cargando

En twitter:

Expediente 2021
Lunes 22 noviembre, 2021

Discurso demagógico

El presente y el futuro de Veracruz (6 millones de habitantes de ocho millones en la miseria, la pobreza, el desempleo, la inseguridad, la impunidad y la jodidez) se sigue construyendo sobre falsas expectativas.
Desde el discurso oficial, la misma cantaleta. Estribillo ya demagógico, barato y ramplón. Por ejemplo:
Vamos bien. Ya rebasamos el COVID. Cada vez baja el número de muertos por el coronavirus. Cada vez menos pobreza. Los asesinos físicos e intelectuales (de tanto asesinato) ya están identificados. Y pronto caerán, todos.

Luis Velázquez

Pedimos créditos porque los antepasados dejaron un estercolero en las finanzas públicas. Veracruz cayó al quinto lugar de feminicidios.
De semana en semana y en el día con día y de pueblo en pueblo, avasalla la venta burda de esperanzas.
Incluso, igual que Herbert Hoover d en el año 1928, en Estados Unidos, ungido candidato presidencial, el góber de la 4T podría repetir su frasecita célebre, memorable y citable:
“Con ayuda de Dios estamos cercanos al fin de la pobreza”.
Así, y luego de 79 gobernadores que han ocupado la silla embrujada del palacio de Xalapa, trono imperial y faraónico, se acertaría escribiendo que hay “una orgía de abatimiento social” (ibídem).
Lo peor:
Luego de tres años del obradorismo en Veracruz, por ningún lado se ha purificado el ama colectiva, el alma social, el alma popular, de norte a sur y de este a oeste del Estado jarocho.
Y aun cuando desde la homilía política siguen predicando un nuevo Evangelio Social, una religión social donde “por el bien de todos primero los pobres”, el góber de López Obrador sería, es, el profeta laureado, gritoneando en el altiplano que debido a su estilo personal de ejercer el poder y gobernar a todos “nos está yendo” de maravilla para arriba.
Fue, ha sido, el mismo himno jarocho cantado por los gobernadores que ya se fueron, autodeclarados, la mayoría, héroes civiles, símbolos de la redención social, los Ernesto Che Guevara.

PROFETAS DEL DESASTRE

Cada tribu política llega al poder sexenal con “las perlas de la virgen” por delante.
Y, bueno, ahora cuando estamos a la mitad del camino que se cumplirá el primero de diciembre, sería un pitorreo decir, por ejemplo, que el “Veracruz se antoja” y “Me llena orgullo Veracruz” han enaltecido la calidad de vida del millón de indígenas, los dos millones de campesinos y los tres millones de obreros.
Y el millón de paisanos (y sus familias) en Estados Unidos como migrantes sin papeles.
Y a las trabajadoras sexuales que han encumbrado a Veracruz como la entidad federativa número en la producción y exportación al interior de la república amorosa de cortesanas, mesalinas y daifas.
Y a uno de los 3 jefes de familia que todos los días llevan, si pueden, el itacate a casa con el ingresito obtenido en el changarro en la vía pública vendiendo picadas y gordas con cafecito de olla.
Y es que la tarea fundamental, prioritaria, número uno, de una elite gubernamental es dignificar la vida de la gente en la miseria y en la pobreza y que para desventura de todas ellas constituye el grueso de la población.
Ni siquiera, vaya, en Otatitlán, el pueblo privilegiado por la 4T, la vida colectiva ha ensanchado el horizonte económico, social y educativo en el diario vivir.
Más que profetas de la buena nueva, los Siervos de la Nación son profetas del desastre, oh, hijos de Casandra.
Más de lo mismo. Lo mismito del priismo. 79 años en el poder estatal. Su única herencia, Veracruz, pródigo en recursos naturales habitado por gente jodida a la que de consuelo ofrecen tianguis de mangos, higos, pambazos y tacos y salsa picosa.
En tanto, el góber baila sala y danza prehispánica y vitorea a Samo.

QUEDAN DE HECHO DOS AÑOS…

Ya se fueron 3 años. Por delante quedan, digamos, unos dos años para hacer, ajá, y/o rehacer.
Y es que el último año del sexenio, año 2024, será la batalla política por la gubernatura y la senaduría y las diputaciones federales y locales.
Y entonces, todo el aparato gubernamental cargando la cruz a cuestas para ganar en las urnas.
Y si en tres años, ninguna obra pública de magnitud local, regional o estatal, entonces, en dos años, los límites se achican y estrangulan.
Además, cuando el gobierno federal, y por razón natural, estrangula el presupuesto.
Y cuando, de paso, en el año 2023, iniciará el despido de personal contratado por la 4T para el viaje sexenal y lo que multiplicará el desempleo.
Entonces, la frasecita de que “con ayuda de Dios estamos cercanos al fin de la pobreza” en Veracruz desplomará los vestigios de la esperanza rota.
Quizá para entonces, el góber de la 4T podría repetir a Warren Gamaliel Harding, el otro presidente de EU, 1922, cuando hacia el final del camino expresara lo siguiente dándose “golpes de pecho”:
“No estoy preparado para este puesto y nunca debí estar aquí”.
En tanto, cuenta Arthur M. Schlesinger, Jr., en el libro “La era de Roosevelt, “sus amigotes se llenaban los bolsillos mientras le daban palmaditas”.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.