cargando

En twitter:

Barandal
Martes 05 octubre, 2021

Vivir de esperanzas

•Estilo obradorista
•Pendientes sociales

ESCALERAS: El obradorismo está más hecho de esperanzas que de realidades concretas, específicas y macizas.
Por ejemplo, el desempleo galopante y la criminalidad, el par de graves pendientes sociales, siguen igual o peor que antes.
Y aun cuando la mitad de los pobres y la otra mitad están contentos porque cada dos meses reciben su beca, 2 mil 500 pesos, aprox., significa una pastillita para curar el terrible dolor de cabeza.

Luis Velázquez

PASAMANOS: Cierto, el gobierno de la 4T heredó un país oloroso a pólvora y sangre y que de igual manera lo dejó Alfonso Durazo, coronado ahora con su viejo (y legítimo) sueño priista de gobernar Sonora.
Pero desde entonces, diciembre del año 2018, han transcurrido casi tres años, y el país sigue peor.
Más secuestros, desapariciones, muertos, fosas clandestinas, cercenados y reducidos a cenizas y tiradas a los ríos para borrar rastro humano.
Y los criminales físicos e intelectuales continúan igual de libres, como antes, digamos, desde el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa a la fecha.

CORREDORES: La venta más burda de esperanzas es la garantía de que con el obradorismo se acabaría con la corrupción política.
Hay corrupción, por ejemplo, si los homicidios y los feminicidios siguen imparables.
Y ni se diga, el tsunami vertiginoso de impunidad.
Lo peor, cada vez que la Fiscalía General de Veracruz se ocupa del asunto, igual que el góber, igual que el secretario General de Gobierno, vendiendo esperanzas burdas, ramplonas y baratas de que los asesinos físicos e intelectuales están detectados y pronto, antes de que el dichoso gallito cante 3 veces, serán detenidos, procesados y sentenciados a dormir tras las rejas.

BALCONES: Los presidentes de la república, gobernadores y alcaldes suelen vender esperanzas. Es el gran negocio. Mejor dicho, la salida, digamos, política y diplomática de las tribus en el poder público.
Por eso, varios niños de Veracruz y en uso de su voluntad hablaron con sus padres y contrataron abogados e interpusieron amparos en la Suprema Corte de Justicia de la Nación para ser vacunados en el tiempo del COVID.
Y ganaron. Y la secretaría de Salud del doctorcito exyunista, Roberto Ramos Alor, se vieron obligados, por ley, a vacunarlos.

PASILLOS: Y es que un pueblo es como una mula fastidiada del maltrato, el chirrión y el látigo y las palabras altisonantes y groseras.
A la mitad del camino en la montaña, y a la orilla del precipicio, la mula se enmula, se detiene y ningún paso pa’lante ni pa’atrás.
Y si el patroncito la veja y recrimina y latiguea, entonces, la mula zangolotea, tira la carga y ahí sigue, imparable.
Es el retrato sociológico y sicológico más apegado a la rebelión popular. Día llega cuando el pueblo se subleva, digamos, como los niños amparados para ser vacunados, con todo y que el rock-star del COVID, el subsecretario de Salud federal, asegure que los niños pensaban derrocar al presidente de la república, ¡vaya loquito!

VENTANAS: Los agujeros sociales continúan abiertos en el país y en Veracruz. Y por ahí escurre la poca esperanza social que el obradorismo significa.
Y si existe lealtad ciega de los pobres (ancianos, madres de familia solteras, divorciadas y viudas, ninis, campesinos sembrando árboles, etcétera) se debe a la beca bimensual otorgada desde el poder, de igual manera como en los tiempos priistas y panistas fueran concesionados con otro nombre revolucionario.
El dato del INEGI resulta impresionante. 6 de cada diez habitantes del país, una república amorosa pródiga en recursos naturales, viven en la pobreza, la miseria y la jodidez.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.