cargando

En twitter:

Reportajes
Lunes 29 noviembre, 2010

A Calzón Quitado/“Fidel Herrera me agarrró de pendejo”/29 de noviembre de 2010

A Calzón Quitado ‘‘Fidel Herrera me agarró de pendejo’’ 29 de noviembre de 2010 * Angel Alvaro Peña, secretario de Turismo, descubrió que los recursos del 2 por ciento a la nómina eran jineteados * El gobernador de Veracruz se enceló cuando ‘‘El yaqui’’ presentó a su compadre López Dóriga con Javier Duarte Ángel Alvaro

‘‘Fidel Herrera me agarró de pendejo’’

* Angel Alvaro Peña, secretario de Turismo, descubrió que los recursos del 2 por ciento a la nómina eran jineteados
* El gobernador de Veracruz se enceló cuando ‘‘El yaqui’’ presentó a su compadre López Dóriga con Javier Duarte

Luis Velázquez Rivera
29 de noviembre de 2010

Ángel Alvaro Peña cuenta:

‘‘Nunca llegué al gabinete de Fidel Herrera porque mi compadre, Joaquín López Dóriga, se lo haya pedido. Mi compadre nunca habla a un político para solicitar un favor, porque evita comprometerse. Mi compadre es libre y crítico. En todo caso, mi compadre me ha dicho: ‘Prefiero hacer un negocio contigo por otro lado que pedir el favor’.

‘‘Yo llegué a la secretaría de Turismo, porque Fidel me invitó. Y, cierto, un día, Fidel me dijo: ‘Oye, habla con López Dóriga, me está madreando.

‘‘Pero yo nunca hablé con López Dóriga, con quien somos compadres de ida y vuelta. El bautizó a un hijo mío y yo bauticé a un hijo suyo. Sabía, como estoy informado, que entre Fidel y Joaquín los cables están cruzados’’.

El café lechero y la canilla se enfrían en la mesa. Angel Alvaro Peña, conocido en sus buenos tiempos como ‘‘El yaqui’’, cuando andaba trepado en una motocicleta y caía en gracia a José López Portillo, apenas y prueba los pedazos de piña y papaya. Narra. Revela. Confía.

‘‘Llegué a Turismo y me topé con que ni siquiera había un automóvil para la tarea oficial. Y lo peor, la secretaría de Finanzas y Planeación retenía 30 millones de pesos correspondientes al 2 por ciento de la nómina destinados para el fomento turístico.

‘‘Hablé con el gobernador y toqué puertas en Sefiplan. Llegué a la humillación de la antesala en Sefiplan para que entregaran el dinero. Me hacían esperar hasta dos horas. Y a veces, salía yo de la secretaría sin ningún centavo. En otras, me daban un abono. Y a los 2, 3, 4 meses, otra vez el pendiente de pago llegaba a los 30 millones.

‘‘Un día, no obstante, descubrí que el dinero lo estaban ‘sudando’, lo que constituye un delito, pues se trataba del dinero aportado por los empresarios y comerciantes del 2 por ciento a la nómina.

‘‘Un año y medio trabajé con Fidel. ¡Pero siempre me agarró de pendejo! Incluso, en un principio me engañó con la oficina del gobierno del estado en el DF, cuando Dionisio Pérez Jácome la rechazó. Es más, como me hacía dar vueltas un día lo mandé a la chingada, caminando del café de La Parroquia al hotel Emporio.

‘‘Y lo de menos era que me hubiera quejado con López Dóriga. Pero Joaquín tiene su chamba y yo tengo la mía. Y aguanté vara. Además, no era un dinero para mí, sino para fomentar el turismo, un dinero de los empresarios’’.

Jefe de giras presidenciales de José López Portillo, jefe de prensa de varias dependencias federales en la ciudad de México, amigo desde la infancia de César del Angel, el legendario dirigente campesino a quien Luis Echeverría encarcelara por la matanza de copreros en Acapulco, líder del Movimiento de los 400 Pueblos, Angel Alvaro termina el sexenio fidelista desencantado:

‘‘Tengo mi rancho en Tuxpan, pero vivo en el Distrito Federal. En unas horas regresaré a casa con mi familia, mis hijos, mis nietos. Trabajé con Fidel Herrera y operé para Javier Duarte, a quien conocí, con un grupo de muchachos fidelistas, en la campaña de Fidel para legislador y a quienes invitaba a comer. Incluso, me decían ‘el tio Angel’.

