cargando

En twitter:

PosData
15 mayo, 2022

Cuitláhuac, como Vicente Fox y Poncio Pilatos

"Se lava las manos" con crímenes de reporteros; nueve en el tiempo de la 4T
•No es culpable porque nunca ordenó matar a los nueve periodistas
•Pero es responsable porque es el gobernador, el jefe máximo


Luis Velázquez/Foto de Yerania Rolón

Cuitláhuac García, el góber jarocho de la 4T, está en un proceso de búsqueda sicológica para definir su personalidad.
Hay días, por ejemplo, cuando su vida gira alrededor de AMLO, el presidente, y repite y adueña de sus frases bíblicas.

  • Cuitláhuac. "¿Y yo por qué? como dijo Fox

Otros días, parece definirse cerca, muy cerca, de Javier Duarte, y de igual modo que el político preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México repite que "habrá justicia, habrá justicia" y "ningún crimen quedará impune".
Pero el miércoles once de mayo decidió adoptar a Vicente Fox Quesada como su héroe nacional y se apropió de su frase bíblica, aquella de "¿Yo... por qué?" cuando un trabajador de Canal 40 de la Ciudad de México le pidió resolviera una huelga.
Entonces, Cuitláhuac se lava las manos como Poncio Pilatos ante los asesinatos de reporteros en Veracruz y dijo que "no es nuestra responsabilidad que sucedan los asesinatos".
Cierto, cierto, cierto, de entrada, no es culpa del gobernador que al momento un total de nueve trabajadores de la información (4 mujeres y cinco hombres) hayan sido ejecutados en los últimos 3 años y un semestre.
Y en ningún momento es culpa del Estado porque simplemente, ellos, se entiende, el gobernador y el gabinete legal y ampliado nunca ordenaron que los mataran.
Pero en cambio, jefe del Poder Ejecutivo Estatal...
Jefe de las corporaciones policiacas...
Jefe máximo de parte de los Poderes Legislativo y Judicial...
Y jefe nato de parte de los presidentes municipales de MORENA...
Y jefe máximo del presupuesto estatal...
Y jefe nato de su partido político en Veracruz, MORENA...
Simple y llanamente, es corresponsable, garante incluso, del llamado Estado de Derecho, responsable de garantizar la seguridad en la vida y en los bienes.
Más si se considera que luego de la mayoría de los crímenes (tiradero de cadáveres, feminicidios, secuestros, extorsiones, políticos, presidentes municipales, exalcaldes, exediles, líderes partidistas y sindicales, diputados, comunidad sexual, activistas, niños, jóvenes y ancianos) han quedado en la impunidad.
Y si hay impunidad, los sicarios y pistoleros, los malosos y malandros, los carteles y cartelitos "se crecen al castigo" porque saben, están conscientes, seguros de que aquí, como afirmaba Javier Duarte, "nada pasa".
Y por añadidura, los malandros siguen delinquiendo y secuestrando y matando.
Cuitláhuac, el góber, "se lavó las manos".
Pero...al mismo tiempo, repitió como lorito el mismo discurso inverosímil de siempre: "Vamos a ir contra los culpables. Sea quien sea. Caiga quien caiga. Y estaremos en contra de ellos. Y Vamos contra los responsables".
No, señor.
Van...en todo caso, si hay resultados, contra los culpables del tiradero de cadáveres.
Los responsables, el responsable, es el gobierno del Estado.
"¿Y yo... por qué?" contestó el panista Vicente Fox cuando los trabajadores le pidieron resolviera la huelga en Canal Cuarenta, simple y llanamente porque era el presidente de la república.
“No es nuestra responsabilidad que suceda (el asesinato de periodistas) dijo el góber jarocho de la 4T.

