cargando

En twitter:

Expediente 2021
Lunes 01 marzo, 2021

Hombres-cohetes

Hay políticos cohetes en Veracruz. Viven los días y noches con la más alba bilirrubina. Nunca dejan una crítica, un ataque, un infundio, sin disparo, sin responder. Siempre reaccionan, y por lo regular, con virulencia. Son peleadores callejeros de la política. Los guantes puestos como si estuvieran en el ring.
Entre otros, los siguientes: Cuitláhuac García Jiménez. Éric Cisneros Burgos. Zenyazen Escobar. Juan Javier Gómez Cazarín.

Luis Velázquez

Joaquín Guzmán Avilés. Julen Rementería del Puerto. Miguel Ángel Yunes Linares. Héctor Yunes Landa.
Son políticos “de poca mecha”. Incendiarios. Y aun cuando las aguas pudieran haberse aquietado, ellas las prenden.
Son un coctel explosivo. Por lo regular, a la ofensiva y contraofensiva.
En las noches, antes de acostarse se mirarán frente al espejo. Y si el día caminó tranquilo, pacífico, apaciguado, de seguro tomarán su Magnum y se dispararán a sí mismo.
Hombres-cohetes. Su línea política es lanzar golpes y contragolpes. La vida, ejercida con toda la intensidad posible. Mostrando el puño y el músculo para conservarse como los más bragados.
Si uno grita, los otros gritan mucho más. Y ademanean. Y asestan manotazo estelar. Pensando siempre con acelerar los aires de la inestabilidad.
Dueños del poder político, económico y social que han sido y son, usufructúan el poder aplicando la cláusula de exclusión.
Su héroe mitológico es Ronald Reagan con la frasecita bíblica dicha a los reporteros. “¿Estás conmigo o estás contra mí?”.
Yo, diría Luis XIV, soy el Estado. Aquí mando yo exclamó la Fiscal General de Veracruz cuando tomara posesión.
“No hay más ruta que la nuestra” acuño el pintor muralista, David Alfaro Siqueiros.

LA DISCORDIA COMO VASO COMUNICANTE

A veces, unos a otros se disparan. Morenos contra panistas, por ejemplo. Otras, el bombardeo nuclear es entre ellos. Morenos contra Morenos. Panistas contra Panistas. Priistas contra Morenos. Morenos contra Priistas y Panistas.
El eje de conducta es la discordia. En el fondo, la rebatinga para adueñarse de las neuronas y el corazón de la población electoral.
Más ahora, de cara a los comicios de presidentes municipales, síndicos y regidores y diputados locales y federales.
Lo dijo Enrique Ramírez Zepeta, el virtual dirigente estatal de MORENA: “Hay más de dos mil puestos públicos a repartir”.
Y todos, sin excepción, buscan quedarse con las mejores tajadas del pastelazazazazazo.
Primero, porque el año 2024 (elección de gobernador) pasa por el 2021, con la elección de alcaldes y diputados locales.
Los Morenos, por ejemplo, tienen a la fecha diecisiete alcaldes y quieren más. Sobre todo, los Ayuntamientos más jugosos con el presupuesto.
Segundo, porque teniendo las alcaldías con más recursos… cualquier campaña a la gubernatura puede hacerse con facilidad.
Y ni se diga, adueñados del Poder Legislativo, allí donde está la Comisión de Vigilancia, para ajustar cuentas.
Entonces, en la disputa por el poder, ninguna parte ha caído en el terciopelo. Al contrario, los caminos llenos de dardos y cardos, espinas y abrojos.
Tal cual, adueñarse de la pasarela política y social. Luego, del palenque mediático. Después, brincar a la cancha electoral.
Por eso, apretando todos el botón nuclear se rafaguean en la espina dorsal.
Mantener, pues, la tensión abierta. Quizá porque “santo que no es visto no es adorado”.
Pero, además, porque quien pega el primero y el segundo y el tercer golpe, gana o puede ganar.
Más porque uno que otro son explosivos por naturaleza y lo traen en el ADN.
Por ejemplo, explosivo Cisneros Burgos. Explosivo Julen Rementería. Explosivo Miguel Ángel Yunes Linares. Explosivo Héctor Yunes Landa.
Incluso, explosivo el góber jarocho de López Obrador. La inseguridad, la incertidumbre y la zozobra, por ejemplo, lo hacen estallar. Y cada vez que un reportero le pregunta sobre el último feminicidio o el último político asesinado, imparte clases de periodismo y luego repite su estribillo universal:
“Ya hay pistas de los criminales. Ya tenemos retratos hablados. Pronto caerán los homicidas físicos e intelectuales. La policía sigue pistas concretas. No sean alarmistas. Veracruz ya no se tiñe de rojo”.
Y el mundo rosáceo que imagina, vislumbra y sueño, en el limbo. Mejor dicho, en la nada. Y la nada, nada es, dice el teólogo de la esquina.

REGUERO DE PÓLVORA VERBAL

La tragedia social se va acumulando como los peces y los panes, los ácaros y la humedad y los conejos.
Y ellos, los políticos cohetes continúan en el duelo inacabable.
Para ellos, todos los días son iguales. El comienzo del bombardeo, como si se tratara de un largo Estado de Sitio y/o Estado de Excepción.
Y cuando a veces pareciera que los días serán apacibles, de pronto, el reguero de pólvora verbal.
Y aun cuando la vida cotidiana termina imponiéndose porque los ciudadanos de a pie necesitan, con todo y coronavirus, trabajar y producir mejor así sea atrás de la computadora, en línea, la masacre entre los políticos cohetes sigue, insaciable.
El botín político, económico y social está muy codiciado y como el adagio famoso, “bien vale una misa”.
En el caso, se trata de una misa concelebrada. Morenos, azules, rojos, amarillos, etcétera, trepados en el ring. Explosivos. Tozudos. Bragados.
Un político priista lo dice así: “Tú, calumnia y desprestigia… que algo queda”.
Javier Duarte decía que el deporte favorito en Veracruz es la intriga y la conspiración.
Los político cohetes siguen con los guantes puestos porque necesitan demostrar que desbordan vitalidad, fuego, incendio, pasión volcánica.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.