‘‘Supe, incluso, que el góber electo me tenía contemplado en su gabinete, pero que el mismo Fidel me vetó. Le hablé y le dije: ‘¡Oye, Fidel, no se vale, me estás vetando!’. El lo negó. Y le dije: ‘No te preocupes. Yo volveré a México y tú también. Y allá nos encontraremos. Y ya verás quién soy. Ya verá’’.

‘‘¡COMPADRE, VEN A VERACRUZ!’’

En la campaña electoral a gobernador, y a petición superior, Angel Alvaro habló con López Dóriga:

‘‘Compadre, ayúdame. Ven a Veracruz. Una visita. Una conferencia’’.

Y aun cuando el conductor del noticiero estelar de Televisa se negó en un principio, argumentando su distancia de los políticos, Angel Alvaro insistió, diciendo que ya le habían ofrecido trabajo en el próximo sexenio.

López Dóriga dictó en Poza Rica una conferencia de 2 horas y después hubo una comida, donde Angel Alvaro sentó a Javier Duarte a su lado.

Y como Duarte es un político simpático, preparado, con un doctorado en Economía, cae bien, y le cayó bien a López Dóriga.

‘Compadre, yo nadamás vine por tí’ dijo López Dóriga, en medio de la comida, a Angel Alvaro, escuchando Duarte.

‘Sí, compadre, gracias’’’ contestó Angel Alvaro.

Después, Javier Duarte llamaba en público al secretario de Turismo ‘‘mi secretario de oro’.

El 5 de julio, el periodista Carlos Loret de Mola entrevistó por teléfono a Javier Duarte y salió raspado.

Y al mediodía, ‘‘Duarte me buscó y me dijo: ‘Don Alvaro, tengo una cita telefónica con López Dóriga en la noche. ¡Ayúdeme!

´´Angel Alvaro habló a su compadre y le solicitó, una vez más, el favor, pero López Dóriga se opuso, diciendo que ninguna razón existía para tratar bien a Duarte en el noticiero.

Luego, como a las 2 horas, López Dóriga devolvió el telefonema, diciéndole:

‘No te preocupes, compadre, lo haré por tí, di a Duarte que esté tranquilo y lo trataré bien en el noticiero en la noche’.

Desde entonces, refiere Angel Alvaro, ni Duarte ha procurado por teléfono a López Dóriga y a mí ni siquiera contesta el teléfono’’’.

Y es que en el fondo, resume el secretario de Turismo, Fidel se enceló conmigo, porque acerqué a Duarte con López Dóriga, y no me lo perdona.

‘‘Pero, caray, no lo entiendo, si Javier Duarte es como su hijo’’.

LOS POLÍTICOS CAMBIAN…

Y es que los políticos cambian dice Angel Alvaro, quien desde hace 42 años anda metido en la política.

En una de sus primeras chambas al lado del presidente José López Portillo, el secretario de Turismo compró una cámara fotográfica y todas las semanas tomaba fotos en diferentes posiciones al presidente.

Y las archivaba.

‘‘De acuerdo con los gestos, miradas, expresiones, actitudes, etcétera, descubrí que uno es el presidente en el primer año de gobierno, otro en el segundo, otro en el tercero, otro en el cuarto, y así sucesivamente.

Uno era el presidente cuando Rosa Luz Alegría y otro cuando Sasha Montenegro. Uno era el presidente cuando su famosa y polémica frase de ‘‘que no pago para que me peguen’’ y otro el presidente ‘‘de que defenderé el peso… como un perro’’.

NOTA RELATIVA

‘‘Fidel me quedó a deber 4 millones’’

Fidel Herrera, dice Angel Alvaro Peña, secretario de Turismo, me engañó desde el 2004, cuando como candidato a gobernador me convenció de que jugara como candidato a presidente municipal de Tuxpan.

‘‘Y acepté. Invertí 4 millones de pesos de mi familia en la campaña. Trabajé duro y tupido. Pero perdí.

Luego, Fidel nunca me extendió la mano para incorporarme a su gabinete y cuando le pedí la oficina de representante en el DF tampoco quiso.

Es más, nunca ni Fidel ni el PRI me pagaron los 4 millones de pesos que gasté en la campaña y que también lo benefició.