"POLÍTICOS OPOSITORES AGREDEN A COMUNICADORES"
¡Ah!, el góber también acusó "a los partidos opositores que han postulado a políticos que agreden a comunicadores"... a propósito del asesinato de las reporteras Yessenia Mollinedo Falcón y Sheila Johanna García el 9 de mayo en Cosoleacaque (Notiver, 12 de mayo, 2022).
Ok.
Entonces, y como de acuerdo con el Estado de Derecho quien acusa está obligado a demostrar, el góber está obligado a exigir a la Fiscalía General proceda contra "los políticos opositores que agreden a comunicadores".
Y dado que van nueve reporteros asesinados en el sexenio obradorista de la purificación moral y la honestidad valiente, el góber está más obligado que nunca a revelar los nombres "de los políticos opositores que agreden a comunicadores".
Y, claro, aportar pruebas concretas, específicas, lacónicas y macizas.
Y es que, como dice el viejito del barrio, "de lengua... me como un taco".
El góber, desde la más alta investidura política en una entidad federativa, ha lanzado una acusación para "lavar la imagen" de su sexenio en el caso de los nueve reporteros asesinados.
Y por tanto, está obligado a demostrar con hechos su acusación.
"Tenemos a Veracruz como el estado que más homicidios tiene.
De nuestra parte no se está haciendo mal. Estamos tras ellos.
Les pediría (a los reporteros) que indaguen a los partidos opositores que postulan a quienes mandan a matar a los periodistas".
“Está gueno”.
Luego, en la perorata discursiva, Cuitláhuac recordó que el reportero Celestino Ruiz, de Actopan, fue asesinado de manera presunta como autor intelectual el presidente municipal de Actopan, el panista José Paulino Domínguez Vázquez.
Y, bueno, el corresponsal de El Gráfico de Xalapa fue ejecutado el treinta de agosto del año 2019, el primero de Cuitláhuac, y el primer reportero asesinado.
Y como dicen los pescadores del Golfo de México, "una golondrina no anuncia el verano".

EN 40 DÍAS GUTIÉRREZ BARRIOS PACIFICÓ VERACRUZ
En cuarenta días (del primero de diciembre del año 1986 al diez de enero de 1987), Fernando Gutiérrez Barrios, elegido gobernado, pacificó Veracruz.
El 7 de diciembre del 86, en Huayacocotla, el cacique local, Luis Rivera Mendoza, y sus pistoleros, emboscaron a una familia y mataron a los padres y a dos niños, uno de ellos, en brazos de su madre.
Al día siguiente, el equipo policiaco de don Fernando llegó a Huayacocotla y apretó el botón nuclear y en la noche ya tenían detenidos al cacique y sicarios.
Al otro día, los trasladaron al penal de Pacho Viejo, en Coatepec
El diez de enero del año 1987, cayó otro cacique y luego otro y otro.
El quinto cacique, Toribio "El toro" Gargallo, de la región de Córdoba, huyó de Veracruz y el Estado jarocho amaneció totalmente pacificado.
Fueron aquellos los dos primeros años de tranquilidad y paz pública prolongados en el cuatrienio de Dante Alfonso Delgado Rannauro.
Antes, mucho antes de "La Sonora Matancera", otro sexenio pacífico fue con el gobernador Fernando López Arias, ex procurador de Justicia de la Nación conocido como el Procurador de Hierro con su amigo, el presidente, Adolfo López Mateos.
La premisa fundamental es sencilla:
Una. Si todos los criminales físicos e intelectuales fueran detenidos, procesados y sentenciados...
Dos. Entonces, la paz pública reinaría siempre, porque los asesinos sabrían, estarían conscientes, de que la ley se aplica con firmeza.
Tres. Y por añadidura, el gobernador en turno ejercería el poder con autoridad social y moral y los ciudadanos de a pie y la población electoral lo respetaría como jefe del Poder Ejecutivo estatal.
Pero, caray, cuando de pronto el góber "se cura en salud" y pretende inculpar a otros de sus deficiencias e ineficacias, en automático pierde el respeto ciudadano.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.