cargando

En twitter:

Expediente 2021
Sábado 20 febrero, 2021

Trans para diputada

Una mujer transexual de Veracruz se ha lanzado como aspirante y suspirante a una diputación federal. Pero, además, por la curul pluri. Sin hacer campaña ni gastar un centavito. Es por el distrito de Poza Rica. El V. Se llama Cristina Ortiz Vargas.
Y en las redes sociales, donde tan contenta se ha expresado, posó con el documento del registro como precandidata.
MORENA... haciendo historia. La apertura a la vida misma. Cierto, se han opuesto a la legalización del aborto. Se la han llevado en largas.

Luis Velázquez

Festinando, incluso, hasta encuesta “a mano alzada”. Pero sin aterrizar.
También se niegan a que la comunidad sexual adopte niños. Y al matrimonio igualitario.
Y en el caso de la mujer trans de Poza Rica, se ignora si la dejarán pasar. Y en todo caso, si el registro fue “atole con el dedo”.
Ya se verá. Pero mientras confiemos en la posibilidad. La apertura política, social y moral. Partiendo de una sola realidad avasallante: la diversidad sexual florece, camina, se desarrolla, existe.
Y ni modo “de tapar el sol con un dedo”. Simple y llanamente son ciudadanos de a pie.
Se lanzan, como la mujer trasns de Poza Rica, porque quizá les atraiga la política. Pero también, y como ellos mismos han sostenido, ningún diputado local ni federal se ocupa de sus derechos.
Nada mejor, alentador, esperanzador, que una de ellas llegue al Congreso de la Unión soñando con un parteaguas para empujar iniciativas de ley con todo y tener enfrente a 499 diputados federales.
Y la fuerza del sistema político. “El país de un solo hombre”. El tlatoani, el gurú, el chamán, y de cuya palabra dependen las grandes y menores decisiones políticas.

PRUEBA DE FUEGO

Duro y rudo es el cabildeo de los activistas para legalizar el aborto. Ruda y dura la lucha de la comunidad sexual para el matrimonio igualitario.
De entrada, la fuerza de las iglesias y de todo tipo. Más, de la región católica, con todo y que, de acuerdo con el INEGI, va en caída libre. Cada vez menos católicos.
Una simple amenaza de las elites eclesiástica advirtiendo que excomulgarán a los políticos que aprueben el aborto, basta y sobra para que todos ellos tengan presiones familiares y reviren.
Es el mismo caso, por ejemplo, de las bodas gay y de la adopción de hijos.
Por fortuna, desde el Congreso de la Unión aprobaron los derechos civiles a las parejas gays y hasta las pueden registrar como beneficiarias en el INFONAVIT y de una pensión, por ejemplo.
Pero el grueso de los pendientes sociales está en chino.
Un solo antecedente: cuando López Obrador fue jefe de Gobierno en la Ciudad de México se la pasó “cabeceando” a los activistas sobre el tema del aborto y seis años después, puro cuento.
Ahora, como presidente de la república y de cara a la elección de quince gobernadores y quinientos diputados federales, ni modo que de pronto abra la posibilidad, pues las elites eclesiásticas se irían en contra.
Por eso, el caso de la mujer trans registrada como precandidata de MORENA a la diputación federal y plurinominal, además, resulta indicativo y significativo.
La hora estelar es cardiaca para conocer si aprobó el filtro, cierto, de la dirigencia nacional de MORENA. Pero más aún, del jefe máximo, el presidente de la república.
Y es que, de entrada, si la trans de Poza Rica va por la curul uninominal, con una población católica el rechazo electoral será fuera de serie, con todos los vientos huracanados en contra.
De ahí que su nominación pluri será “prueba de fuego”.

CAMINO DE ESPINAS Y CARDOS

Adolfo Ruiz Cortines, presidente de la república, otorgó el voto a las mujeres. ¡Ah!, pero sin el legítimo derecho a ser votadas.
Antes, mucho antes, en la Revolución, Pancho Villa aplicó una encuesta “a mano alzada” entre las Adelitas preguntando qué harían con un traidor. Todas, sin excepción, contestaron, cada una por su lado, “lo fusilaríamos”.
Entonces, Villa dijo: “Las mujeres son muy duras. Serían geniales gobernando el país”.
Muchos sexenios debieron pasar para que la mujer fuera lanzada de candidata a un cargo de elección popular. La primera, parece, la poetisa Griselda Álvarez, con el presidente Miguel de la Madrid, candidata a gobernadora en su tierra, Colima.
Pero fue, parece, hasta con Enrique Peña Nieto, cuando crearon el concepto llamado “la cuota de género”.
Lucha, pues, dura y ruda, difícil y escabrosa.
Y si así fue a las mujeres, entonces, en el caso de la comunidad sexual y las mujeres trans, mucho peor.
La carrera cuesta arriba como si fuera el camino al Gólgota, lleno de espinas y cardos.
La vida así es, tal cual, no obstante. Y solo queda seguir luchando y luchando y luchando.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.