Un día, el líder del PRI me pidió comprobantes de pago por 600 mil pesos y se los dí, pensando que cuando menos me pagarían esa cantidad.

Y hasta el día de hoy no he recibido un centavo. Ellos cobraron el dinero y se quedaron con la lana’’.

Desde el sexenio de José López Portillo, Angel Alvaro Peña tiene una compañía constructora que trabaja a Petróleos Mexicanos.

En el gobierno de Agustín Acosta Lagunes construyó el primer puente en el río Papaloapan, con profesionales que habían trabajado en Vietnam, en la guerra de Estados Unidos.

El puente costó 20 millones de pesos y nunca, jamás, Acosta Lagunes le pagó 4 millones de pesos que quedaron en el aire, argumentando que el puente se caería.

‘‘El puente, dice Angel Alvaro Peña, tiene 30 años y no se ha movido un solo centímetro. Ya quisiera que los más de mil puentes de Fidel Herrera tengan la fortaleza del puente construido por mi empresa’’.

NOTA RELATIVA

‘‘Duarte te estima mucho’’

Desde meses atrás, el Fidelismo adeudaba 10 millones de pesos a los hoteleros del puerto de Veracruz y por alguna razón Fidel Herrera Beltrán prefirió donar un inmueble del gobierno del estado a los empresarios turísticos.

El fin de semana les entregó una vieja casona, en la avenida Xicoténcatl, esquina Rayón, como pago del pendiente.

En el evento, Fidel llamó a Angel Alvaro Peña ‘‘mi súper secretario’’, asegurando que el turismo había repuntado en los últimos meses debido a su conocimiento y dominio de la materia, además de sus buenas relaciones con los hoteleros.

En corto, Fidel confió a su (todavía) secretario de Turismo:

‘‘Javier Duarte te estima mucho. Estarás con él en el gabinete

’’Muchos, dice Angel, han sido llamados. Yo sigo esperando’’.

NOTA RELATIVA

Angel Alvaro se reconcilia con Yunes Linares

Aguerrido, combativo, Angel Alvaro Peña estudió la escuela primaria con César del Angel, en Tuxpan, en aquellos años en que éramos niños y conocimos a los hermanos Fidel y Raúl Castro y a Ernesto ‘‘El ché’’ Guevara, en la congregación de Santiago de la Peña, cuando partieran a Cuba en el buque ‘Gramma’’ para combatir al dictador Fulgencio Batista.

Amigo de sus amigos, Angel Alvaro aceptó la invitación de César del Angel, el legendario dirigente del Movimiento de los 400 Pueblos, para que fuera su jefe de prensa, ‘‘porque en la prensa de México me están madreando mucho, y tú tienes buenas relaciones’’.

En aquel tiempo, la amistad entre Angel Alvaro y Miguel Angel Yunes Linares, el vicegobernador de Patricio Chirinos Calero, se enfrió por completo, pues César del Angel mantenía, como hasta el día de hoy, un juicio a Yunes por haberlo encarcelado, primero, en el penal de Perote, y luego en el penal de Pacho Viejo, prolongando, incluso, su estancia en la cárcel más del tiempo marcado por la ley.

Y en el camino, su compadre Joaquín López Dóriga, conductor estelar de Televisa, le pidió que se reconciliara con Yunes Linares, a tal grado que los sentó a comer el pan y la sal en un restaurante de la ciudad de México.

‘‘Si yo fuera otro, resume Angel Alvaro, en la campaña electoral a gobernador, hubiera entregado a Yunes los documentos que tengo de los ilícitos del Fidelismo para que hablara con pruebas’’.

NOTA RELATIVA

‘‘Eres oro molido’’

En el café, el secretario de Turismo, Angel Alvaro Peña, desayuna con su compadre, Sergio Flores Armida, y de pronto, se acerca el ex diputado local, ex subsecretario de Gobierno de Miguel Alemán Velazco y Fidel Herrera Beltrán, Héctor Yunes Landa, y saluda a sus dos amigos.

Platican, sonríen, y Yunes Landa dice a Alvaro Peña:

‘‘Eres oro molido, como la mina de oro que descubrió Fidel en Actopan’’.

‘‘Gracias, Héctor’’.

‘‘Te respeto porque eres congruente’’, revira Yunes Landa.

‘‘Gracias, Héctor, te estimo y respeto’’.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.