cargando

En twitter:

PosData
01 mayo, 2022

Súper, desaparecer 232 curules pluris

Las pluris, para satisfacer el ego de los políticos incapaces de ganar en las urnas
•Desde José López Portillo han servido para repartirse entre jefes de tribus partidistas
•Sin hacer campaña, sin gastar un solo centavo y sin exponerse a derrota vergonzosa


Luis Velázquez

AMLO, el presidente, ha tenido un acierto con la iniciativa de reforma electoral. Y aun cuando los senadores Dante Alfonso Delgado Rannauro y Julen Rementería del Puerto profetizan que por ningún concepto pasará, la realidad es que la anunciada reforma significa un bien social, económico y político para la república amorosa.

  • AMLO. Quisquillosa Reforma Electoral

Simplemente, y de aprobarse, de 300 (trescientos) diputados unis y 200 (doscientos) pluris, la Cámara Baja quedaría en trescientos, todos, elegidos en las urnas.
El adiós, el adiosito, a las diputados pluris, aquellos elegidos por el Dedazo y el Autodedazo de las tribus políticas encaramadas en el poder partidista y gubernamental.
Y de los 128 Senadores unis y pluris, solo quedarían 96 (noventa y seis) unis, y los restantes, 32 (treinta y dos) serían eliminados.
Igual, elegidos por Dedazo y Autodedazo de las elites partidistas.
Por eso, el acierto de la iniciativa obradorista para reducir las curules en el Congreso federal.
Y por añadidura, en cada uno de los 32 (treinta y dos) estados del país.
Y también, en la escalera del poder, la reducción de regidurías en todos y cada uno de los más de dos mil quinientos municipios de la nación.
Ha de recordarse que el relajito de las pluris nació con José López Portillo presidente y Jesús Reyes Heroles, secretario de Gobernación, y autor de la idea para apaciguar a la oposición con un pedacito de poder.
De entonces a la fecha, con AMLO, presidente, las curules pluris han sangrado la economía nacional.
Y en el camino se corrompieron...
Los partidos opositores dirán misa.
Pero desde aquí, nada está tan prostituido en el país como las diputaciones federales y senadurías pluris.
Bastarían unos ejemplos: El PRI casi pierde el registro en la elección de legisladores el año anterior.
Entonces, se quedaron con unas veinte, veinticinco, diputaciones federales pluris.
Y Alejandro Moreno (de Alito a Amlito), como líder nacional del PRI quedó con una para él y las demás las repartió entre los suyos, incluida, una, para el secretario General del CEN del PRI, Rubén Moreira, y otra para su esposita.
Y en Veracruz, la misma técnica y táctica partidista fue aplicada.
Marlon Ramírez, presidente del CDE del PRI, se quedó con una pluri.
Y la otra se la concesionó a Anilú Ingram Vallines, ex diputada local y federal.
Y una tercera, para otra mujer.
Las tres, por AutoDedazo.
Las iniciativas de ley en el Congreso de la Unión bien las pueden debatir los trescientos diputados federales y 96 (noventa y seis) Senadores de la República.

LEVANTA/DEDOS Y POLÍTICOS AUTOMÁTICOS
Además, está probado y comprobado que los legisladores federales, igual que los diputados locales, llegan al Congreso respirando y suspirando por el siguiente cargo público.
Entonces, ocupan la mayor parte del tiempo en tender puentes para mejores relaciones políticas, crear, recrear y amacizar amistades, buscar vasos comunicantes con las tribus en el poder federal y suscribir alianzas con los políticos perfiladas para una gubernatura, y de paso, soñar con la presidencia municipal de sus pueblos si es que todavía falta en su currículo.
Y, claro, levantando el dedo para aprobar, sin chistar, las iniciativas de ley que convengan a sus intereses personales y partidistas.
Por eso, las curules pluris han resultado tan dañinas, pues nunca, jamás, de López Portillo a la fecha, un total de ocho presidentes de la república, enriquecieron la calidad de la vida democrática.
Más, mucho más, porque significaron y significan un gasto millonario al presupuesto público.
Uno, la dieta.
Dos, los gastos, digamos, para sus asesores.
Tres, "los cochupos" como aquellos famosos de Enrique Peña Nieto para aprobar la reforma eléctrica de entonces.
Cuatro, los negocios traficando influencias y entrando en conflicto de intereses.
Cinco, los acuerdos subterráneos como diputados federales con los gobernadores y presidentes municipales de sus entidades federativas.
Y seis, los pactos con las tribus del gobierno federal y que han servido, incluso, para inclinar la balanza a favor o en contra de un aspirante y suspirante presidencial, como el caso de los diputados federales de MORENA gritoneando en Palacio Nacional la presidencia de la república para Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación.
Por eso, nada más saludable que desaparecer las diputaciones federales (y locales) pluris y las senadurías pluris.
Más allá del aeropuerto Felipe Ángeles, el Tren Maya y la Refinería de Dos Bocas, Tabasco...
Y más allá de "La mañanera" convertida en una campaña de odio contra los opositores y adversarios y enemigos y "traidores a la patria"...
Y más allá del fracaso de la reforma eléctrica...
Y de las injurias de Donald Trump al presidente de México...
La reforma electoral, ahora sí, estaría "haciendo historia".

TRIBUS AMBICIOSAS
Otro "gallo cantaría" a los partidos políticos si el destino social de las curules pluris habría sido distribuido, por ejemplo, entre los líderes populares y sociales.
Con biografía social fuera de serie.
Entre activistas con apostolado.
Y mística.
Respetados y estimados y admirados por los ciudadanos de a pie.
Entre académicos con trayectoria social al lado de la población en la miseria, la pobreza, el desempleo y la jodidez.
Pero cuando, y como en el caso, los destinatarios fueron y han sido y son todavía hoy las elites gobernantes, entonces, razones de peso y con peso para la iniciativa obradorista de la reforma electoral para cancelar, suprimir, desaparecer, doscientas treinta y dos diputaciones federales y senadurías pluris de igual manera como las diputaciones locales en los estados del país.

GANONES DE LA POLÍTICA
Los pluris son unos políticos privilegiados entre los privilegiados.
Por ejemplo:
Una. Los diputados federales y locales, Senadores de la República, son elegidos por el Santo Dedazo del jefe máximo de la tribu gobernante.
Dos: Nunca hacen campaña electoral.
Tres: Jamás gastan un centavo en una campaña.
Cuatro: Tampoco se exponen a una derrota en las urnas.
Cinco: Cuando toman posesión, ninguna diferencia con los legisladores unis, elegidos en las urnas por la población electoral.
Seis: Suelen venderse "al mejor postor", como si nada, glorificando al presidente Álvaro Obregón, para quien ningún "militar resistía un cañonazo de cincuenta mil pesos" de aquel entonces.
Siete: En la percepción ciudadana, son unos "Levanta/dedos", pues se unen al coro mayoritario y cobran buenos favores, además del billetito fácil, cargos públicos y hasta obra pública para compañía constructora.
Ocho: Ningún compromiso tienen con un distrito concreto y específico ni tampoco con los ciudadanos de a pie, un pueblo, una región, una entidad federativa.
Así, de trienio en trienio, los pluris han construido la fama pública de la deshonra.




Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.