cargando

En twitter:

Expediente 2021
Sábado 13 febrero, 2021

Reportera agraviada

Es presidente municipal de Poza Rica. Y es de MORENA, la 4T, la izquierda delirante de los derechos humanos. Se llama Francisco Javier Velázquez Vallejo. Y uno de sus hijos, Javier Velázquez Straffon, está señalado de agredir a una reportera. Lilia López, corresponsal del diario digital, alcalorpolítico.
La denuncia fue presentada ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, CEDH. Se ignora si la interpuso ante la llamada Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas, CEAPP.

Luis Velázquez

Pero ahí está, con Namiko Matsumoto, y ya se verá si camina. La archivan. O engavetan.
Más, porque de acuerdo con la reportera, han sido varias agresiones. Incluso, a través de la red social Facebook.
Todo, porque Lilia López ha rendido cuentas a través del ejercicio periodístico de los contagios y decesos de personal del Ayuntamiento.
Por fortuna, no vive en Sanghai, donde la directora de un medio digital está encarcelada por contar las historias dramáticas de muerte en Wuhan, la provincia china donde naciera la pandemia hacia finales del año 2019.
Pero en cambio, el hijo del alcalde se da vida agrediéndola, hostigándola.
Incluso, y como es natural, la directora de Comunicación Social del alcalde, Beatriz Bonilla Herrera, blindó al hijo del edil.
Más porque la colega interpuso denuncia en el Ayuntamiento y nunca procedió.
Entonces, se fue a la CEDH, porque, bueno, en tierra de caciques, mejor dicho, cuando un presidente municipal de MORENA se convierte en “señor de horca y cuchillo”, y los hijos son como el hijo de Pedro Páramo en la novela de Juan Rulfo, entonces, hay veces cuando la vida está más cerca de la muerte.
Los derechos humanos de una reportera, mujer, están agraviados.
La denuncia también incluye agresiones sicológicas, violencia de género y daño moral.
Más, porque cada vez que la colega se ocupa del COVID en el palacio municipal de Poza Rica, el hijito del alcalde enfurece más y más.
De plano, como si la pretendiera acallar.
El alcalde, caray, insólito, inverosímil, es de MORENA. Aquella de la purificación moral y la honestidad valiente.

¡AY, LOS SERVIDORES DE LA NACIÓN!

Ella es una mujer. 6 de cada diez habitantes de Veracruz son mujeres.
Veracruz, en el primer lugar nacional en secuestros, feminicidios y extorsiones.
Y por añadidura, en uno de los primeros lugares nacionales en impunidad.
Las mujeres hoy en Veracruz viviendo los peores días y noches sombrías y atroces. Como la Fiscal Regional y una diputada a quienes en un restaurante de Oluta intentaron asesinar el primer martes de febrero, día de la Candelaria.
Mujeres apuñaladas y asesinadas. Mujeres decapitadas. Los cadáveres de mujeres flotando en los ríos y lagunas aguas abajo.
Maridos, asesinados delante de sus esposas y los hijos. Mujeres ejecutadas cuando la familia se ha declarado incompetente para cubrir el pago del rescate.
La periodista María Elena Ferral, reportera en Papantla, corresponsal del Diario de Xalapa, asesinada en una calle en el pueblo frente al despacho de un notario público.
Y luego del reality-show de la Fiscal General con la captura de parte de los asesinos físicos e intelectuales, el crimen en el olvido, guardado en el mundillo burocrático.
La semana anterior, par de reporteros denunciando amenazas.
Y en tales circunstancias, nadie desearía que a la colega de Poza Rica le asestara por sorpresa un ataque fatídico de caspa.
Más, cuando luego de que par de ediles defendiera en sesión de Cabildo a la reportera, el alcalde menospreciara el caso, defendiendo, claro, a su hijo.
El hijo, entonces, “crecido al castigo”. Sintiéndose y creyéndose el hijo de la primera autoridad municipal, pueblos aquellos donde el presidente municipal es dueño del día y de la noche.
Más, mucho más, en el tiempo de los soldados de la patria, siervos de la nación y chairos obradoristas.

UNA VIDA EN PELIGRO

En el gobierno de la 4T van trío de reporteros asesinados. Una mujer, María Elena Ferral, en Papantla, el 30 de marzo del año 2020, casi un año. Y dos hombres, Jorge Celestino Ruiz y Julio Valdivia Rodríguez, a quien, además del crimen, lo decapitaron y tiraron la cabeza y el cuerpo en
lados diferentes, pero cerca de las vías del tren para crear la percepción de que el ferrocarril se lo había tragado.
Nadie pensaría que el hijo del alcalde y el presidente municipal se pasaran de tueste y acabaran con la periodista Lidia López.
Más, cuando, caray, hasta el presidente de la república enfermó de COVID. Y el hombre más rico del mundo que fuera y del país que es, Carlos Slim Helú.
Pero, bueno, en cosas de pasiones y pasioncillas y furores y berrinches, nadie sabe.
Nunca ha de olvidarse, sin embargo, que “pueblo chico, infierno grande”.
Y allí donde hay caciques o aprendices de caciques, el mundo se vuelve el peor infierno del mundo, pues la palabra escrita se vuelve más peligrosa que una Magnum y una R-15.
Las agresiones están hoy en las redes sociales, el whastsapp. Y de allí a la realidad real, encarnadas en violencia reciclada, solo existe un paso, digamos, incluso, y hasta una borrachera con los amigos.
¡Vaya tragedia!
Javier Duarte, por ejemplo, convirtió a Veracruz en “el peor rincón del mundo para el gremio reporteril”, más famoso que Somalia y Afganistán. Más que en la Rusia de Vladimir Putin, quien con su policía detuvo a noventa reporteros cubriendo el mitin en favor del disidente ruso.
Con Miguel Ángel Yunes Linares, 5 reporteros asesinados.
Con Cuitláhuac García, van 3.
Son hechos indicativos y significativos de lo que puede suceder en Poza Rica, pues en ocasiones anteriores, Lilia López puso la violencia en el palenque público. Ahora, de nuevo. Ojalá sea escuchada desde el palacio de gobierno de Xalapa. Con hechos y resultados, más allá del vacuo palabrerío de siempre.
Una vida humana está en peligro.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.