cargando

En twitter:

8 Columnas
Viernes 10 julio, 2020

Historias Memorables


Pesadilla inacabable
•Buscar a los hijos
•Fosas clandestinas

Héctor Fuentes


Nada llena de más dolor, sufrimiento y ternura como mirar a las madres y padres de familia buscando los restos de sus hijos secuestrados y desaparecidos en Veracruz en los campos llaneros...

donde, se entiende, hay fosas clandestinas.
Nada conmueve y estremece tanto el corazón humano como verlas bajo el solazo iracundo cubierta la cabeza con un sombrero, un cubrebocas en la cara, una blusa de manga larga para proteger la piel del sol, buscando los cuerpos de sus hijos a quienes desde el año 2011, mínimo, tienen desaparecidos, tiempo aquel del duartazgo.
Un ciudadano consciente de lo que está ocurriendo en Veracruz desde hace muchos años se cimbrará cuando cada vez que por ahí anuncian una posible nueva fosa clandestina miran a las madres, sobre todo, pues los esposos han de trabajar, llegar a la zona deseando que acaso, quizá, el cadáver de su hijo esté allí, sin vida, con el único objetivo de darle un abrazo y cristiana sepultura.
Una lucha conmovedora día tras día, de mes en mes, de año en año, y que dura unos nueve años.
Por un lado, continuar soñando con la posibilidad de que el hijo esté vivo por ahí con vida, y por el otro, la inevitable desventura y desgracia de que tantos años después, y sin comunicarse con la familia, estuviera muerto.
Y entonces, la más terrible y espantosa resignación de seguir aposentado a encontrarlo en alguna fosa clandestina.
Es un dolor y un sufrimiento que a nadie se le desea ni tampoco ninguna familia desearía vivir la pesadilla inacabable.

DESDÉN OFICIAL
El diccionario de la Real Academia Española, RAE, es injusto. Casi casi, inhumano. Los puristas del lenguaje han dejado fuera a los padres con hijos secuestrados, desaparecidos y muertos.
Por ejemplo:
Si un hijo pierde a un padre... la RAE lo denomina huérfano.
Si una mujer pierde al esposo... le llaman viuda, o viudo, al revés.
Si una pareja se separa... la definen como divorciada.
Si una persona se quita la vida... suicidio.
Pero si unos padres pierden a un hijo, ya sea secuestrado, desaparecido, asesinado, de muerte natural, ninguna palabra existe para denominar de manera concreta y específica el estado natural.
Injusticia de la RAE, también injusticia cuando, por ejemplo, hay desdén oficial (tiempos de Javier Duarte, Miguel Ángel Yunes Linares y Cuitláhuac García Jiménez) para solidarizarse con hechos, primero, en la búsqueda de cadáveres en las fosas clandestinas.
Y segundo, la prueba ADN con los restos hallados.
Bastaría referir los plantones de las madres con hijos desaparecidos en Veracruz, por ejemplo, en la última visita de López Obrador a Emiliano Zapata, Xalapa y Perote.
Y del gran plantón en el zócalo de la Ciudad de México.
Y la decisión de López Obrador de que se abstenía de hablar con los familiares en nombre de la sana distancia en el tiempo del coronavirus.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.