cargando

En twitter:

Reportajes
Lunes 06 diciembre, 2010

A calzón quitado/Un rector contra la pared/06 de diciembre

* En la Universidad Veracruzana, el doctor Raúl Arias Lovillo opera el fin de los exámenes memorísticos para evaluar al estudiante en el transcurso del semestre
* Con el Proyecto Aula se evitará que el alumno pase 2, 3, 4 noches preparándose para la prueba final y recite lo aprendido: Carlos Quiroz Sánchez


Un rector contra la pared

* En la Universidad Veracruzana, el doctor Raúl Arias Lovillo opera el fin de los exámenes memorísticos para evaluar al estudiante en el transcurso del semestre
* Con el Proyecto Aula se evitará que el alumno pase 2, 3, 4 noches preparándose para la prueba final y recite lo aprendido: Carlos Quiroz Sánchez

Luis Velázquez Rivera
06 de diciembre de 2010

Desde la Universidad Veracruzana, el rector Raúl Arias Lovillo alienta, promueve, estimula, una gran revolución educativa: no más exámenes memorísticos, no más exámenes a finales de semestre donde los alumnos pasan la noche previa estudiando para deslumbrar al profesor, no más usurpaciones académicas, no más receptores del conocimiento.
En la mirada del economista Carlos Quiróz Sánchez, director del Sistema Abierto de la UV en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, ha sonado en la máxima casa de estudios la hora de enseñar al estudiante a reflexionar y aprender, al análisis comparativo de los hechos y las circunstancias, a desarrollar en los educandos habilidades y capacidades, virtudes y atributos.
Se parte de una tesis basada en la realidad cotidiana:

a) En el transcurso del semestre el estudiante realiza tareas escolares, ensayos donde ejercita su inteligencia, talento y conocimiento, exposiciones en clase, ejercicios colectivos, debates comunes, investigación documentada, lectura de textos, libros, revistas especializadas, etcétera.
b) Y si en el transcurso del semestre el alumno se evaluado por el académico cada semana, cada quincena, cada mes, entonces, el examen final resulta innecesario, burocrático, trámite tortuoso, donde está probado y comprobado que por lo general los alumnos quieren abrevar en una, dos, tres, cuatro noches (empastillados, incluso) antologías completas para luego, incluso, recitar ante el maestro en el examen oral.
c) Así, la evaluación se va dando y el profesor conoce la capacidad del alumno, siempre y cuando, claro, exista un seguimiento puntual del académico.
d) Y más todavía, si los tutores cumplen a pie puntillas con su tarea pedagógica.
e) Ciertamente, dice Quiróz Sánchez, el alumno tiene el legítimo derecho, hasta ahora, de un examen ordinario que en otros tiempos llegaba al examen extraordinario y en temporadas prehistóricas hasta de última oportunidad, para que el educando agotara las posibilidades de aprobar.
Pero es el momento de un cambio pedagógico, porque simple y llanamente, la evaluación tanto en la universidad como en el bachillerato, incluso en la secundaria y la primaria, necesita y debe darse en el transcurso del tiempo escolar.
Según el maestro Carlos Quiroz, recién desempacado de un viaje de estudios en China, en el otro extremo del planeta, en el Sistema Abierto se ha iniciado un cabildeo entre el equipo magisterial para reordenar el sistema convencional de la prueba final.

PROYECTO AULA EN EL SEA

Hay, no obstante, resistencia en una parte del profesorado. Pero se confía en el Proyecto Aula, del rector Raúl Arias, cuyo esquema integra, entre otros aspectos, los siguientes:
1. El eje académico llamado ‘‘G 1’’, mediante el que un maestro de cada facultad es capacitado por un equipo pedagógico (maestros y doctores) en el nuevo concepto educativo.
2. El eje ‘‘G 2’’, a través del cual el maestro capacita, a su vez, a diez más.
3. El proyecto ‘‘A, B y P’’, que significa ‘‘Aprendizaje Basado en Problemas’’, trepados en línea en el sistema universitario y que sirven de apoyo y referencia al eje ‘‘G 2’’.
4. Permanentes ejercicios del Proyecto Aula hasta lograr una dinámica constante y sonante que involucre al grueso de académicos que en el caso de la Universidad Veracruzana suman un aproximado de 8 mil, distribuidos de norte a sur de la entidad en las zonas universitarias.
Uno de los objetivos centrales, por tanto, es, en todo caso, y para dar tiempo al tiempo académico y a un cambio radical de la mentalidad magisterial, a que el 70 por ciento de la evaluación semestral de cada estudiante se base en el resultado de su trabajo mes con mes, en tanto el examen final signifique el 30 por ciento restante, es decir, un mínimo, hasta que, tarde o temprano, se modifique el esquema actual.
Por lo pronto, dice el coordinador del Sistema Abierto, en las facultades de Derecho, Contaduría y Administración, en que los alumnos únicamente asisten a clases los fines de semana, el proyecto Aula está en marcha, tal y como ha sido concebido por el doctor en Economía, Raúl Arias Lovillo, dueño de una amplia curricula en la docencia superior, como es maestro en la facultad de Economía, consejero maestro, delegado sindical del Fesapauv, con una maestría en el Cide en la ciudad de México y un doctorado en Economía en la Universidad de Barcelona.
Es decir, una vida entregada a la academia, lejos del ruido, las pasiones y las veleidades políticas y partidistas cupulares.

