cargando

En twitter:

Expediente 2021
Miércoles 15 septiembre, 2021

Un feminicidio más

Un feminicidio más. Ahora fue en Xico, el pueblo mágico. Tan mágico que, por ejemplo, la presidenta municipal convocó a participar en la fiesta religiosa sin miedos ni temores por el COVID, porque, arguyó, "de cualquier forma morirán".
En el poblado San Marcos de León, el lunes 6 de septiembre, mes patrio, un hombre asestó tremenda golpiza a la esposa.
Y un madrazo tras otro, poco a poquito, pian pianito, le fue quitando la vida, quizá, quizá, quizá, en un viaje esotérico machista.

Luis Velázquez

Luego de varios meses en el infierno, la secretaría de Marina levantó la voz y aseguró que Veracruz había descendido del primer lugar nacional en feminicidios al quinto.
Y "si no hay quinto malo", entonces, ahí nos mantenemos.
En todo caso, allá cada gobernador con sus feminicidios que en otras latitudes geográficas "cantan mejor las rancheras".
Mientras, aquí en "la noche tibia y callada" de Agustín Lara, sea el machismo...
Sea la violencia genética...
Sea la formación familiar...
Sean los carteles y cartelitos multiplicando el horror y el terror como el agua convertida en vino...
Sea la impunidad...
Sea lo que sea, los asesinatos de mujeres tienen a Veracruz en el ranking nacional, de igual manera como en el sexenio de Javier Duarte "el rincón más peligroso del mundo para el gremio reporteril" y como hacia 1930, el gobernador Jorge Cerdán con los 40 mil ejidatarios asesinados en aquella enconada lucha agraria y como en los trescientos obreros textiles de Río Blanco asesinados con el gobernador Luis Mier y Terán ordenado por el dictador Porfirio Díaz Mori, su compadrito querido y amado.
A cada rato, las activistas, feministas y ONG clamando, parece, en el desierto, que "Ni una mujer más asesinada".
Y como el tsunami de la sangre femenina alcanza niveles descomunales, entonces, "¡ni modo, qué le vamos a hacer, aquí nos tocó vivir!".
Ningún historiador, por desgracia, ha cuantificado el número de mujeres muertas en la guerra de Independencia.
Tampoco en el Porfirismo.
Menos, el número de Adelitas que en la revolución perdieron la vida.
Por eso mismo, pareciera que ningún académico de la Universidad Veracruzana, ninguna ONG, tampoco ningún medio llevan la lista concreta y específica de los feminicidios.
Quizá en el fondo porque los talibanes de Veracruz siguen ganando la batalla.
Asesinos físicos. Asesinos intelectuales.

EL REINO DEL FEMINICIDIO

Algún día, y de continuar así los próximos tres años y tres meses de la primera 4T en Veracruz (el PAN da como un hecho que el 2024 ganará la gubernatura Rocío Nahle García, secretaría de Energía), entonces, gracias a la llamada purificación moral y honestidad valiente, Veracruz entrará a la historia política y social como el reino disputado, polémico y controvertido del feminicidio.
En el siglo pasado era Tijuana. Incluso, hasta película filmaron Jennifer López y Antonio Banderas interpretando a par de reporteros rastreando la pista de las mujeres maquiladoras, la mayoría, jóvenes, todas secuestradas, desaparecidas y asesinadas.
Durante muchos meses, Veracruz fue la sede nacional de los feminicidios.
Ahora, que alterna con otras entidades federativas.
De cualesquiera manera, el nombre y el prestigio de Veracruz en la mesa pública de los sacrificios humanos, como si se tratara, digamos, y sin caer en hechos churriguerescos, la versión del siglo XXI de Huitzilopochtli, el dios insaciable que cada vez exigía más y más mujeres jóvenes, guapas, bonitas, solteras y vírgenes, sacrificadas en el altar de la patria azteca.
Decenas de madres de familia, esposos, hijos, clamando justicia.
Y la justica, tan famosa que porque era "pronta, rápida y expedita", sin llegar.
Incluso, entrampada en nudo gordiano, el siguiente:
A mayor impunidad, mayor inseguridad.
Los asesinos físicos e intelectuales de mujeres, conscientes y seguros de que asesinan y asesinan y asesinan a mujeres y "nada pasa" como cantaleaba a cada rato Javier Duarte, el político preso en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, en su casi sexenio.

NIÑOS HUÉRFANOS Y PAREJAS VIUDAS

Por tantos feminicidios hay parejas viudas. Pero más, hijos huérfanos. Y ni se diga, padres ancianos a la deriva social y económica.
El número de niños huérfanos resulta incalculable, pues en todo caso, los hombres viudos bien pudieron haber resarcido sus vidas pasado el ratito de duelo.
Pero el daño neurológico, del corazón, emocional, espiritual, a los niños resulta incalculable.
Más cuando se trata de mujeres asesinadas por sus parejas, prófugos de la justicia, huyendo "a salto de mata", dejando a los hijos en la orfandad total y absoluta.
Tantas mujeres asesinadas que se trata de un asunto de seguridad nacional.
Quizá, como en la Comuna de París y la Comuna de Tomás Moro y la primera comuna del mundo, en Jeresulem, luego de Cristo crucificado en el Gólgota, habría de integrar cuerpos de vigilancia en rancherías, poblados, comunidades y cabeceras municipales para garantizar la seguridad de las mujeres.
Incluso, sería como brigadas de vigilancia integradas por cada presidente municipal en el Londres de 1665 como estrategia sanitaria para combatir la peste, de tal forma que los vecinos se cuidaban entre sí por si la pandemia entraba a sus casas.
Es más, en un proceso rotativo los vigilantes permanecían día y noche en las viviendas, primero, para que nadie saliera ni entrara, y segundo, por si las moscas alguien procedente de la calle que hubiera escapado por la puerta trasera llegaba contagiado.
Los feminicidios siguen, trascendiendo a las corporaciones policiacas.
Entonces, y más allá, digamos, de apostar a las autodefensas, quizá serían efectivos los comités de barrios y manzanas, elegidos hasta por los ministros de Dios, los sacerdotes de las iglesia, y entre los feligreses, para inspirar mayor confianza.
Más cuando en la extensa y larga noche de los feminicidios ninguna lucecita alumbra el túnel fatídico del desaliento y la desesperanza.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.