cargando

En twitter:

Expediente 2021
Viernes 30 abril, 2021

La 4T siempre purifica…

La 4T siempre purifica. Por ejemplo, purificó a Félix Salgado Macedonio, tumbado por el INE como candidato a gobernador. Purificó a Manuel Bartlett Díaz como director general de la Comisión Federal de Electricidad, aquel de que “¡Se cayó el sistema!” para arrasar el triunfo presidencial de Cuauhtémoc Cárdenas ante Carlos Salinas.
También purificó a Mario Delgado, el diputado federal que, protegido del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, y el senador Ricardo Monreal Ávila, ambos presidenciales, fue ungido líder nacional de MORENA.

Luis Velázquez

Por cierto, MORENA, el Movimiento de Renovación Moral.
Renovación moral, claro, pasar del PRI y PRD a MORENA.
El cronista Álvaro Arturo Cano escribió en el libro “El México que se avecina”, de reciente circulación, lo siguiente:
“En la Cámara de Diputados condujo el proceso (de la reforma educativa), Mario Delgado, quien, como senador en la bancada perredista, había votado a favor de la reforma de Enrique Peña Nieto y Arturo Nuño, secretario de Educación Pública”.
Es decir, antes como antes y ahora como ahora.
Primero, Mario Delgado avaló la reforma educativa del Peñismo. Luego, con López Obrador de presidente de la república, la descarriló y aprobó la nueva.
Y con todo, el obradorismo perdonó y otorgó la amnistía política a Mario Delgado.
Purificado, pues.
A tono, digamos, con la enseñanza bíblica de que “de los arrepentidos se vale Dios”.
A tono, digamos, con la verdad universal de que “la mano izquierda nunca sepa (ni recuerde) lo que hizo la mano derecha”.
El México priista del Peñismo que se fue. El México guinda y marrón del Obradorismo.
El arte maravilloso de los políticos para acomodarse al tiempo sexenal como hábiles trapecistas del circo político.
Bien decía Octavio Paz, en la vida es lógico cambiar de opinión.

¡AY LA PURIFICACIÓN MORAL!

El politólogo del barrio dice que los nuevos partidos políticos son un movimiento en formación. Y resulta natural el acomodo de los hombres públicos. Incluso, y como temía Emiliano Zapata, con muchos traidores de por medio, el pecado mortal que más odiaba “El caudillo del sur” en la vida.
Pero, bueno, “con el tiempo y un ganchito”, las cosas se van definiendo. Bastaría referir que en el primer año de la presidencia de la república, Lázaro Cárdenas del Río, impuesto por Plutarco Elías Calles, asestó manotazo tremendo y convocó a reunión plenaria y pidió la renuncia del gabinete completo para, entre otros objetivos, despedir a los Ministros Callistas.
Luego, dirigió un mensaje a la nación diciendo que el presidente de la república lo era con Mayúsculas.
Entonces, Calles convocó a rueda de prensa para anunciar que se retiraba por completo de la política.
Al día siguiente, la mayor parte de los diputados federales y Senadores, que eran Callistas, se declararon Cardenistas, y lo mismo hicieron, en cascada, los gobernadores y diputados locales y alcaldes.
Y el Cardenismo tomó forma.
El mismo fenómeno se ha venido repitiendo con MORENA y el obradorismo “en el país (que ya es) de un solo hombre”.
El jefe máximo. El chamán. El gurú. El tlatoani. El mandamás.
Y si antes, Mario Delgado fue Peñista con la Reforma Educativa, ahora, qué caray, es Obradorista, pues el efluvio de la 4T alcanza para la purificación moral y política “de tirios y troyanos”.
López Obrador fue presidente del CDE del PRI en Tabasco. Porfirio Muñoz Ledo fue líder nacional del PRI y PRD. Marcelo Ebrard Casaubon fue priista y partido político tuvo con Manuel Camacho Solís. Cuauhtémoc Cárdenas fue priista y también el senador Ricardo Monreal.

POLÍTICOS TRAPECISTAS

Arturo Cano cuenta en su libro que en el año 2018, de cara a la tercera candidatura presidencial, López Obrador incorporó a montón de políticos y activistas excluidos seis años antes.
Entre ellos, a la polémica y controvertida profesora Elba Esther Gordillo, quien operara a través de su nuevo partido, Redes Socialistas, a favor de López Obrador.
Otro, Mario Delgado, el peñista purificado gracias a la bendición de sus padrinos y hacedores, Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal.
Ahora, Delgado, el líder partidista, empujando con todo la candidatura de Félix Salgado Macedonio a gobernador de Guerrero por encima de las 5 mujeres que lo señalan de abuso y acoso sexual y violación.
Incluso, Delgado, con ardor patrio, denostando al director general del INE, Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdoba, para su destitución por atreverse a retirar la candidatura de un aproximado de treinta morenistas en el país.
En Veracruz, claro, la purificación de la 4T alcanzó dimensión estelar, por ejemplo, con las hermanas Regina y Fabiola Vázquez Saut, las cacicas de Acayucan, quienes priistas y panistas que fueron se transfiguraron en militantes de MORENA.
Del centro y la derecha, a la izquierda, los políticos camaleónicos les llamaba Giovani Sartoris. Los trapecistas les dicen en México.
El último milagro de la 4T: luego de satanizar a Mario Delgado, su rival por el liderazgo nacional de MORENA, Porfirio Muñoz Ledo reapareció en un acto público al lado de la secretaria de Trabajo y Previsión Social, convalidando una ceremonia.
Y tan feliz, campante y dichoso.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.