cargando

En twitter:

Expediente 2021
Sábado 05 diciembre, 2020

Ciudadanos ejemplares

Igual, igualito, que el Instituto de la Superación Ciudadana, creado por el alcalde Arturo Llorente González, y que suele premiar la vida cí­vica en todos los niveles, quizá en el municipio de Veracruz habrí­a sonado la hora de ampliar el rubro y reconocer, por ejemplo, a los jarochos que, sin llegar a guardias comunitarios ni autodefensas, están dando la batalla por la seguridad en el diario vivir.

Luis Velázquez

Ninguna otra cabecera municipal de Veracruz como el puerto jarocho, allí­ donde montón de ciudadanos, armados incluso con piedras y palos, enfrentaron al ejército norteamericano en 1914 y defendieron la soberaní­a nacional.
Y allí­ donde en el Porfirismo, unos ciudadanos se inconformaron con la reelección del dictador y desde Palacio Nacional ordenara a su góber y compadre, Luis Mier y Terán, “¡Matarlos en caliente!”.
El último singular acto cí­vico fue el 23 de noviembre del año desventurado por terminar. Fue en el mercado Unidad Veracruzana. Unos locatarios se fueron encima de un tipo de unos 25 años de edad, Andru M. Garcí­a cuando intentaba robar una camioneta, tipo Lobo. Y frustraron el robo.
Luego, lo desnudaron y solo dejaron en calzoncillo. Y, claro, lo madrearon. Después, lo amarraron a un poste con cinta y plástico apretujando la cara, el pecho y parte de la panza, arribita del ombligo.
Y decentes, muy decentes, avisaron a la policí­a para que fueran por él y se lo llevaran.
25 años. En las calles de Juan Soto y Nicolás Bravo, en la colonia Centro.
Generosos, los marinos y la policí­a estatal lo llevaron al hospital para la atención médica.
¡Vaya paradoja! El ladronzuelo fue dejado en libertad porque nadie lo señaló de manera concreta y especí­fica.
Ajá.
Era, es, un franelero, según el trascendido. La justicia en Veracruz en el tiempo sagrado de la 4T.
Quizá los elementos de seguridad aplicaron el perdón y la amnistí­a para ver si así­ el tipejo cambia de vida y transfigura en un soldado de la patria, un siervo de la nación.

GRAN SOLIDARIDAD HUMANA

Pero más allá de un posible milagro con el cambio de piel del ladrón malo al ladrón bueno, cientos de jarochos merecen ocupan el altar de la patria chica porque dos años después de la 4T han detenido a montón de malandros, tanto de la delincuencia organizada como común.
En las colonias populares, por ejemplo, los vecinos están y viven organizados. Un robo, un asalto, a una persona es un robo y un asalto en contra de todos. Y todos se van encima de los malandros.
Insólito, en todos los casos han sido prudentes y mesurados, frí­os y calculadores, respetuosos de los derechos humanos y de la autoridad, pues de inmediato suelen llamar a la policí­a para entregar al delincuente.
Se ignora si la policí­a ha abierto carpeta de investigación, el Agente del Ministerio Público, el juez.
O en todo caso, si como sucediera con el ladronzuelo del mercado Unidad Veracruzana fueron dejados en libertad porque nadie, ajá, los acusó de manera formal.
La entereza cí­vica, la gran solidaridad humana de los vecinos, la confianza en la autoridad, ha quedado mostrada y demostrada, y la población soñarí­a quizá con que el í­ndice de violencia fuera disminuyendo.
Pareciera otra, sin embargo, la realidad estrujante que ha convertido en talco y polvo la utopí­a del paraí­so socialista, la tierra prometida.
Veracruz, campeón nacional en feminicidios. Secuestros. Y extorsiones.
El peor mundo de todos los tiempos en la historia local.

GESTO CíVICO QUE HONRARíA…

Los ciudadanos han de enaltecerse. Incluso, si la secretarí­a de Seguridad Pública sepultó con honores policiacos al perro “Gadafi”, caray, con más razón, y en todo caso, exaltar a las colonias populares donde más ladrones y pillos y asaltantes y rateros habrí­an detenido en los años que caminan.
En ningún momento, digamos, porque un ciudadano ejemplar espere el apapacho, el diplomita, la medallita, el lisonjeo oficial, sino al contrario, un gesto cí­vico de la autoridad para que todos sepamos, estemos seguros, conscientes de que todaví­a laten esperanzas de un Veracruz mejor.
Ene número de ocasiones, el gobierno de la 4T ha satanizado a las autodefensas y guardias comunitarias y hasta las ha negado, creyendo que su palabra basta para desaparecerlos.
Pero si todos ellos tomaron los palos, las piedras, los machetes, las morunas, las pistolas, los rifles, las escopetas, las Magnum quizá, se debe, simple y llanamente, al Veracruz fatí­dico donde la muerte está a la vuelta de la esquina, en el dí­a y la noche, y nadie está a salvo de un secuestro, una desaparición, un crimen, una fosa clandestina.
Mucho lograrí­a en la entereza cí­vica el Instituto de la Superación Ciudadana si amplí­a el rubro o, por el contrario, fuera creado un premio especial para vecinos defensores de su barrio, colonia y comunidad, sin que nadie creyera o pensara que en Veracruz hay vengadores anónimos como Charles Bronson en el trí­o de pelí­culas filmadas con ese tí­tulo memorable y citable.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.