cargando

En twitter:

Barandal
Jueves 07 octubre, 2021

El policía político

•El político policía
•Gutiérrez Barrios

ESCALERAS: Fernando Gutiérrez Barrios “encarnó la ilusión objetiva” en 1986 en Veracruz. A los 7 días de tomar posesión como gobernador, el policía-político, el político-policía, recuperó el poder social en la tierra jarocha y los caciques estallaron en pedazos.
En aquel entonces, eran los caciques, con su legión de sicarios y pistoleros, y quienes, además, cobraban “al mejor postor” por matar y quitar vidas, los dueños de “la noche tibia y callada” de Veracruz.

Luis Velázquez

Y en un dos por tres, don Fernando rompió aquel caudillaje sombrío, pérfido, siniestro y sórdido creado y recreado en el sexenio anterior.

PASAMANOS: Fue el 7 de diciembre de 1986. “Don Fer”, como le llamaban, tenía 7 días en el poder estatal.
En Huayacocotla, en los límites de Veracruz con Puebla e Hidalgo, el cacique Luis Rivera Mendoza y pistoleros emboscaron a una familia y hasta el tiro de gracia les dieron.
Mataron al padre. Mataron a la madre. Mataron a dos hijos. Uno de ellos, un bebé, en brazos de su señora madre.
Aquel mismo día, por la tarde/noche, el secretario, entonces, director de Seguridad Pública, y su legión de honor, experimentados policías fogueados en el campo de batalla (aquella famosa “Guerra sucia”, por ejemplo) partieron a Huayacocotla.

CORREDORES: Llegaron al filo de la madrugada. Y esperaron el amanecer para la hora, la gran hora, de la verdad.
Hablaron con el jefe policiaco local. Acuartelaron a los policías. Y en el transcurso de aquella mañana, fueron deteniendo, uno a uno, al cacique y los pistoleros.
Incluso, rastreados en los escondites… que de poblados y comunidades modestas está formada Huayacocotla.

BALCONES: En la tarde, encaramados los sicarios en un carro de carga, flanqueados por patrullas policiacas, los jefes de Seguridad Pública al mando, fueron transportados, derecho, derechito, al penal de Pacho Viejo.
Sometidos a proceso penal.
La mano firme del capitán y gobernador, Fernando Gutiérrez Barrios.
Fue la noticia principal del día siguiente. Fue el primer avisito de “Don Fer” a los malandros.
Días después, más caciques siguieron cayendo.
Aterrorizado, el cacique de la ruta Omealca a Tezonapa, Toribio “El toro” Gargallo”, huyó, cuando miraba la caída estrepitosa de más caciques.
Y huyó de Córdoba, donde residía, al otro extremo del país donde, y por desgracias, nunca fue ubicado.

PASILLOS: En 40 días, Gutiérrez Barrios apretó el botón nuclear de la política policiaca y hacia el diez de enero del año 1997, Veracruz amaneció en calma, tranquilo, respirando nuevos vientos tibios y frescos, llenos de confianza.
En 40 días acabó de un manotazo con los seis años de terror y miedo heredados por el antecesor, aquel que “en la plenitud del pinche poder” exclamaba frase bíblica, la siguiente:
“La violencia es inevitable, y ni modo”.

VENTANAS: Un solo cacique sobrevivió al tsunami. Toribio Gargallo regresó a Veracruz cuando Gutiérrez Barrios era secretario de Gobernación y Dante Alfonso Delgado Rannauro el góber del cuatrienio.
Entonces, un día, Gargallo fue emboscado en la carretera de Córdoba a Veracruz, a la altura de la desviación a Omealca, y en un fuego cruzado con la policía, perdió la vida.
La mano de Dante haciéndose sentir en Veracruz.
Poderosa fue aquella “Sonora Matancera”, el apodo endilgado por analogía con “La Sonora Santanera”.
Pero Gutiérrez Barrios y Dante Delgado hicieron sentir el peso y con peso del Estado de Derecho.
Privilegiaron el derecho a la vida y a vivir en paz por encima de los secuestros, desapariciones, asesinatos y fosas clandestinas que entonces eran pozos artesianos de agua dados de baja.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.