cargando

En twitter:

Expediente 2022
Jueves 02 diciembre, 2021

La Muñequita del Calamar

Nacida en Seúl, Corea, “La muñeca asesina” (4.5 metros de altura, ojos brillantes y cabeza giratoria) que pone orden en el caos, así fue bautizada.
Pero en el otro extremo del mundo, en Veracruz, el góber precioso de la 4T se apropió del nombre y lo mejoró con cariño y ternura.

Luis Velázquez

Y él mismo se definió como “La Muñequita del Calamar” que con el látigo por delante, el látigo de “El llanero solitario” y el látigo de “El Zorro” irá atrás de los pillos, ladrones y corruptos.
No “La Muñeca”, sino “La Muñequita”.
Antes, mucho antes, Fidel Herrera Beltrán, “en la plenitud del pinche poder” bautizó a su examigo Miguel Ángel Yunes Linares como “El chucky”, el muñeco asesino.
Y en revire, Yunes Linares le adjudicó el sobrenombre de “El Zeta Uno”.
El secretario de Seguridad Pública de la 4T en Veracruz es identificado como “El jefe Matute”, uno de sus héroes de la historia.
En tanto, al secretario General de Gobierno lo bautizaron con el apodo de “El bola ocho”.
En las redes sociales llamaron “El besucón” al secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, por la foto en Internet dando besito a un chamaquito, aun cuando el góber, “La Muñequita”, aseguró que era fotomontaje.
A “La muñeca” del Calamar de Corea le falta una mano.
Pero, bueno, en la revolución, Álvaro Obregón perdió un brazo completo.
Y Antonio López de Santa Anna, en la guerra contra Estados Unidos, estelarizada en Tampico, perdió una pata y la sepultó con honores militares.
“La Muñeca” perdió la mano filmando la película tan exitosa y de moda en Netflix, donde seguro el góber de la 4T la miró y admiró y soñó con parecerse a ella.
De acuerdo con la ficción coreana, un montón de personas jodidas, pobres y en la miseria, compitieron en un juego donde se rifaban 37 (treinta y siete) millones de dólares.
Y “La Muñeca” vigilaba la integridad de cada jugador para aplicar la justicia y apegarse a las leyes.
Por eso, en el parque olímpico de Seúl le levantaron una estatua y, bueno, toda vez que el góber jarocho salió su fans y feligreses, tan aplicado, bien merecería una estatua en las pistas de hielo de Coatepec, Papantla, Cosamaloapan y Coatzacoalcos, lanzadas al estrellato para cubrir el expediente turístico de que “Veracruz se antoja” y “Veracruz me llena de orgullo”, porque ni hablar, son y serán siempre circo, más que pan, más que empleos… para los 6 millones de habitantes en la miseria y la pobreza.

EL BAILARÍN DE SALSA Y HUAPANGO

Miguel Hidalgo entró a la historia como “El padre de la patria”.
José María Morelos como “El siervo de la nación”. ¡Ay, los siervos de la 4T!
Agustín de Iturbide y Maximiliano de Habsburgo como “Su Alteza Serenísima”.
Benito Juárez como “El indito de Guelatao”.
Porfirio Díaz Mori como el dictador.
Francisco Ignacio Madero como “El apóstol de la democracia”.
Lázaro Cárdenas como “La esfinge”.
Nunca, Dante Delgado Rannauro, Fernando Gutiérrez Barrios, Fernando López Arias y Adolfo Ruiz Cortines, por ejemplo, todos gobernadores, se habrían comparado con “La Muñequita del Calamar”.
Si acaso, Miguel Alemán Velasco con un bombero.
Javier Duarte, como “El aquí no pasa nada”.
Pero, caray, cuando el góber de la 4T ni siquiera, vaya, se respeta a sí mismo, ni modo “pedir peras al olmo” para que los ciudadanos de a pie le tengan respeto resulta innecesario.
Es su identidad. La identidad del bailarín. El bailarín de salsa y huapango.
El fifí vestido de catrina en fin de año.
El boy-scout cortando el monte en lotes baldíos oficiales machete en mano.
El góber defendiendo a “El besucón” y a Eric Cisneros de las diatriba y calumnias, ajajá, del diputado local, y de MORENA, Magdaleno Rosales Torres.
Es, claro, la edad mental del góber y que también, su ideal de vida, su héroe popular, es una muñeca asesina.
En realitys-show así, don Adolfo Ruiz Cortines exclamaba frase bíblica:
“¡Perdón, investidura!”.
Era cuando, por ejemplo, se le salía una mala palabra sentado en la silla embrujada del palacio.
La Muñequita del Calamar.

EL REY DE LA MORUNA

El góber se sueña “La Muñequita del Calamar” (casi casi como su Barbie de Liverpool) y utilizó la figura simbólica para, entre otras cositas, y por lo pronto, enaltecer su feroz combate a la corrupción política.
Ok.
Pero al momento, y de acuerdo con el ORFIS, Órgano de Fiscalización Superior, ellos han interpuesto doscientas denuncias penales en contra de yunistas, duartistas y fidelistas y únicamente hay par de detenidos.
Entonces, mucho, demasiado, excesivo trabajo tendrá “La Muñequita del Calamar” para convertir sus buenos deseos en hechos y resultados concretos y específicos.
Más allá, por ejemplo, de declarar la guerra al grupito de pillos y ladrones en y/o merodeando la secretaría de Educación del profe Zenyazen con la venta de plazas en la SEV a ochenta mil pesos denunciada en el WhatsApp.
Además, la declaratoria de guerra contra la corrupción del primer secretario de Desarrollo Agropecuario según revelara el número dos en la dependencia durante la comparecencia por el III informe de gobierno.
Además, de tantas denuncias mediáticas en la plaza pública sobre el equipo de la 4T convertido en gobierno del estado.
“El Rey de la Moruna” que también se ha develado el góber bien podría asestar machetazo a los corruptos y cortarles las manos, igual, igualito que hacen los malandros.
Y es que si ya la convocamos, necesita honrarse a “La Muñeca del Calamar”.
El góber, mirando Netflix antes que ejercer el poder y gobernar.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.