedofilia.
“Crimen horrendo”, horrendo entre los horrendos, de Marcial Maciel, quien ultrajó a los niños en el seminario y fue perdonado por los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI y condenado, ajá, a vivir en un monasterio para el perdón de sus pecados en vez de haber sido sometido a un proceso penal por tanta tanta tanta pedofilia.
¡Deje la iglesia que las mujeres decidan sus vidas y destinos!
¡Basta ya, ya, ya, de tanto patriarcado y machismo!
Veracruz, campeón nacional con adolescentes embarazadas.
Y campeón nacional en abortos, antes de que el aborto fuera legalizado en el Estado jarocho, aun cuando, claro, se ignora si la secretaría de Salud de Veracruz ya rebasó el trauma sicológico de la excomunión y en las Clínicas pueden aplicar los abortos con absoluta libertad.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.