PROGRAMAS ATERRIZABLES

Otro punto de partida para la revolución académica en la UV es que de acuerdo con el monitoreo y la bitácora un porcentaje significativo de maestros incumple con el 100 por ciento del programa semestral por decenas de razones que en todos los casos se traduce en una ineficiencia académica.
Y más, cuando existen profesores con el viejo, anquilosado, sistema de la memorización que ha significado una lucha cotidiana del sistema educativo nacional, pues en ningún momento se trata, hoy, de ejercitar la memoria, sino del análisis comparativo de los sucesos y las circunstancias para entender, comprender, interpretar y evaluar los fenómenos sociales, económicos, culturales y políticos.
Se busca, por tanto, un acercamiento a la academia, respetando, claro, y en primera instancia, la libertad de cátedra, legítima conquista de la universidad, pero al mismo tiempo, bajo un eje rector, concreto y específico, con orden académico por delante.
Pero además, programas semestrales aterrizables, donde la teoría con la práctica se conjuguen, evitando siempre retacar al estudiante de conocimientos, como si fuera una biblioteca ambulante.

NOTA RELATIVA
Proyecto Aula, al detalle

El proyecto Aula, recuerda el economista Carlos Quiroz Sánchez, está sustentado, entre otros, en el pensamiento de Edgar Morín, donde se complementan ‘‘el desarrollo de competencias profesionales, la incorporación de los últimos avances de la investigación y el uso de tecnologías de la información y la comunicación’’.
Parte, en primera instancia, de la planeación de la enseñanza, y en segunda, de la promoción del aprendizaje.
Uno de los objetivos es que ‘‘los estudiantes adquieran la capacidad para aprender y abordar (orientados y guiados por el académico) por sí mismos los problemas y las tareas de avanzada en el mundo contemporáneo’’.
Y para tal efecto el mapa pedagógico incluye, entre otros, los siguientes aspectos:
1. ‘‘La reflexión continua del maestro sobre su práctica docente… para proponer nuevas acciones que respondan mejor a las condiciones de aprendizaje’’, y cuya dinámica está en la academia que, a todas luces, deben incentivar los directores de cada facultad y área.
2. ‘‘La motivación de los alumnos para responsabilizarse de sus aprendizajes’’, sin necesidad de estar atrás de ellos como cuchillitos de palo.
3. La vinculación de los alumnos a sus aprendizajes con la realidad inmediata que viven cada día.
4. Las propuesta novedosa de los alumnos ‘‘a las situaciones y problemáticas de su entorno’’.
Fuente: página web de la Universidad Veracruzana.

NOTA RELATIVA
Regresar a Vasconcelos

Según el maestro Carlos Quiroz, en la UV se ha rescatado el proyecto educativo del filósofo José Vasconcelos, quien cuando se desempeñara como secretario de Educación con el presidente Alvaro Obregón, impulsara la publicación de los libros clásicos de la historia (los griegos, los romanos y los españoles), en papel revolución, que eran regalados a los alumnos para ser leídos con un apostolado, incluso, y como se llegó en aquellos tiempos, hasta abajo de los árboles y a la hora del recreo.
En aquella época de la historia educativa del país, se alcanzó un elevado grado de lectura en la población estudiantil básica, como nunca jamás se ha reproducido ni adoptado como política educativa.
En Veracruz, el doctor Raúl Arias Lovillo lo ha reemprendido, a tal grado que integró un comité, con el escritor Sergio Pitol y otros autores, para seleccionar lotes de libros que desde varios semestres atrás son entregados al comienzo de cada ciclo semestral a los estudiantes, sin costo alguno.
Una tarea que nunca antes se ha practicado en la Universidad Veracruzana y que constituye, a todas luces, un desafío y reto educativo para el estado, y más ahora cuando estamos al comienzo del sexenio.

