cargando

En twitter:

PosData
02 enero, 2022

Sólo miseria produce el campo

Y por añadidura, también migración. Un millón de jarochos en E.U. como ilegales
•Era el 6 de enero, tiempo priista, el día de los campesinos, revolcados en el discurso
•Las remesas, sostén de la economía por encima de la caña de azúcar, cítricos y café


Luis Velázquez

Era el 6 de enero en el siglo pasado, tiempo priista, el día de los campesinos. La fecha de la promulgación de la ley agraria expedida por Venustiano Carranza desde Veracruz y cuando cada tarde paseaba trepado en su caballo en Playa Norte, acompañado del secretario particular, y a quien dictaba la normatividad jurídica.

  • Toda la vida... sembrando esperanzas

Era la ley la utopía y la quimera para dignificar y enaltecer la vida, de por sí jodida, de los campesinos.
Era cada año ceremonia solemne, por lo regular, presidida por el presidente. En una de esas, Carlos Salinas destapó a Patricio Chirinos Calero como el candidato priista a la gubernatura de Veracruz.

LEY AGRARIA OLVIDADA CON EL FRACASO DEL CAMPO
Muchos años después, ni quien se acuerde ya de la ley agraria y el 6 de enero.
Más, porque la mitad de los campesinos y la otra mitad han migrado de sus poblados y demarcaciones, unas veces, a otras ciudades, y por lo regular, como una constante, a Estados Unidos, como ilegales, indocumentados sin papeles (un millón de paisanos jarochos), expuestos a corretizas de los polleros, las policías municipales y estatales, la Guardia Nacional y la policía migratoria del vecino país.
En contraparte, a cada rato desde el lado oficial alardean de las remesas enviadas por todos ellos consideradas ya el sostén de la economía en muchas entidades federativas, entre ellas, Veracruz.

EL CAMPO DEJÓ DE SER ATRACTIVO
Un día, el campo dejó de ser atractivo y suculento. Las tierras se fueron agotando de tanto uso y sin fertilizar.
Además, los bajos precios de garantía para los productos básicos.
Además, los estragos de las sequías.
Entonces, los campesinos empezaron a vender sus parcelas y hectáreas y sus pocos y escasos animalitos y mejor se emplearon de jornaleros en el corte de caña, el café y los cítricos en el interior de Veracruz, y otros, claro, agarrando camino a EU.
Ahora, desde el obradorismo les pagan una bequita por sembrar árboles y que, dicen, caray, que es sembrar vida.
“Ta’güeno”.

CINTURONES DE MISERIA CON CAMPESINOS
Los hijos de los campesinos buscando otra forma de vida. Las hijas, tomando camino a las ciudades para trabajar como asistentes domésticas y en las noches ponerse a estudiar para recuperar el tiempo perdido.
Los padres, migrando a las ciudades urbanas para crear y recrear los cinturones de miseria en las cabeceras municipales.
Muchos pueblos indígenas y campesinos se volvieron pueblos fantasmas, únicamente habitados por niños, mujeres y ancianos, pues los hombres se volvieron migrantes y nunca regresaron.

EL CAMPO, ORGANIZADO PARA VOTAR
Tiempo priista, en el sexenio del presidente Luis Echeverría Álvarez, el secretario de Agricultura era el ingeniero agrónomo, Óscar Brahuer.
Y Brahuer acuñó frase bíblica, todavía vigente: “En México, los campesinos están organizados… para votar”.
Para votar, por ejemplo, con el programa social de “Sembrando árboles, sembrando vida”.
Y para votar porque sus parejas ancianos y sus hijos ninis también reciben una bequita.
Y si los hijos estudian, de igual manera.
Pero el campo, en la lona.
Insólito: la despensa suele conjuntarse con productos agropecuarios importados de algunos estados del país y hasta del extranjero como, por ejemplo, las tilapias desde el Medio Oriente.

VIVIENDO DE MILAGRO
Hay en Veracruz un millón de indígenas y dos millones de campesinos.
Y en términos generales, en la miseria, la pobreza y la jodidez.
Viviendo de milagro, más que “con la medianía del salario” cuando en algunas regiones el jornal es de 70 (setenta) pesos, haciendo dos comidas al día, y mal comidas, debido a tanta precariedad.
La crisis humanitaria del campo puede calibrarse a partir de lo siguiente: la secretaría de Desarrollo Agropecuario de la 4T organizó tianguis de higos y mangos para la vendimia de los productores.
La ley agraria de Carranza cumplió su tiempo y cuando se volvió obsoleta ninguna tribu política estuvo pendiente de su actualización.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.