cargando

En twitter:

Expediente 2022
Lunes 10 enero, 2022

Cisneros y Poncio Pilatos

El gobierno de Veracruz ha sentido demasiada pesada la carga del feminicidio en el camino al Gólgota.
Y para saludar el año, el secretario General de Gobierno apretó el gatillo de la Magnum en contra de los presidentes municipales.
Uno, les dijo, “deberán ser los primeros en combatir los feminicidios”, que porque “son los primeros que se enteran”.

Luis Velázquez

Dos, “yo no he escuchado que a un edil lo cuestionen por temas de feminicidio y me pregunto por qué si es el primer nivel de gobierno. Es el que se entera de todo lo que sucede”.
Cierto, cierto, cierto. Pero al mismo tiempo, la fuerza policiaca, social y política en ningún momento es de cada alcalde, sino del gobierno del Estado.
Ellos, dueños del aparato gubernamental. Ellos, dueños del presupuesto. Ellos, jefes máximos de las corporaciones policíacas, incluidas la Fuerza Civil, la Guardia Nacional y hasta con los marinos y soldados como jefes máximos.
Es más, con las juntas que por la paz todos los días a las 7 de la mañana en el palacio de Xalapa, blindado por todos costados.
En todo caso, los alcaldes son corresponsables. Y corresponsales, digamos, para denunciar los feminicidios y exigir cuentas “a tiro por viaje” a la autoridad estatal.
A lo más, quizá, a lo que pudieran llegar los ediles es a formar grupos vecinales en las colonias populares y zonas urbanas y suburbanas y rurales para que todos se cuiden entre sí.
Y, claro, sin llegar, digamos, a las autodefensas porque entonces desde el gobierno del Estado brincarían molestos y encorajinados.
Mientras tanto, ni hablar, queda manifiesto, el Estado ya no puede con la carga.
Más, con el descrédito de que la 4T hecha gobierno ha tenido a Veracruz y durante tres años en los primeros lugares nacionales de feminicidios.
Y más allá de las dos Alertas de Género y la tercera a la que se opusieron…
Y más allá del activismo social reclamando justicia por los feminicidios…
Y más allá de las ONG y académicas proclamando un Veracruz libre de violencia para la población femenina (6 de cada diez habitantes son mujeres)…
El desprestigio del sexenio guinda y marrón alcanza niveles insospechados con tantos cadáveres de mujeres que antes fueron secuestradas, desaparecidas, quizá ultrajadas, torturadas y ejecutadas.
Fácil, demasiado fácil para el secretario de Gobierno lanzar la pedrada a los alcaldes… como si su palabra y su investidura fuera la máxima autoridad.

FALACIA DE CISNEROS

El funcionario considerado “El dos del palacio”, igual, igualito que Poncio Pilatos “se lavó las manos” en su comparecencia en TV Más, donde su sobrino es director general.
Dijo, por ejemplo, que “no se puede poner a un policía en cada una de las viviendas de Veracruz” para combatir, entre otras cositas, el feminicidio.
Se trata de un pretexto vulgar, barato, ramplón y populista, millón de veces repetido cuando se adolece de ideas, programas definidos y propuestas concretas y específicas, pero más aún, eficaces y eficientes.
Lo mismo decía Javier Duarte, el exgobernador preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, cuando en su casi sexenio mataban a otro y a otro y a otro y otro reportero.
Es más, el secretario de Gobierno cae en la falacia cuando dice que “la única forma de abatir la violencia contra las mujeres es dándole poder a las mujeres”.
Entonces, citó como referencia que una mujer es la Fiscal General, quien tiene “poder de decisión real, no ficticio”.
Y tanto tiene que, por ejemplo, si con Duarte Veracruz “fue el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”, con la Fiscal General de la 4T Veracruz está convertido en el reino nacional del feminicidio y que lo fue en el primero, en el segundo y el tercer año de la 4T en Veracruz, y todo indica, lo será en este año, 2022, cuando el primer día del año se estrenó con par de feminicidios, uno en Orizaba, y el otro, en Chinameca.

MACHISMO DESDE JESUCRISTO

El funcionario repite como hecho manoseado y común que “muchos feminicidios se dan por violencias internas familiares”.
Luego, expresa su filosofía social de que “tenemos que trabajar en el primer nivel de gobierno”, una especie de chanfle para “tirar la pelota” a los ediles. (La Jornada-Veracruz, 2 de enero, 2022)
400, 500 años antes de Cristo ya se repetía la misma cantaleta sobre el machismo y la violencia familiar, incluso, llegando al sacrificio humano como el caso del hombre que el primer día del año mató a su esposa en Orizaba y luego se suicidó.
Y si bien el machismo germina en cada municipio y como es natural, educar y volver a educar a los hombres es tarea superior que escapa a la posibilidad institucional de un Ayuntamiento.
Más, cuando la violencia intrafamiliar es legendaria, histórica, mítica y bíblica, como el caso de las madrizas que su pareja asestaba a María Magdalena, ungida la Apóstol Número Trece de Jesús.
Más, porque, y en todo caso, el machismo se reducirá cuando, por ejemplo, los machos de Veracruz vean que por aquí un hombre abusa de una mujer (maltrato, golpizas, torturas y homicidios), de inmediato sea detenido por la Fiscalía General y sometido a proceso penal y condenado a montón de años.
Pero como la Fiscalía General está ocupada encarcelando a gente inocente a propósito del delito de ultrajes a la autoridad como aseguran los senadores Ricardo Monreal Ávila y Dante Alfonso Delgado Rannauro, entonces, los feminicidios se multiplican en Veracruz como los peces, los conejos, los ácaros y la humedad.
Y para defender a su Fiscal General, el secretario de Gobierno arroja la pelota a los alcaldes.
“El Dos del Palacio”, ingeniero agrónomo, creando y recreando una nueva teoría política, social y jurídica para fortalecer el Estado de Derecho, luego de sus errores manejando el Tribunal Superior de Justicia, apretando su Magnum en contra de una magistrada presidenta.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.