cargando

En twitter:

Expediente 2021
Viernes 14 junio, 2019

Sofismas de Éric Cisneros

Quizá en el bachillerato, el secretario General de Gobierno de Veracruz habí­a deslumbrado a su profesor de Lógica y/o Filosofí­a Polí­tica. Habrí­a sido, digamos, en el capí­tulo de los sofismas. Y al mismo tiempo, luego de un ratito, habrí­a descarrilado.
Solo así­ pudiera entenderse, explicarse, comprenderse, los resbalones verbales en que anda.

Luis Velázquez

Por ejemplo, el jueves 6 de junio arremetió una vez contra Miguel íngel Yunes Linares para, quizá, justificar el nepotismo de la era Cuitláhuac.
Dijo, por ejemplo, que nepotismo el de Yunes, quien promovió a dos de sus hijos en cargos públicos, y a uno más, el primogénito, “lo quiso dejar como gobernador”.
Eso, claro, y como dijo Éric Cisneros, es nepotismo. Tan es así­ que la población electoral votó en las urnas en contra.
Además, y como dice la doctora Pola, “caso cerrado”.

PRIMOS POLíTICOS SEGÚN LA LEY

Otro caso, sin embargo, está abierto. Levantó escozor. Fue luego de que AMLO, el jefe máximo, se ocupara del nepotismo de Cuitláhuac.
Entonces, un reportero incómodo preguntó a AMLO en su última gira si sabí­a que el primo de Cuitláhuac, Eleazar Guerrero, despacha como subsecretario de Finanzas y Planeación, nepotismo puro, en su más alto decibel.
Así­, el queda/bien “Dos de palacio” deseó granjearse de nuevo con el corazón del góber y cayó en el sofisma.
Uno, dijo, por ejemplo, que Eleazar Guerrero está casado con una prima de Cuitláhuac.
Dos, y como no lleva los apellidos de Garcí­a ni Jiménez, ningún delito de nepotismo se comete.
Caray, el ingeniero agrónomo de la universidad pública de Baja California se enredó en su defensa pasional de su jefe y patrón, pues desde 40 años antes de Cristo la ley habla de los primos polí­ticos.
Y la ley también refiere el lazo consanguí­neo entre los primos carnales y los primos segundos y los primos terceros y los primos polí­ticos.

“COMPADRITO, NO ME DEFIENDAS”

Agrónomo que de seguro nunca ha ejercido, cayó en pifias jamás imaginadas por un ranchero, un campesino, un ejidatario.
Por ejemplo, que aun cuando Eleazar Guerrero está casado con la prima de Cuitláhuac “no implica que entre el gobernador y el funcionario de SEFIPLAN haya una relación directa”.
Ta´gí¼eno, pero en todo caso habrí­a de buscar si algún ciudadano se está “chupando el dedo”, pues está claro que con tal pretexto “ningún chile embona” a la población electoral.
Inverosí­mil, insólito, que “ninguna relación directa exista” cuando Eleazar está casado con una prima de Cuitláhuac.
Y más, porque dos hijos de Eleazar son funcionarios, y ni modo que con sus cargos públicos como director administrativo en la secretarí­a de Seguridad Pública de Javier Duarte y Fidel Herrera, en la secretarí­a de Comunicaciones, mereciera su ascenso triunfal en SEFIPLAN, donde en el pasillo se afirma que reproduce la misma historia del duartazgo, por ejemplo, cuando Tarek Abdalá, tesorero, era el jefe máximo por encima de los titulares.

SIMPLE TRíFICO DE INFLUENCIAS

Todaví­a peor.
El secretario de Gobierno resbaló en su sofisma diciendo que como una hija de Eleazar ocupa un cargo en el DIF y el DIF es otra dependencia ningún caso de nepotismo puede configurarse.
¡Vaya sofisma! ¡Vaya estrechez de mira! ¡El hombre, decí­a José Ortega y Gasset, como la medida de todas las cosas!
Aquí­ y en China y en el infierno, casos así­ se llaman tráfico de influencias y conflicto de intereses.
Más, mucha mayor entereza tuvo el diputado presidente de la Mesa Directiva de la LXV Legislatura, expriista, expanista y experredista, José Manuel Pozos Castro, al justificar el nombramiento de su hijo como subsecretario de Finanzas como “el orgullo de mi nepotismo”.
Y ni se diga la secretaria de Trabajo y Previsión Social, Guadalupe Arguelles, diciendo que buscó y buscó y buscó con microscopio a un profesional para la jefatura de Amparos de su dependencia y solo encontró a su hijita.
¡Vaya desfachatez en el palacio de Xalapa con los Morenos!

OBSESIONES CIRCULARES

En la charla con los medios, el funcionario expresó, claro, lógico, sus obsesiones obsesivas, como intitulara José Agustí­n una de sus novelas, Obsesiones circulares.
Por ejemplo, está claro que trae atravesado a Yunes Linares y a su fiscal carnal.
Por ejemplo, minimizó el nepotismo del que se ocupara AMLO en dimensión estelar asegurando que es una lacra social y moral, y dijo que “hay casos más importantes que atender en el Estado que el supuesto nepotismo”.
Quiso así­ poner en la cancha polí­tica la denuncia del Auditor Superior del Estado, “el corrupto” (así­ le llamó Yunes Linares), Antonio Lorenzo Portilla, en la fiscalí­a General de la República por “los actos de corrupción en el sistema de cámaras de la secretarí­a de Seguridad Pública que siguen sin servir y eso es algo grave”. (Diario de Xalapa, José Morales)
¡Caray, la pasión enfermiza!
Y la pasión enfermiza, primero, para insistir en un tema que ha de seguirse de oficio, siempre y cuando esté documentado.
Y segundo, la obsesión circular para lanzar fuegos pirotécnicos que permitan, digamos, encubrir el lodazal en que la era Cuitláhuac parece haber incidido con los asuntos borrascosos del nepotismo, el cuatismo y el amiguismo, satanizados por AMLO como delitos, y de la compra de patrullas, ambulancias y medicinas, más los presuntos trastupijes de Cluitlalandia que por ahora han ignorado, menospreciado o desconocidos, resguardados por ahí­.
La alteza de miras y la grandeza polí­tica del funcionario está vista y comprobada.
Y en ningún momento se trata, como dijera Ronaldo Reagan a los medios, si se está con él o contra él.
Simple y llanamente, Yunes Linares cometió el peor error de su vida con tanta experiencia y fogueo en el campo de batalla al soñar que podrí­a imponer a su hijo como gobernador.
Pero al mismo tiempo, con Cuitlalandia parecieran, o mejor dicho, han caí­do en las tentaciones del poder y eso que apenas ha transcurrido un semestre.
Incluso, hasta podrí­a evocarse la frase célebre de Flavino Rí­os Alvarado, el gobernador de 40 dí­as, de que “Javier Duarte era mi amigo, pero a todos nos engañó”.
Cuitláhuac y su equipo pudieran estar engañando, digamos, con la verdad. Mí­nimo, recuerdan al ratero pillado con su gritito de “agarren al ladrón, agarrón al ladrón”…


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.