cargando

En twitter:

PosData
Martes 02 marzo, 2021

El trío xalapeño

Una pulseada de las grandes ligas por la alcaldía de la capital entre Ricardo Ahued, David Velasco y Raúl Arias Lovillo
•Ahued y Velasco, hombres ricos. Incluso, de abolengo. Arias, un maestro pensionado de la Universidad Veracruzana
•Ahued, con todo el aparato gubernamental de su lado para que MORENA y la 4T conserven la presidencia municipal


Luis Velázquez

Ricardo Ahued Bardahuil: exalcalde de Xalapa, ex diputado local y federal, ex director de Aduanas, senador de la república.
David Velasco Chedraui: exalcalde.
Raúl Arias Lovillo: ex secretario Académico y exrector de la Universidad Veracruzana.

  • Ricardo Ahued. Adictivo del poder/Foto Facebook

Los tres, candidatos de MORENA, alianza PRI, PAN y PRD y Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal de Xalapa.
Será "un choque de trenes".
Una pulseada de las grandes ligas.
La disputa por las urnas en la capital.
Los dos primeros, soñando con regresar al palacio del Ayuntamiento. El tercero, Arias Lovillo, soñando con la silla embrujada del palacio.
MORENA, el partido en el poder.
PRI, el partidazo que durante más de ochenta años ejerciera el poder y fuera derrotado en dos ocasiones en las urnas por la gubernatura.
Y el Movimiento Ciudadano del senador Dante Delgado Rannauro, a punto de rozar el cielo con las yemas de los dedos.
Ahued, de vuelta, con la versión de que fue presionado hacia el interior del partido, acaso presión del jefe máximo, el góber, porque a los aspirantes y suspirantes están lejos de ganar en las urnas.
Velasco, sin posibilidad de crecer hacia espacios superiores de la administración pública, volver a su pasado.
Raúl Arias, soñando como el flechador de la luna, con alcanzar la superficie lunar, consciente de que nunca llegará, pero al mismo tiempo, llegaría más lejos que todos.
Ahued, originario de Hidalgo, avecindado en Xalapa.
Velasco y Arias, xalapeños de pura cepa.
Ahued, rico.
Velasco, rico.
Arias, pensionado de la Universidad Veracruzana luego de treinta años de servicio académico ininterrumpido que iniciara como profesor en el salón de clases arrastrando el lápiz.
Ahued, ex priista.
Velasco, priista.
Arias, hombre de izquierda, manteniendo la raya desde hace muchos años de la partidocracia.
Ahued, soñando con la candidatura de MORENA a gobernador en el año 2024, cuando, todo indica, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, está ultra contra súper amarrada en el corazón tropical del Edén.
Velasco, con la alcaldía se daría por bien pagado.
Raúl Arias, empujando la carreta para ser, estar y trascender.

LA DROGA DEL PODER
Ahued, con todo el aparato gubernamental, de Cuitláhuac García Jiménez para abajo, de su lado.
Velasco, envalentonado que con la alianza PRI, PAN y PRD, rebasaría por la derecha y la izquierda a MORENA.
Arias Lovillo, el candidato ciudadano del MC soñando con ganarse a los ciudadanos de a pie.
Ahued, consciente de una realidad inevitable: el objetivo es ganar.
Y si gana la alcaldía, quizá, acaso, saque boleto para el año 2024, con todo y que él mismo ha dicho que se vería mal.
Pero, bueno, a veces el poder político se vuelve una droga que únicamente se cura con la muerte.
O de plano, cuando los ramalazos son canijos.
Velasco, lleno de vigor por el apellido Chedraui. Abolengo. Estirpe. Alcurnia.
Raúl Arias, encarnando el triunfo en las urnas de los desharrapados, "los olvidados de Dios" que les llamaba Luis Buñuel. Los condenados de la tierra según Franz Fanon.
En total, tres visiones diferentes, encontradas, contrariados, de la vida, de la sociedad y del mundo.
3 visiones cuya resultante luego de 79 gobernadores en el palacio principal de Xalapa, 6 de los 8 millones y cacho de habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza y la jodidez.
Medio millón de paisanos haciendo únicamente dos comidas al día, y mal comidas, debido a tanta precariedad.
Ahued, el empresario.
Velasco, el empresario.
Arias, el proletariado.
La fortuna de Ahued, incalculable.
La riqueza de Velasco Chedraui, incalculable.
Raúl Arias, el pensionado de la Universidad Veracruzana que cada mes recibe su chequecito para vivir.
Ahued, hablando de la miseria y la pobreza desde el púlpito.
Velasco, igual.
Arias, viviendo con la medianía, primero, del salario, y ahora, de la jubilación.
Ahued, traía la riqueza en el ADN.
Velasco, desde el nacimiento.
Arias, hijo de la llamada "cultura del esfuerzo", agarrándose a trompadas y reconciliaciones con la vida para crearse y recrearse una imagen, una presencia.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.