cargando

En twitter:

PosData
14 noviembre, 2021

Tribus de la 4T juegan con el destino humano

La vida tiene precio: 7 diputados locales opositores, a MORENA
•MORENA, partidazo en el poder; el PRI del siglo pasado
•Servidores de la Nación, emborrachados con el poder sexenal
•Operadores: Éric Cisneros, Zepeta y Gómez Cazarín; quizá Zenyazen


Luis Velázquez

Las tribus de MORENA en Veracruz juegan con el destino humano. La dignidad, la vida, tienen precio.
El gran juego político para dominar a los demás. “Aquí mando yo” es la frase célebre sexenal.
Cada jefe, con sus intereses. Manejando las fichas humanas como en campeonato de ajedrez.
Por ejemplo: 7 diputados locales de otros partidos (PAN, PRI, PVEM y PT) transfigurados en Morenistas unas horas después de tomar posesión de la curul y que, vaya, ni siquiera habían calentado.
Los jefes guindas y marrón, repartiendo las mejores comisiones en la LXVI Legislatura.

  • Los tenis de Gómez Cazarín de 400 a 600 pesos

28 (veintiocho) presidencias para diputados de MORENA. El partidazo en el poder.
El resto de diputados, por ahí, en comisiones menores.
Por ejemplo, las Comisiones de Igualdad de Género, Derechos Humanos y Desarrollo Municipal, para la oposición, grandes tareas pendientes, cierto, pero al mismo tiempo, desdeñadas desde el palacio imperial y faraónico.
En política, diría el viejito del barrio, todo y todos tienen precio.
Lo decía Álvaro Obregón en el siglo pasado: “Nadie aguanta un cañonazo de 50 mil pesos”.
Emborrachados con el poder, declarados Servidores de la Nación, “cortándose las venas” para que AMLO, el presidente de la república, sea Premio Nobel de la Paz y/o secretario General de la ONU, Organización de las Naciones Unidas, la MORENA jarocha prepara el operativo para amarrar el triunfo en las urnas en el año 2024.
La gubernatura, en juego. Las diputaciones locales y federales, en juego. Las senadurías, en juego.
Y desde ahora, tres años antes, la caballada de la Virgencita de Guadalupe en el palenque y en el carril y en donde, caray, bien pudieran descarrilar con tanto tiempo anticipado.

CUARTETO DEL GÓBER JAROCHO
Varios Morenistas fueron las sirenas endulzando el oído a Ulises en el viaje a Itaca, la curul local.
Por ejemplo, el operador político número uno del sexenio, el secretario General de Gobierno, Éric Patrocinio Cisneros Burgos.
El coordinador estatal de MORENA, Esteban Ramírez Zepeta.
El diputado local, reelecto, quien impusiera a su padre como presidente municipal de Hueyapan de Ocampo, Juan Javier Gómez Cazarín.
Quizá el secretario de Educación, el profe Zen, Zenyazen Escobar.
El cuarteto del góber jarocho para, primero, abrir la puerta de MORENA a diputados opositores bajo el lema popular de “Véngase pa’acá”.
Y segundo, para adueñarse de las mejores comisiones de las curules.
Y, claro, con mayoría de legisladores, apropiarse de la Junta de Coordinación Política, JUCOPO, que maneja el billete oficial.
En ningún momento es la curul la que estuvo en juego. Tampoco el cambio de piel partidista.
Es la gran disputa por el 2024.
El poder.
Simple y llanamente el poder político.
Poder político que permitió a Ramírez Zepeta acuñar la frase bíblica a las tribus guinda advirtiendo: “Nadie se pelee por las candidaturas a alcaldes, pues hay más de dos mil cargos públicos para repartirse”.
Poder político para seguir solicitando créditos bancarios desde la secretaría de Finanzas y Planeación argumentado que los antecesores dejaron un estercolero en las finanzas públicas.
Poder político para gritonear que en tres años miles de pobres de Veracruz dejaron de serlo.
Por decreto, claro.
Pero con todo, las figuras sexenales imponiendo estilos personales de ejercer el poder.
Éric Cisneros Burgos, por ejemplo, a quien ahora apodan “El tío Lucas”.
Gómez Cazarín, alardeando, vaya máscara socialista, de sus zapatos tenis de 300 a 600 pesos, mientras la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Dorheny García Cayetano, luce tenis Salvatore Ferragamo de 14 mil pesos y sombrero de Indiana Jones.
Zenyazen Escobar, inmortalizado con su silla de ruedas, andaderas y bastón, igual, igualito que Franklin Delano Roosevelt.
Además, claro, de su modesto cinturón de Salvatore Ferragamo.

UNA TRIBU, COMO TODAS, MUY CERRADA
Ellos llegaron al poder por el efecto AMLO por suerte y con suerte.
Además, conscientes y convencidos de que la política se hace con amigos, incluso, hasta con los arrepentidos y los traidores.
Y, claro, ofreciendo “las perlas de la virgen” a los diputados opositores para bajarse del barco ideológico y transfigurarse con los colores guinda y marrón, pues, como lo decía Napoleón, “un ejército avanza más con el estómago que con los pies”.
Más, cuando lo que más importa en la vida es un empleo, un cargo público, y si de ñapa, si se puede, “ordeñar la vaca”, bendito el chamán.
Y son, claro, una tribu. Tribu cerrada, donde únicamente entran los aliados, socios y cómplices. Y los amigos.
En contraparte, y en el otro lado del charco, a mil años luz de distancia, “los miserables” de Víctor Hugo, “Los olvidados” de Luis Buñuel, “los precaristas” de Oscar Lewis.
En la LXVI Legislatura, la lucha feroz por una mejor comisión legislativa y la lucha más volcánica por el siguiente cargo público.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.