cargando

En twitter:

Expediente 2021
Martes 19 octubre, 2021

Resucitar al P.R.D., válganos

A lo largo de Veracruz, y del país, la percepción y la sensación es que el PRD, el bastión que fue de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y Andrés Manuel López Obrador, es un boxeador noqueado en la lona, sin posibilidad de volver al cuadrilátero. De hecho, un dinosaurio muerto en vida como se perfilara en el siglo pasado, tiempo de la dictadura perfecta, el partido tricolor.
Pero como en política, dice el brujo Jorge Uscanga Escobar, "nadie está muerto", entonces, su paisano Sergio Cadena Martínez, presidente del CDE, se habría vuelto

Luis Velázquez

uno de los doce apóstoles de Jesús, quienes luego del Gólgota también resucitaban cadáveres con el simple hecho de convocarlos a la vida.
Por eso, el once de octubre, un día antes del sacrosanto día de la Raza, anunció que el partido del sol azteca, un sol descolorido, sin fuerza, apagado, será relanzado.
Y como "para bailar "La Bamba" se necesita un poquito de gracia y otras cositas", entonces, necesitará otras pócimas efectivas que una limpia de los curanderos de Los Tuxtlas.
Más cuando en el imaginario colectivo, MORENA, incluso, el Movimiento Ciudadano y el PT, se han vuelto mejores partidos de izquierda.
Más cuando como antes, el PRD está en manos de "Los Chuchos", el dueto hegemónico propietario del poder partidista.
Más cuando ni siquiera, válganos, aliados con el PAN y el PRI, levantaron el 6 de junio, tiempo cuando, insólito, el trío de partidos "a duras penas" ganó dos curules federales de las veinte y ninguna de las treinta diputaciones locales.
Y ni se diga, los más de cien municipios ganados por MORENA en las urnas... de diecisiete que tienen ahora.
Nada costaba a los apóstoles de Jesús resucitar a los muertos, y más, cuando los ponían a prueba.
En el caso, Sergio Cadena tendrá dos años y medio para desencantar el mal fario y la pésima vibra y los astros acomodados en contra de ellos para volver a la vida.
Más cuando al PRD lo hundieron al fondo del precipicio los mismos vicios y errores y entuertos del PRI.

HISTÓRICOS VICIOS PRIISTAS

El diálogo y la unidad es la premisa, el eje universal, la brújula que el CDE del PRD ha lanzado para resucitar en Veracruz.
“Está güeno”.
La imaginación política que ha de tomar el poder se queda corta. Y los exhibe.
Más que diálogo, más que unidad, está la integridad de los dirigentes.
Por ejemplo, el grupo de "Los Chuchos" en el poder está integrado por Jesús Zambrano y Jesús Ortega.
En el sexenio de Javier Duarte, Jesús Ortega era el presidente del CEN del PRD.
Entonces, Duarte comisionó a Erik Lagos Hernández, presidente del CDE del PRI, diputado local, secretario General de Gobierno, y a su vocera, María Georgina Domínguez Colío, para derrocar al presidente del CDE del PRD en Veracruz, Juan Vergel Pacheco.
Primero, Érick Lagos cooptó y rasuró a Rogelio Franco Castán.
Luego, lanzaron feroz operativo mediático en contra de Vergel.
Y como Vergel se mantenía en el trono con todo y conspiración, entonces, Franco Castán llevó a Erik Lagos con Jesús Ortega a la Ciudad de México.
Y se arreglaron.
Jesús Ortega citó a Vergel en el antiguo Distrito Federal y simplemente le pidió su renuncia.
--¿Por qué? preguntó Vergel.
Respuesta lacónica, concreta y específica:
--Estás afectando mis intereses.
Y Vergel fue derrocado.
Es el CEN del PRD que ahora sigue mangoneado por "Los Chuchos".
Y, bueno, hablar de diálogo y unidad constituye una vacilada, "una tomadura de pelo".

PALABRERÍO HUECO Y SIN SENTIDO

En el boletín del PRD anunciando el relanzamiento "se cortan las vestiduras" alardeando conciencia social y partidista, "una fuerza opositora con enfoque social y pleno respeto a los derechos humanos", "una reconstrucción que garantice justicia, oportunidades y libertades", consensos, intercambio de ideas y unidad, etcétera, etcétera, en una cascada de fuegos artificiales insustanciales.
El mismo chorizo de la izquierda y de la derecha y del centro de los partidos políticos y desde luego, los discursos rolleros de los políticos.
El palabrerío hueco, sin sentido.
Los pobrecitos del PRD llegaron a la desesperación electoral, política y social cuando López Obrador, con MORENA, obtuvo treinta millones de votos a mediados del año 2018 en las urnas, pues entonces, y ante la caída estrepitosa del sol azteca, los jefes máximos inculparon a López Obrador de su derrota por haber renunciado al PRD que lo encumbrara como líder nacional y jefe de Gobierno en la Ciudad de México.
Ahora, las mejores mujeres y hombres en la cancha política nacional que pertenecieron al PRD, nunca, jamás, regresarán.
Incluso, bastaría referir que en Veracruz nunca remontaron el vuelo.
Lo más cerca del poder que estuvieron fue cuando Rogelio Franco Castán como presidente del CDE pintó al partido del color rojo, rojo fidelista y rojo duartista, tiempo cuando el panista Enrique Cambranis también pintarraejó al PAN del color rojo.
"Aquí, en Veracruz, el PRD es muy rojo" le dijeron a Cuauhtémoc Cárdenas en una girita por la entidad jarocha.
Contento, imaginando las razones, Cárdenas preguntó por qué el PRD era muy rojo.
"Rogelio Franco lo pintó de rojo priista" le dijeron.
Ahora, en la elección del mes de junio de este año, el PRD debió aliarse con el PAN y PRI para sobrevivir.
Aun así, lo quieren resucitar.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.