cargando

En twitter:

Expediente 2021
Sábado 16 octubre, 2021

Una bebé asesinada

Veracruz es el reino de la saña y la barbarie. La naturaleza humana en su nivel más sórdido y siniestro de la historia. En un rancho de El Espinal, puerta de entrada a la sierra de Papantla, una bebé asesinada a balazos. Ocho meses. Murió en un ataque armado. Otra pequeña, en el hospital. Un campesino, ejecutado.
El lunes 4 de octubre, también ejecutaron a un talachero en Martínez de la Torre. Y a un comprador de ganado en Sochiapan.

Luis Velázquez

Y a un taxista en Chinameca. Y el cadáver de un migrante hondureño flotó en el río Tancochapa, en Agua Dulce, en el sur.
Y aun cuando toda vida humana es invaluable, más cuando desde la iglesia católica se afirma que Dios da la vida, insólito, inverosímil, imperdonable, que en El Espinal una bebé de 8 meses asesinada en el ataque de un comando armado.
En los primeros dos años de la 4T en el palacio de gobierno de Xalapa fueron asesinados un aproximado de cuarenta niños.
Todos, cuando vamos cumpliendo el tercer año del sexenio guinda y marrón, en la impunidad.
A primera vista, la bebé asesinada y la otra niña en el hospital fue, habría sido, por matar al campesino.
Pero, caray, la perversidad total y absoluta.
El 7 de diciembre del año 1986, en Huayacocotla, el cacique Luis Rivera Mendoza y sus gatilleros emboscaron y mataron “con alevosía, ventaja y premeditación” a una familia. Tiro de gracia, incluso, para dos niños, un bebé en manos de su madre.
Ese mismo día, el mando y el comando superior de la entonces dirección de Seguridad Pública de don Fernando Gutiérrez Barrios, el gobernador, llegó a Huayacocotla y detuvo al cacique y sicarios.
Y al día siguiente, trepados en un camión de redilas, trasladados al penal de Pacho Viejo, blindados por montón de policías.
Ahora, con la bebé asesinada en El Espinal, “se antoja” en el Veracruz de MORENA, un operativo duro y rudo, implacable, para detener a los asesinos tanto físicos como intelectuales, pues además del campesino asesinado, la bebé ejecutada y la niña hospitalizada.
Es lo menos que pudiera esperarse de la 4T y la purificación moral.

LA PAZ DE LOS SEPULCROS

Con el gobernador Teodoro A. Dehesa (17 años en el trono imperial y faraónico), Veracruz fue el infierno de los trescientos obreros textiles de Río Blanco asesinados por los soldados.
Con el góber Luis Mier y Terán, Veracruz, el infierno para los 9 jarochos sublevados a la reelección de Porfirio Díaz Mori y asesinados “en caliente” y por la espalda y tiro de gracia.
Con Jorge Cerdán, Veracruz, el infierno de los cuarenta mil agraristas asesinados en aquella enconada lucha agraria que durara diez años con el cacique y latifundista, Manuel Parra, La Mano Negra, al frente.
Con Javier Duarte, Veracruz, “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril” con diecinueve trabajadores de la información asesinados, más tres desaparecidos.
Y con Cuitláhuac García, el Primer Premio Nobel fue, es, con los feminicidios.
Y luego de los cuarenta niños asesinados en los años 2019 y 2020, ahora, de nuevo, la pesadilla con la bebé de 8 meses ejecutada en una ranchería de El Espinal.
¡Vaya destino de vida y social para la población electoral de Veracruz y los ciudadanos de a pie!
Hay en Veracruz, digamos, “la paz de los sepulcros”.
“La muerte teniendo permiso”.
Oliendo a pólvora y sangre.
Y sangre, caray, y a todas luces, de niños y menores de edad.
Está claro que los malandros ninguna compasión, piedad y misericordia tienen por las mujeres, los ancianos y los niños.
En la reñida disputa por la jugosa plaza Veracruz…
Y en el ajuste de cuentas entre ellos…
Y la furibunda estrategia para imponerse en cada región…
Atrás del billete riesgoso, pero fácil, con la droga, la extorsión, el llamado derecho de piso, la migración y la prostitución, se vuelven implacables.
Y arrasan con la vida de niños, mujeres y ancianos, todos, y a reserva de demostrar lo contrario, inocentes.

CARTELES, JEFES DE JEFES

El Estado de Derecho en su peor descrédito.
Y es que resulta inverosímil que los carteles y cartelitos estén adueñados de la vida y de los negocios y de la agenda setting y de la seguridad y la tranquilidad y la paz pública.
Y en su estrategia, caray, asesinen niños.
Y lo peor, que el crimen de los dos niños quede en la más desfachatada impunidad.
Nada, sin embargo, puede esperarse en la procuración de la justicia cuando hacia finales del mes de agosto, 2021, fueron ejecutados en Córdoba el líder regional del PT, Grodet Ríos Andrade, y el regidor electo de MORENA, José Escamilla Aguilera, y al momento los asesinos físicos e intelectuales volaron al cielo y andarán por ahí cabildeando un viaje a Marte para el despiste total.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.