cargando

En twitter:

Expediente 2021
Lunes 31 mayo, 2021

Premio Oscar de Nepotismo

Esta semana cerrarán las campañas de los candidatos a presidentes municipales y diputados locales en Veracruz. Y el Premio Oscar del Nepotismo se lo llevaron trío de actores políticos, entre tantos otros, pero ellos, los más indicativos.
Uno. Joaquín Guzmán Avilés, presidente del CDE del PAN, cuyo hermano Jesús Guzmán Avilés, diputada federal con licencia, es el candidato a la alcaldía de su feudo y parcela, su larga y extensa hacienda, Tantoyuca.

Luis Velázquez

Dos. Juan Javier Gómez Cazarín, JJ, el diputado local, titular de la Junta de Coordinación Política, JUCOPO, de la LXV Legislatura, quien impuso a su padre como candidato a la alcaldía de su pueblo, Hueyapan de Ocampo.
Y tres. La alcaldesa de Córdoba, Leticia López Márquez, quien impuso a su hijito, director del DIF, como candidato a diputado local.
A primera vista, se trata del tráfico de influencias y conflicto de intereses y nepotismo en su más alto decibel.
Pero…al mismo tiempo, el trío tiene sentido histórico, legendario y mítico, pues únicamente aplica la vida democrática del México prehispánico, donde igual que en el relato bíblico, los padres heredaban el poder a los hijos, aun cuando JJ lo pretende heredar a su padre.
La alcaldía como un regalo para papi.
Y con el visto bueno de la 4T y su purificación moral.
Por ejemplo, hacia finales del siglo XIV, el Rey Poeta, Nezahualcóyotl, el gobernante de Texcoco, entregó la silla embrujada del palacio a su hijo, Nezahualpilli, también poeta, también gobernante, también mandamás.
Tezozomoctzin era el Supremo Señor en Tenochtitlán.
Entonces, y a la hora de la transferencia del poder, heredó la gubernatura y la gobernanza y la gobernabilidad a su hijo, el también poeta Axayácatl.
Luego, a sus hermanos. Primero, a Tizoc y después a Ahuitzotl.
Todos ellos, poetas, glorificando en sus poesías a Dios, a quien llamaban Dador de Vida y “el que mora lejos”.
Y convocaban a Dios para legitimarse a sí mismo en la herencia del poder público.
El más competente para la enagua era Nezahualcóyotl, quien en el ejercicio del poder tuvo treinta concubinas (una más que Pancho Villa), y en una de ellas, ejerció el poder de pernada pues era esposa de un gobernante menor y para quitarlo de enfrente lo envió a la guerra contra los tlaxcaltecas con orden a su legión de que lo mataran para así quedarse con ella.
En todos, sin embargo, el poder “movía el mundo” y significaba la pasión más intensa y volcánica.
Por eso, el Premio Oscar del Nepotismo a Guzmán Avilés, Gómez Cazarín y Leticia López, pues están honrando a sus antepasados náhuatl y toltecas.
Además, claro, de expresarse como feligreses devotos de la Biblia, donde queda claro que los jefes tribales nombraban sucesores a sus hijos, así tuvieran diez años de edad, pues les designaban un venerable Consejo de Ancianos para la asesoría política.

HEREDEROS DE CULTURA POLÍTICA UNIVERSAL

Hay muchos otros casos de nepotismo en Veracruz, pero el trío anterior es, incluso, simbólico, por el poder político significado.
Uno, el máximo dirigente del PAN.
Y la otra, la alcaldesa panista de Córdoba, glorificando al secretario General de Gobierno, militante de MORENA.
Y el otro, el JJ, la figura guinda y marrón en la LXV Legislatura, el hombre, digamos, de la confianza del góber jarocho de López Obrador.
En decir, en los dos últimos casos, la bendición directa del gobierno de Veracruz para el nepotismo.
Pero, se insiste, ellos actuaron a tono con el momento político y social, moral y ético vivido, porque se apegaron a la tradición cultural y política del mundo.
Unos teóricos apuestan a que una cosita es el Dedo para la imposición de los candidatos y otra que ganen.
Quizá tendrían razón, pero se duda, pues desde hace casi cien años, la victoria en las urnas suele comprarse.
Más, mucho más, cuando eres el depositario del poder público y se tiene presupuesto para ejercer y “untar la mano” a la población electoral tan necesitada de unos centavitos para comer unos días.
Además, de las despensas tradicionales de todos los tiempos con sus variantes, en tiempo de la 4T, del depósito directo, en vivo y a todo color en la institución bancaria para evitar intermediarios.
El círculo está cerrado. Y nadie dudaría del triunfo en las urnas del hermano de Guzmán Avilés, el padre de Gómez Cazarín y el hijo de López Landero.
Un hermano, un padre y un hijo, glorificados en el altar de la piedra.
La calidad democrática de Veracruz, en su más alto decibel.
Ahora sí, “juntos (panistas y morenistas) haciendo historia”. Mejor dicho, como dice aquel, “en el lado correcto de la historia”.
Claro, habría de otorgar un Oscar de excelencia a la trayectoria política de una mujer en Soledad de Doblado, quien primero fuera presidenta municipal, luego heredara el palacio a su hija y ahora de nuevo es candidata a la alcaldía.
Y la oposición, pobrecita, en el limbo “tragando camote”.
La población electoral, ocupada y preocupada por el itacate y la torta en casa en medio del más escalofriante desempleo y salarios de hambre y los chilpayates creciendo, listos para la escuela con tantos gastos.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.