cargando

En twitter:

Escenarios
Viernes 07 febrero, 2020

Policías asesinados

•Crímenes impunes
•Tiradero de cadáveres

UNO. El mundo impune

Veracruz es un tiradero de cadáveres. Y entre ellos, en los últimos catorce meses, un aproximado de veintidós policías, incluidas mujeres, han sido asesinados.
Y aun cuando a primera vista, el objetivo de los malandros son los

Luis Velázquez

elementos policiacos, en la estadística de la muerte figuran 24 políticos ejecutados, más de 250 mujeres asesinadas (Veracruz, primer lugar nacional en feminicidios), y unos diez activistas, unos veinte miembros de la comunidad sexual, más 45 menores de edad, la mayoría de 17 años de edad, engrosando la fila de cruces en los panteones municipales.
La mayoría, vaya paradoja, en la impunidad.
Pero más indicativo y significativo el hecho de que los 22 policías asesinados también estén en la impunidad.
Nunca, por ejemplo, ha sido boletinada la detención de unos malandros homicidas de policías.
Uno tras otro de los guardianes del orden público han perdido la vida y jamás un detenido.
Nadie pensaría que la secretaría de Seguridad Pública apostó a un bajo perfil sin tocar el tema, digamos, que porque los policías asesinados tenían amistades peligrosas con los sicarios y los carteles.

DOS. Cadena de impunidad
En el duartazgo, ocho policías de Ursulo Galván fueron desaparecidos y nunca se tuvo conocimiento de su destino.
Durante muchos meses, los familiares exigieron un informe al gobierno de Veracruz sobre su paradero y jamás hubo respuesta.
En Xalapa, los familiares de otros policías asesinados reclamaban justicia, pero también, una pensión, y conforme se fue el duartazgo y también la yunicidad, nunca más se conoció el desenlace.
Y por tanto, quisiera pensarse que esas historias terminaron en la impunidad, de igual manera como ahora, con MORENA en el palacio de gobierno de Xalapa están quedando los crímenes de los veintidós policías.
Y bueno, si todos ellos fueron ejecutados “en el cumplimiento del deber” pero sin cuentas claras sobre los homicidios, ya podrá el lector imaginar la creciente impunidad con los casos de los políticos, las mujeres, los activistas, la comunidad sexual y los menores de edad asesinados en el tiempo de MORENA en Veracruz.
Los policías habrán dejado niños huérfanos y viudas, y quizá padres ancianos a la deriva económica y social que dependían de ellos.
Una cadena de impunidad, entonces, se ha tejido y destejido y vuelto a tejer en un Veracruz ensangrentado y adolorido donde nadie tiene segura la vida al día siguiente.

TRES. Veracruz desolado
La justicia para los 22 policías asesinados está en la cancha de la Fiscal, pero ni modo que el secretario de Seguridad Pública, SSP, exija cuentas y el fin de la impunidad.
En todo caso, aplica el principio francés de “dejar hacer y dejar pasar”, pues unos a otros, elites políticas, se encubren y protegen.
Los familiares de cada uno de ellos, sin embargo, seguirán esperando el informe sobre los presuntos asesinos tanto físicos como intelectuales y las razones o pretextos, así como también la justicia social con una indemnización como la ley establece.
En algunos casos, la SSP homenajeó a uno que otro policía, y más allá, digamos, de los honores de rigor, nunca trascendió el beneficio social para la familia y que, bueno, bien pudo efectuarse con bajo perfil, lejos de las candilejas, y los niños huérfanos y las esposas viudas habrían quedado satisfechas.
Ojalá.
Y es que con el crimen de mujeres y hombres, la familia queda en la desolación, primero, y segundo, en el desamparo económico y social, y la vida se vuelve un infierno perpetuo, por más y más que los parientes pudieran salir al rescate.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.