cargando

En twitter:

PosData
Lunes 21 octubre, 2019

Exonerados, presuntos secuestradores de Pedro Huesca

Los dos detenidos por el secuestro del ex Ministerio Público, Pedro Huesca Barradas, y su secretario, con un pie en la calle
•Jueces federales y la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinan que se violaron sus derechos humanos y el debido proceso
•Caso fue mal integrado por la Procuraduría General del Estado de Amadeo Flores y su hombre fuerte, Enoc Maldonado
•Caso Pedro Huesca y Gerardo Montiel, los primeros identificados de los cuerpos rescatados en la fosa de Colinas de Santa Fe

Dos presuntos integrantes de la delincuencia organizada quienes estaban sentenciados a 50 años de cárcel por el secuestro del Ministerio Público Pedro Huesca Barradas, y su secretario, Gerardo Montiel Hernández, han sido exonerados gracias a beneficios de la justicia federal.
Después de varios años de lucha, la defensa de Obed Pulido Murrieta, El Cocho, y Roberto Lewis Martínez, El Lewis o Pantera, acreditó ante jueces federales y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que fueron sentenciados pese a que se les había violado el debido proceso al momento de su captura.
Esto pasó gracias a las pifias y errores cometidos por el personal del entonces Procurador Amadeo Flores, y su hombre fuerte en Investigaciones Ministeriales, Enoc Maldonado Caraza.
En ese entonces, Obed Pulido Murrieta, El Cocho, y Roberto Lewis Martínez eran los únicos dos detenidos por la serie de casos de desapariciones forzadas que se dieron la zona de Cardel, La Antigua y Úrsulo Galván entre 2012 y 2015, y que apuntan a las fosas de La Guapota y Colinas de Santa Fe.
Docenas de personas, sobre todo jovencitos, fueron levantados por la delincuencia y la policía estatal. Desde entonces no se sabe nada de muchos de ellos. Sus familiares tienen amplias expectativas de que sean encontrados en La Guapota o en Colinas de Santa Fe.
Los de Pedro Huesca Barradas y su secretario Montiel Hernández fueron los primeros cadáveres que se identificaron entre los restos rescatados en Colinas de Santa Fe, la gran mayoría depositados ahí por los cárteles de la droga en complicidad con autoridades. El protocolo de indentificación y entrega se realizó a principios del 2017.
Dentro del expediente 116/2013, del Juzgado Primero de Primera Instancia del distrito Judicial de Uzuluama, los dos sentenciados habían señalado a Víctor Manuel Sandoval, mando de la SSP de Ciudad Cardel como parte del operativo que actuó para sustraer a los dos servidores públicos el 15 de abril del 2013.
Según los expedientes del fuero común y el federal, Huesca Barradas causó baja por haber disgustado a un alto mando del Cártel de Jalisco Nueva Generación en el puerto jarocho, a raíz de que el MP adscrito a la operación Veracruz Seguro, no dejó ir a tres detenidos de esa organización criminal quienes habían sido puestos a disposición por la SEMAR.
Se trataba de tres sujetos que habían sido sorprendidos con un coche robado, y como fueron consignados, esto enfureció a los criminales.
Tanto el Cocho como el Lewis están mencionados en los dos expedientes por haber colaborado en tareas de halconeo contra el MP y fuerzas federales para concretar el levantón a Pedro Huesca Barradas, ocurrido el 15 de abril del 2013 en Cardel, donde tenía su domicilio.
Dentro de las declaraciones de ambos integrantes de la mafia, se consigna la importancia de la participación de Víctor Manuel Sandoval para conseguir que Huesca Barradas fuera privado de la libertad, y que finalmente fueran entregados a la organización que los reclamaba en el puerto jarocho.
Ese mismo 2013, poco después de la desaparición de Huesca Barradas y su secretario, el Cocho y El Lewis fueron capturados por fuerzas federales en coordinación con la Policía Ministerial, y la responsabilidad de esa investigación estuvo en manos de un hombre clave para entender el tema de desapariciones en Veracruz, Enoc Maldonado Caraza, ex procurador regional en Córdoba, ex director de la Policía Ministerial y ex Director de Investigaciones Ministeriales, hombre sumamente allegado al ex Fiscal Luis Ángel N y Rosario N, quienes están bajo investigación criminal.

