cargando

En twitter:

Expediente 2021
Viernes 12 febrero, 2021

60 mil desempleados

Luego del COVID y el rebrote, con la recesión, la vida se ha endurecido. La CANACO Veracruz hace un balance. Al momento, cerrados de manera definitiva más de 6 mil doscientos negocios. El total de desempleados, unos sesenta mil.
Por ahora, ningún experto (economista, sociólogo, político) sabe el desenlace.

Luis Velázquez

Podrán, claro, y como siempre, vislumbrar el futuro.
En Estados Unidos, por ejemplo, la recesión en el año 1929 duró diez años.
Los demócratas dicen que la economía en EU vive el peor año desde la Segunda Guerra Mundial, hacia el año 1945, cuando Adolf Hitler, derrotado, mató a su perro, mató a su esposa, recién casados, y se suicidó.
De por sí, en Veracruz la vida ya estaba reducida. Bastaría referir unos datos:
Un millón de paisanos como migrantes sin papeles en el país vecino. Veracruz, en el primer lugar nacional en la producción y exportación de trabajadoras sexuales.
Uno de cada 3 jefes de familia llevando el itacate y la torta a casa con el ingresito obtenido en el changarro, incluso, vendiendo tacos y tortas de casa en casa.
6 de los 8 millones y cacho de habitantes, en la miseria, la pobreza y la jodidez… que así lo establece el INEGI.
Entonces, con la llegada del COVID y la recesión, los días más oscuros en todas las latitudes geográficas del mundo.
Pero allá cada gobernante con su estrategia para, digamos, atenuar el mal.
Aquí, entre nosotros, el rostro de la guerra, como si estuviéramos. La pandemia y la economía en picada.
Y en picada, porque cada mes, el balance de las cúpulas empresariales detallando el número de negocios, comercios, empresas quebradas.
Por fortuna, las funerarias y los moteles, los negocios más prósperos. Un chico lo dice así:
“El coronavirus es un riesgo fatídico. Pero más intensa y frenética es la calentura”.

EU, JODIDO. PEOR VERACRUZ

La vida se ha vuelto dura, ruda y sombría. Más, cuando en la mayor parte de familias hay desempleados.
Y aun cuando lista significativa proviene de los políticos priistas y panistas desempleados desde hace 4 y 2 años, el mayor número está en los trabajadores informales y formales.
En otros casos, hay empresas heroicas que redujeron el salario a la mitad para, digamos, conservar la nómina.
Otras, sin embargo, la cuchilla pareja haciendo el corazón a un lado, pues la realidad es aplastante.
Un colega reportero, por ejemplo, de plano renunció al periodismo y se contrató de policía auxiliar, pues “los chamacos tienen hambre”, dijo.
Y ningún desdoro, claro. Lo importante es el trabajo digno, honrado y limpio.
Pero cada vez, más puertas cerradas que ni siquiera, vaya, los profetas del desastre se atreverían a pronosticar el futuro que viene.
Por ejemplo, el número de años que seguiremos así pues de que el país, y el mundo, puedan recuperarse algún día, tal vez será.
Y desde luego, la consecuencia atroz en todos los rubros económicos y sociales de la vida, como aquellas familias pobres, pobres entre los pobres, que algún día, cuando tocaran fondo, mataron a sus hijos y luego se suicidaron.
Historias, claro, fatídicas. Pero al mismo tiempo, la realidad.
Más, en un país con tanta desigualdad económica, social, educativa y de salud, seguridad, justicia y desarrollo humano.
Bastaría citar que en Estados Unidos, el país más poderoso del mundo, la Casa Blanca reconoció que veinticuatro millones de adultos enfrentan problemas para alimentar a sus familias, en tanto, al momento, han desaparecido casi diez millones de empleos. (La Jornada-México, David Brooks, 29, 1, 21)
La nación más poderosa del mundo.
¡Qué será, entonces, de Veracruz!

CLUB DE SOBREVIVIENTES
En los cruceros, multiplicados el número de pordioseros. Mejor dicho, de padres de familia recurriendo a la última posibilidad para unos centavitos como es pedir limosna en la calle.
En las casas, más personas tocando el timbre para una ayudadita “porque mi esposo está desempleado y no tenemos para comer”.
En los cruceros, unos señores con un cartón colgando del cuello donde se declaran meseros… sin trabajo y extendiendo la mano para unos centavitos.
El fontanero, el pintor, el carpintero, el jardinero, etcétera, llamando a casa para ver si tienen por ahí una chambita porque andan en la quinta pregunta.
Las señoras cocinando galletitas en casa y ofreciendo en venta a las amigas.
Unas señoras haciendo tamales al mejor estilo del pueblo para ofertarse, primero, claro, con las amigas, y luego, de casa en casa.
Los pescadores mirándose entre sí en la bahía porque hasta la pesca ha bajado, como si los pescaditos hubieran migrado al fondo del mar o al centro del Golfo de México.
Cada vez, más padres de familia dando de baja a sus hijos de escuelas particulares porque seguir pagando la colegiatura mensual resulta imposible.
Las familias que antes salían a comer al restaurante, digamos, los fines de semana, concentradas en casa, haciendo comidas con la familia para la convivencia en las horas sombrías que se viven y padecen.
Cada vez, y por desgracia, más difícil vivir.
El día cuando quizá el COVID y la recesión se vayan bien podrá formarse el gran Club de los Sobrevivientes y en donde todos disfrutarán los días y las noches, aun cuando al mismo tiempo, llenos de dolor porque parte de los suyos estarán muertos.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.