cargando

En twitter:

Malecón del paseo
Martes 16 noviembre, 2021

Lucha de egos

•¡Ay, los reporteros!
•Periodismo de opinión

EMBARCADERO: Antes, mucho antes, en el llamado periodismo de opinión lo único que contaba eran los hechos... Y los hechos, documentados por el columnista... Pero más aún, los hechos escudriñados, analizados, en todas y cada una de las aristas sociales, económicas y políticas... El reportero desaparecía por completo y el respeto que ganaba del lector se debía a un análisis del presente y hasta del futuro, sin caer, claro, en la profecía, lectura de una bolita de cristal adivinando lo que quizá

Luis Velázquez

algún día ocurriría…

ROMPEOLAS: Pero… desde hace un tiempecito, el periodismo de opinión dio un giro de más de 180 grados… De pronto, y en la mayor parte de las columnas y artículos y ensayos publicados en la prensa escrita, lo importante es el yo… El yo del columnista… El yo del articulista… Los hechos, por ejemplo, pasaron a otro término… De principio a fin del texto narrativo, incluso, hay, parece existir una dura y feroz competencia entre los columnistas para meterse ellos como el hecho noticioso de 8 columnas y en portada de los sucesos del día con día…

ARRECIFES: Ahora, todo indica, el columnista y el articulista y el ensayo dieron la vuelta a la tortilla periodística partiendo de un eje rector… Yo, el columnista, soy más importante que la noticia… Digamos, el ego… El cultivo del ego a su alto más decibel… Soy yo, el columnista, y la historia… La historia, girando alrededor de mí… Yo lo vi… Yo fui testigo… Yo soy la verdad… Yo estuve presente… Luis Donaldo Colosio murió en mis brazos y me sangró la camisa… El subcomandante Marcos es mi amigo… López Obrador me consultaba… Yo destapé a Claudia Sheinbaum… Yo profeticé la llegada del COVID…

ESCOLLERAS: Desde luego, en todo relato hay tres formas universales de contar historias… En primera, segunda y tercera persona… Pero, caray, cuando un columnista cree y siente que es más importante que los sucesos y que los sucesos, sin él, nada son, nada significan, nada trascienden, entonces, únicamente queda, y por salud mental, dejar de leerlo… Y que se vayan con su ego a otra parte… Por ejemplo, con Calígula, aquel emperador romano que exclamaba que “hay días cuando me siento Dios”… Y como León Tolstói cuando afirmaba al mundo que “si Dios no existía, entonces, yo soy Dios”…

PLAZOLETA: Cada trabajador de la información tiene estilo personal para manejar el machete y contar historias… Pero con frecuencia ocurre que el columnista escribe como si fuera el profeta esperado… El mesías enviado para salvar la tierra… El gurú… Y el ego permea en su relato, como si mereciera el Oscar del Yoyismo, el premio Nobel del Ego… “Yo soy la verdad y la verdad os hará libres”… En todo caso, lo único importante en el periodismo de opinión es la profundidad en el análisis de los hechos…

PALMERAS: En el oficio reporteril, el cultivo del ego es “el pan de cada día”, quizá, de igual manera como en todas y cada una de las profesiones, oficios, chambas y empleos… Cada parte suele creerse y sentirse “la octava maravilla del mundo”… Y, bueno, en el palenque público la lucha de egos resulta interesante para un estudio sicológico y siquiátrico de las neuronas de cada uno… Más, porque siempre en la vida y en todos los oficios hay un compañero con más aptitudes, cualidades y atributos, cuya inteligencia y talento incandescente sorprende por sí solo…


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.