NOTA RELATIVA
La nación mediocre

‘‘En plena etapa de la información un modelo educativo enciclopedista que acumula datos en la mente del estudiante, y en donde el espacio fundamental de enseñanza es el aula, no puede seguir funcionando.
‘‘Para dejar de ser una nación mediocre tenemos que formar egresados competitivos con capacidad de pensar y de innovar.
‘‘No hay otra universidad con el grado de avance que tiene la Universidad Veracruzana, ni existe otra universidad en América Latina que cuente con financiamiento de Europa para implementar programas tan importantes como los proyectos Aula e Innovacesal’’.

Raúl Arias Lovillo.
Rector de la UV
10 de julio, 2010, Boca del Rìo, Usbi.
Reportera Fernanda Melchor, página web de la UV.

NOTA RELATIVA
Académicos capacitados

De acuerdo con la maestra Leticia Rodríguez Audirac, directora general de Desarrollo Académico de la UV, ‘‘la razón de ser del proyecto Aula es propiciar espacios de reflexión para que el académico construya nuevas estrategias orientadas hacia’’ el Modelo Educativo Integral y Flexible (Meif).
Actualmente, participan en el proyecto 110 académicos de todas las áreas del conocimiento, de los cuales 16 pertenecen al campus Veracruz-Boca del Río.
Además, hay un segundo grupo de 185 académicos en la región que concluirá actividades en el 2011 y servirán como facilitadores para la tercera generación, que se espera será de 900 catedráticos en el campus Veracruz-Boca del Río.
Se trata de la más ambiciosa revolución académica en las universidades públicas del país, alimentada en el rectorado de Arias Lovillo.

NOTA RELATIVA
El destino de los ex rectores

En los días preliminares al destape del gabinete estatal 2010-2016, el doctor en Economía, Raúl Arias Lovillo, fue mencionado en algunas columnas políticos como secretario de Educación.
Pero Arias Lovillo fue claro y categórico. Primero, después y al último está la Universidad Veracruzana.
A diferencia de algunos de sus antecesores, el maestro Raúl Arias ha ratificado su vocación académica para terminar, además, el encargo de la Junta de Gobierno (y no el dedazo del gobernador) que lo designó para la alta responsabilidad histórica de su vida.
El doctor Víctor Arredondo Alvarez, por ejemplo, pasó de la UV a la secretaría de Educación, de algún modo, la política educativa, y regresará, se entiende, a la academia.
El maestro Emilio Gidi Villarreal retornó al salón de clases y a la investigación jurídica y ahora es el Ombudsman de la UV.
El maestro Rafael Hernández Villalpando pasó de la subsecretaría de Gobierno en el cuatrienio de Dante Delgado a la rectoría y luego a la presidencia municipal de Xalapa. Carrera política.
El doctor Salvador Valencia Carmona dejó la UV, después de haber sido diputado federal y alcalde de Xalapa, para regresar a la tarea académica como investigador y docente.
El contador Carlos Aguirre Gutiérrez concluyó la rectoría para seguir en la política y en la vida privada.
Hasta ahí las referencias, tres ex rectores se reincorporaron a la academia y dos a la política activa y contemplativa.

NOTA RELATIVA
Universidad Popular, según Enrique Levet

Según el diputado local, Enrique Levet Gorozpe, líder estatal del Fesapauv, que aglutina a 8 mil académicos de la Universidad Veracruzana, la anunciada Universidad Popular Autónoma de Veracruz (IVE) deberá compartir el presupuesto que la Federación envía a la UVm con lo que su actividad se verá limitada.
La nueva universidad, puntualiza el maestro de tiempo completo de la facultad de Ingeniería, ‘‘al no contar con edificios, mobiliario ni plantes de investigación… necesitará una gran inversión del Estado’’. (alcalorpolítico.com).
Por ahora, la UV atiende a 60 mil estudiantes, y si se ha dicho que la nueva universidad abrirá sus puertas a los rechazados de la única universidad pública de Veracruz, se habla, entonces, de unos 25 mil alumnos que, de entrada, ‘‘será difícil sean absorbidos por el IVE.
Levet Gorozpe recordó que en el estado hay universidades tecnológicas, politécnicos y tecnológicos federales con licenciaturas y posgrados.
Uno de los últimos fue fundado en Huatusco por el senador Rafael Ochoa, líder nacional del SNTE, incondicional de la profe Elba Esther Gordillo, para emplear a su hijita de rectora ahora que termine como presidenta municipal y que, por ahora, significa un fracaso educativo regional.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.