SENTENCIADOS
Fue el juez Edilberto García Osorio, quien era titular del juzgado Mixto de Primera Instancia de Uzuluma, el que sentenció al Cocho y al Lewis a 50 años por secuestro y espionaje (halconeo), allá por el 2015.
En la apelación promovida por la defensa de los sentenciados, la Quinta Sala del Tribunal Superior del Poder Judicial del Estado de Veracruz, confirmó en firme la sentencia Edilberto García Osorio.
Una de las pruebas más fuertes para lograr esa sentencia, fue la confesión en donde El Cocho como el Lewis reconocían haber participado en el delito contra los dos funcionarios, pues aportaron detalles de los planes y expusieron que la red de corrupción de la SSP en Cárdel que fue empleada para desaparecer a Barradas Huesca, a su secretario y a un grupo de policías de Úrsulo Galván, en enero del 2012.
Una fuente apegada al caso dijo bajo anonimato sin embargo que la investigación estuvo mal integrada por parte de Enoc Maldonado Caraza, quien violó las garantías de los inculpados, primero al detenerlos cuando no contaba con orden de aprehensión, pues ellos fueron llamados a comparecer en un estatus distinto al de detenidos.
Cuando los tuvieron a la mano, la policía les detuvo y fincó cargos. Además, la defensa del Cocho y El Lewis dijo que habían sido torturado para que se incriminaran.

AMPARADOS
Alegando que se violaron sus derechos, los señalados consiguieron el amparo directo 351/2016 ante el Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal, que anula la sentencia de 50 años por secuestro y los 10 por espionaje y ordena a la Quinta sala elaborar una nueva sentencia.
La nueva sentencia -según lo ordenado por el Colegiado- debe ignorar las confesiones de los dos detenidos por considerarlas "autoincriminatorias", las denuncias en su contra por las familias de los afectados, las ampliaciones de las declaraciones y la puesta a disposición. Así lo resolvió el magistrado ponente Alfonso Ortiz Díaz y el Presidente, Antonio Soto Martínez.
La parte agraviada tramitó dos amparos más y recurso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en los dos casos, confirmaron la sentencia absolutoria a favor de Obeb Pulido Murrieta y Roberto Lewis Ferrer.
Desde finales del 2018 ambos quedaron absueltos por el caso Pedro Barradas Huesca, permanecen detenidos en un penal federal en Veracruz, pero por delincuencia organizada.

ESTABAN FORZADOS
El Cocho y El Lewis afirman en sus declaraciones que estaban trabajando para el Cártel de Jalisco bajo amenaza, y que antes les tocó jalar con Los Zetas.
Cocho venía de haber pasado un tiempo en un tutelar de menores, a donde fue ingresado tras ser sorprendido en comisión de diversos delitos en un hotel de Cardel, en 2012, estaba como estaca en esa zona cuando lo sorprendió el operativo de la Marina.
Al quedar libre por ser menor de edad -dice-, intenta buscar trabajo “en lo derecho” y no lo consiguió, la vida lo llevó de nuevo a las brechas de la delincuencia, y fue reclutado por El Lewis, quien ya era operador del Cártel de Jalisco. En sus declaraciones ante el MP, Cocho describe que tuvo que trabajar para él haciendo labores de espionaje bajo amenaza de que el Cártel de Jalisco lo eliminara por haber sido Zeta en Cardel.
En su comparecencia, Lewis documenta que fue elemento de la municipal de Puente Nacional, de ahí se pasó a Úrsulo Galván, donde era oficial encargado de las tareas de seguridad del municipio, y además, de dar seguimiento a las actividades de la Marina y la SEDENA, tarea que hacía contra su voluntad por órdenes de su superior.
En alguna ocasión, no reportó la presencia de las fuerzas federales cerca de Galván, y éstos por poco causan baja a los Zetas. Los mandos del grupo criminal lo secuestraron dos días y lo torturaron. Al quedar libre, se marchó un tiempo de la zona, y regresó a Cardel a tratar de llevar una vida dentro de la ley, pero de nueva cuenta fue ingresado a trabajar en la delincuencia, esta vez de manera forzada, según su declaración ante el Ministerio Público de la Federación.


1 comentario(s)

juancarlos 24 Oct, 2019 - 01:01
ese ex procurador felipe amadeo flores espinoza y su casa de seguridad en la olmeca 57 de la reserva territorial donde llevaban gente y los golpeaban los vecinos de esa calle comentan que todos los dias se escuchaban gritos y llanto de personas que llevaban a esa casa y cuando han castigado a ese señor amadeo y su diablo antonio vazquez

Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.