cargando

En twitter:

Expediente 2021
Lunes 25 octubre, 2021

Quijote del Periodismo

Fue el maestro de la crónica, Elías Chávez y García, un Quijote del periodismo. Un reportero luchando por la dignidad de los trabajadores de la información. El cabildeo incesante para un salario básico, y digno para el gremio reporteril.
Fue en la segunda mitad del siglo pasado. Y a través de la Unión de Periodistas Democráticos, UPD, que dirigiera, al lado, entre otros, de su alter ego, Pepe Reveles.
Logró, por ejemplo, que el Congreso de la Unión legislara en la materia y debatieran y aprobaran un salario mínimo.

Luis Velázquez

Desde luego, en los medios de la Ciudad de México hubo respuesta lógica y justa. Pero en el resto de la provincia, aun cuando fue legislado en cada entidad federativa, en el 99 por ciento de los casos “pasó de noche”.
Por ejemplo, de 1984/86, cuando Elías Chávez estuvo al frente de la UPD, aquella ley fue aprobada. Hoy, bastaría un repaso en el estado de Veracruz y que de seguro manifiesta el estado de cosas en la república amorosa:
Hay reporteros a quienes pagan a destajo, en el mejor de los casos, cincuenta pesos por nota transmitida o publicada.
Además, el pago por las notas publicitadas, en ningún momento por el número de notas elaboradas en el día con día.
Si las publicas les pagan. De lo contrario, trabajo inútil.
Hay trabajadores de la información con un sueldo de 4 mil pesos mensuales. Y a quienes mejor les va, llegan, o llegaban, a ocho mil pesos al mes, y únicamente en el caso de los reporteros de la televisión privada.
Unos colegas perciben 5, 6 y 7 mil pesos al mes de salario.
Y sin que les paguen horas trabajadas ni tampoco días de descanso.
Un alta elevada proporción nunca han percibido, ni percibirán, las prestaciones económicas, sociales y médicas establecidas en la Ley Federal del Trabajo.
Todavía peor: si un político solicita al director editorial o dueño del medio el despido de un reportero incómodo e indeseable, en automático la conceden, así nomás, “porque soy el jefe y aquí mando yo”.
Y mientras hay “una política de abrazos y besos” en la república amorosa para los carteles y cartelitos, nunca la secretaría de Trabajo y Previsión Social federal, y sus homólogas en los Estados del país, se ocupan del cumplimiento de la ley, pues allá, en todo caso, que cada parte lo cabildee y negocie
Y cabildee y negocie en un país donde la mayoría de los reporteros, fotógrafos, editores y secretarias nunca, jamás, han tenido un sindicato.
Y si existe, por lo general, un sindicato blanco.

LUCHA QUE NUNCA TERMINA…

El repaso anterior, a propósito de que Elías Chávez acaba de publicar con Ediciones Proceso su último libro. Se llama “El Yo Prohibido”, y en varios capítulos se ocupa de su lucha social en la Unión de Periodistas Democráticos, y que tuviera tiempo de gloria y esplendor bajo su dirección y con Jorge Meléndez, y luego con Eduardo Valle sobreviniera “la agonía y la muerte” cuando era “una organización de periodistas, la gran perspectiva, la posibilidad de ser la principal, la más importante organización gremial”.
Durante tres años en el siglo pasado, la UPD empujó la posibilidad de un mundo laboral mejor para el gremio reporteril.
Pero está claro que se trata de una lucha social que nunca termina y más cuando el periodismo ha derivado en el Internet, los periódicos digitales, las redes sociales, el Twitter, el Facebook y el WhatsApp.
Además, y como escribe Elías en su nuevo libro, “las escuelas de periodismo proliferan. Cada año se titulan miles de nuevos comunicadores para enrolarse en el ejército del desempleo: las fuentes de trabajo escasean incluso para quienes tienen vocación y aptitud”.
Bastaría referir que en Veracruz hay unas veinticuatro facultades de Comunicación, en tanto cada vez la crisis económica golpetea a los medios, muchos de los cuales cierran las puertas y hasta para siempre.
Más en una república amorosa donde “si ni siquiera enseñanza primaria se exige en México para ejercer el periodismo, menos se requiere licenciatura, maestría o doctorado” (Ibidem).
“Profesión u oficio de moda, el periodismo está saturado”.

INTEGRO PERIODISTA

Elías Chávez trabajó en los periódicos El Universal y Excélsior y en el semanario Proceso.
Luego, fue hasta editor de la revista del PRI, La República y jefe de información en el Congreso federal, al lado de su amigo y maestro, Miguel Melchor López Azuara.
Un tiempo, asesor político en Pemex, y luego, impartió cursos de crónica en varias entidades del país.
Y en el inter fue escribiendo y publicando algunos libros, “Los priistas”, entre otros, incunable, y ahora, “El Yo Infinito” en su casa editorial de muchos años como Proceso.
El resumen reporteril de su vida y obra en el último libro.
El reportero admirado y respetado por su inteligencia y talento incandescente. Pero también, por su integridad “a prueba de bomba”.
Un periodista cien por ciento honesto probado y comprobado cuando, por ejemplo, lo calumniaron con don Julio Scherer García, director general de Proceso, a quien entregaron una lista negra con reporteros ‘chayoteros’ y eran otros quienes cobraban malversando su nombre.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.