cargando

En twitter:

Escenarios
Sábado 08 enero, 2022

Mujer Maravillosa

•La señora Hormiguita
•Filosofía de María Félix

UNO. Maravillosa mujer

La señora A. es una mujer maravillosa. Toda su vida, una luchona. Agarrándose a puñetazo limpio con los vientos huracanados.
Sola, levantó a los cuatro hijos y les dio carrera universitaria.

Luis Velázquez

Sola, trabajando de secretaria entre semana y con un puesto de fritangas en la noche y en las mañanas los sábados y domingos, construyó su casita donde vive tranquila y feliz con los hijos.
Sola, con el marido que se fue oliendo “la leña de otro hogar”, construyó amistades que le ayudaron con una oportunidad laboral para los hijos.

DOS. La Señora Hormiguita

Ella es callada y discreta. Nunca ha tenido tiempo para hacer el mal a los demás, los intrigantes, los envidiosos, los celosos, que todo ser humano enfrenta y confronta en la vida.
En su tarea laboral es una hormiguita. Sin hacer ruido cumple con eficacia y eficiencia la tarea diaria.
Y si el jefe le hace observaciones pide disculpas con una sonrisa tímida y respetuosa y luego luego se afana por pulir y volver a pulir el desaguisado.
Tan generosa es con los compañeros que todos los días les hace café y los reparte en vasos desechables escritorio por escritorio.

TRES. Filosofía de María Félix

Hija de ama de casa y campesino, se esmeraba en el hogar para criar y recriar a los cuatro hijos.
Pero cuando su pareja se estremeció con una chica de veinte años y soltera y se fue de la casa sin decir adiós, entonces, reaccionó con buena vibra y aplicó la filosofía de María Félix:
“Si tu pareja se va y regresa significa que le importabas. Y si nunca regresa, entonces, a seguir pa’lante”.
La señora A. sabía mecanografía y taquigrafía aprendida en su pueblo en una academia a cargo de par de señoritas quedadas.
Y buscó trabajo en una oficina privada. Y las puertas se le abrieron. Y se esmeró hasta ganar un espacio digno.

CUATRO. Aplicada en la austeridad

Nadie como ella para manejar las escasas y limitadas finanzas, a tal grado que siempre le alcanza para “vivir con la medianía del salario”.
Y como prendió otra veladora laboral en y desde su casa con la venta de antojitos en las noches, entonces, más aplicada con la austeridad.
Nada de lujos en casa. Ni para ella ni para los hijos. Cada día, en la discreción.

CINCO. Hijos productivos

Los hijos salieron emprendedores. Quizá, porque “más cornadas da el hambre”.
Un hijo, por ejemplo, estudió Nutrición y en casa prepara y cocina pizzas y las empezó a vender entre los familiares y los vecinos y los amigos y ahora tiene un mercado en las escuelas secundarias y de bachilleres.
Otro hijo es mesero en restaurante de cinco estrellas y le va bien con las propinas.
Una hija es maestra de Inglés e imparte clases en una escuela y a domicilio.
El hijo menor sigue estudiando y ayudando al hermano de las pizzas.

SEIS. Madre y padre

Todos unidos. Amorosamente unidos.
El padre nunca ha vuelto a casa. Vive con otra persona y otros hijos. Y ni siquiera en navidad o fin de año envía unos centavitos para un pollito feliz o para comprar unos buñuelos.
Pero como escribiera el novelista argentino, Julio Cortázar, “pasado un ratito uno se acostumbra a todo”.
Y aun cuando los hijos reconocen al padre biológico, la señora A. ha cubierto y con creces los dos papeles. Madre y padre.
Y por eso mismo, y como sucede con las mujeres en el doble papel, más admirable.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.