cargando

En twitter:

Escenarios
Jueves 28 mayo, 2020

La vejez, un estorbo

•Oler a viejo
•Eutanasia, solución

UNO. Vejez incómoda

Por lo general, la vejez constituye un estorbo para la familia. Por razón natural, hacia la sexta, séptima década, ni se diga la octava, novena, la persona ya dio todo lo que pudo ser. Y entonces, se vuelve incómodo. Es la ley de la vida.

Luis Velázquez

Si bien va al vejestorio, termina en casa, por ahí, en una habitación, arrumbado. En todo caso, si la familia puede, en un asilo, donde de vez en vez sea visitado.

DOS. Oler a viejo
En realidad, los hijos y las nueras ocupados en su chamba, ni modo de exponerse a un desgaste. Y como tampoco pueden quedarse a la deriva, entonces, la vida se vuelve un infierno…, por más y más apapachos.
De ñapa, en la sexta, séptima década, la persona ya no puede valerse por sí misma. Además de enfermo, las necesidades físicas ganan y la vida empeora.
El olor a viejo, a humedad, se vuelve impenetrable… por más que el anciano pudiera bañarse dos, tres veces al día y se tire la botella con perfume y rocíe de talco.

TRES. Ni siquiera de florero
Peor tantito, ni siquiera de florero puede el anciano utilizarse, digamos, recordando los tiempos heroicos del pasado.
Unas veces, porque se vuelven repetitivos y cuentan lo mismo. Las más, porque el Alzheimer causa demasiados estragos y la mayor parte de las neuronas están neutralizadas, muertas, sin vida.
En la sexta, séptima década, la mayor parte, inválidos. Desde luego, improductivos, viviendo acaso de la pensión, con todo y pensiones de dos mil, tres mil pesos, y que se van en una comidita en el restaurante.

CUATRO. Eutanasia, digna solución
Ley de la vida, la persona termina arrumbada. Peor, si enferma más. O si de pronto aparece otra enfermedad.
Basta referir que el Norvaz, para la presión arterial, vale casi mil pesos. Y el Procaz, para la próstata, rebasa los mil 500 pesos. Y solo traen treinta pastillitas. Pa´un mes.
Por eso, con o sin permiso de la llamada autoridad, nada más digno que la Eutanasia. Para bien del anciano y bien de los hijos.
“Haiga sido como haiga sido”, el anciano ya cumplió. Y ni modo de significar una carga, y carga pesada, para la familia.
Pocos, excepcionales ancianos se suicidan. Quizá están limitados por las neuronas fuera de servicio.

CINCO. Picasso y Matusalen
Hay excepciones, como todo en la vida. A los 80 años de edad, Pablo Picasso embarazó a una chica de veinte años y fue padre, y aun cuando los amigos lo evidenciaban, el pintor estaba seguro de la paternidad, pero más aún, orgulloso de su fortaleza de toro, lúcido que estaba, y lo creía y era suficiente.
Matusalen, cuenta el relato bíblico, vivió más de novecientos años, y era muy querendón.
Pero en la mayoría de seniles, la vida camina en contra.

SEIS. Final digno
Viejo y enfermo, pobre y jodido, la muerte a través de la eutanasia es el único camino digno.
Millón de veces, años luz, irse con dignidad que andar por ahí como florero viejo, dando lástima.
Y de ñapa, exponiendo a los hijos a tocar puertas, digamos, para comprar medicinas tan caras, o en todo caso, para pagar la mensualidad en el asilo, pues simple y llanamente, el sueldo de ellos, tan precario (salarios insultantes refería Albert Camus en 1940) resulta insuficiente.
En todo caso, se parte de un principio universal: todos tenemos derecho a tener derecho a un final digno.


2 comentario(s)

Norma porthos 30 May, 2020 - 03:59
Que fuerte, pero verdadero
Saludos

Mavis 29 May, 2020 - 08:23
Me has roto el corazón

Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.