cargando

En twitter:

Expediente 2021
Miércoles 02 junio, 2021

Referéndum de la 4T

Las elecciones del 6 de junio serán un referéndum para el gobierno de Veracruz.
Si MORENA gana la mayoría de presidencias municipales y curules locales y federales, entonces, el góber de la 4T se mantendrá en la luna.
Si pierde, ojalá y que su hacedor, López Obrador, lo salve.
Por lo pronto, cada parte tiene sus encuestas y encuestitas y festinan.

Luis Velázquez

El día único y definitivo será este primer domingo del mes, el día de las urnas, el día de la verdad universal.
Claro, y como en el tiempo priista, las partes podrán argüir fraude electoral y entonces, los comicios serían dirimidos en tribunales.
Pero si se trata de una victoria arrolladora, entonces, por más pataleos y berrinches, la fuerza de las urnas se impondrá.
En el palenque público hay, en tanto, mucho malestar, irritación social, encabritamiento colectivo en contra de la generación guinda y marrón en el palacio embrujado de Xalapa.
Entre otras cositas, por el estilo personal de ejercer el poder y que se ha caracterizado por los mismos vicios, fallas y errores del tiempo priista, el que más ha permanecido en el poder estatal.
Por ejemplo, el nepotismo, el tráfico de influencias y el conflicto de intereses.
La asignación de obra pública por dedazo. La existencia de empresas fantasmas. La concesión de obra de infraestructura a compañías foráneas.
El excesivo índice crediticio de la secretaría de Finanzas y Planeación bajo el argumento tan socorrido de que los antecesores dejaron un estercolero en las finanzas, y ni modo, solo resta endrogarse más y más y hasta por treinta años.
Y de ñapa, la soberbia y altivez y hasta el cinismo con que las tribus de MORENA gobiernan en un Veracruz adolorido por tanto sufrimiento social, entre otros pendientes, primero, por el galopante desempleo, y segundo, por el oleaje de incertidumbre y zozobra, y tercero, por la impunidad de la Fiscalía General, digamos, porque el principio de Peter la ha absorbido.
Con todo, el 6 de junio se sabrá si la molestia colectiva en contra de la 4T en Veracruz se traduce en votos, o de lo contrario, conservan la mayoría en el Congreso local, como ahora, y aumentan el número de presidencias municipales ganadas.

MAGIA OBRADORISTA

El efecto López Obrador es determinante para ganar en Veracruz, de igual manera como en el resto del país.
Más, “en el país de un solo hombre”.
Más, porque en el viaje sexenal sigue impulsando la estrategia priista y panista del ahora llamado Bienestar Social para otorgar apoyos económicos a los pobres.
Los ni-nis, que ni estudian ni trabajan, las madres solteras, los ancianos con y sin seguridad social, los campesinos con el programa Sembrando Vida, anexos y conexos, reciben cada bimestre el paguito correspondiente y como se trata de un acto mínimo de caridad cristiana, entonces, todos ellos están contentos.
Y, bueno, nadie dudaría de que irán a las urnas el domingo 6 de junio y sufragarían por los candidatos de MORENA.
Así fue en el tiempo rojo y en el tiempo azul y en el tiempo amarillo cuando estuvieran en el poder.
Incluso, ha de recordarse que entonces, López Obrador, como candidato presidencial opositor, decía a los pobres que agarraran la despensa… pero que votaran por él.
Por eso, quizá, Porfirio Muñoz Ledo, ex de todo menos de presidente de la república, y a quien las elites de MORENA dejaran fuera para la reelección como diputado federal, aseguraba que el partido de López Obrador permanecería dieciocho años seguiditos en el poder.
Es decir, dos presidentes de la república más. Uno más de cuando el PAN sacó al PRI de Los Pinos.
“La moneda sigue dando vueltas en el aire” y en 4 días la población conocerá el resultado.
El efecto López Obrador llegará a Veracruz, pues aquí, de norte a sur y de este a oeste gobierna un político a quien pocos, excepcionales, digamos, los suyos, el gabinete legal y ampliado, le tienen respeto.
El resto de la población se pitorrea de sus ocurrencias, díceres y saberes.
Y hasta lo abuchean. Como a Javier Duarte, en su tiempo.

CALLÓ LÁZARO CÁRDENAS FRAUDE ELECTORAL

Un buen gobierno con hechos y resultados sociales posibilita el triunfo en las urnas.
En el año 2018, por ejemplo, el panista Miguel Ángel Yunes Linares perdió la candidatura sucesoria de su primogénito, entre otras cositas, por el efecto López Obrador, pero también por el tsunami de inseguridad.
En el año 2016, el priista Javier Duarte perdió la elección de gobernador con Héctor Yunes Landa por el oleaje de violencia y que por vez primera llegó, primero, a la desaparición forzada, y segundo, a las fosas clandestinas.
De acuerdo con el politólogo del barrio si el gobierno en turno lanza operación cicatriz para inducir y conducir el voto en las urnas a favor de los suyos, a través, digamos, del apoyo social a las mayorías, entonces, el sufragio estaría garantizado.
El día de la elección de Manuel Ávila Camacho como candidato presidencial, el jefe máximo, Lázaro Cárdenas del Río, guardó silencio cuando se registraron los primeros muertos y también cuando trascendiera el fraude electoral.
Y si el héroe patrio más cercano a López Obrador es Cárdenas, entonces, si MORENA cayera en las urnas el domingo 6, la historia bien podría repetirse… por más y más “golpes de pecho” de purificación electoral.
Total, nada más fácil que apalear la piñata de los conservadores…


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.