cargando

En twitter:

Expediente 2020
Jueves 12 noviembre, 2020

Policías pillos

Nada arredra al secretario de Seguridad Pública. Ni el tiradero de cadáveres ni tener a Veracruz en el primer lugar nacional en feminicidios, secuestros y extorsiones. Ni los mil doscientos cadáveres a punto de pasar a la fosa común. Ni el asesinato de políticos, líderes partidistas, activistas, niños y ancianos, reporteros y sacerdotes.
Nada.
Incluso, la semana anterior anunció el despido de más de cuatrocientos policías estatales.

Luis Velázquez

Unos, por cohechar a las trabajadoras sexuales y gays de Xalapa. Otros, agentes de Tránsito, por esquilmar a conductores.
Todos, dijo, ajá, hosanna, hosanna, elementos dados de alta en sexenios anteriores y que, en su caso, ni hablar, necesitaron dos años para darse cuenta.
Par de años también requirieron para advertir que los policías municipales de Álamo y Paso del Macho tenían amistades peligrosas.
Y ni hablar, antes de que el mundo les cayera encima, los detuvieron, aunque luego de pasado un ratito, nadie ha conocido ni sabido ni boletinado su destino.
Y si en el cuartel policiaco de San José se le han muerto par de detenidos, tampoco se arredra el súper policía de la SSP importado de Nuevo León donde fuera, dice, secretario de Seguridad Pública, SSP, y Fiscal General.
Es más. Igual, igualito que otros antecesores paseando en avenida de Xalapa saludando a niños, el titular de la SSP también paseó en plaza comercial de Boca del Río con la familia, de compras.
Pero con todo, cuatrocientos policías despedidos en los últimos 2 años son muchos, demasiados, excesivos.
Claro, dirá el sociólogo oficial, el número resulta lógico si se considera que la SSP tiene unos veinte mil policías, y ni modo, siempre hay un frijolito en el arroz, un Judas, un Luzbel, hay indio yaqui que por veinte mil pesos corta la cabeza a su jefe, Miguel Hidalgo y Costilla.
La carrera, sin embargo, por la purificación moral y la honestidad valiente en la 4T es contrarreloj.
Por ejemplo, de acuerdo con Pitágoras, si en 2 años despidieron a 400 policías pillos, ladrones y corruptos, entonces, si por delante quedan 4 años significará que cesarán a unos ochocientos más.
Mil 200 en total, aproximadamente, en un sexenio.
El dato, sin embargo, es consolador. Incluso, optimismo. Bastaría referir que hacia el mes de enero del año 2012, sexto año de Felipe Calderón como presidente, habían despedido a más de treinta mil policías por corruptos. (Felipe, el oscuro, Olga Wornat)
En todo caso, si Carlos Salinas tuvo como súper policía a Guillermo González Calderoni y Felipe Calderón a Genaro García Luna, ambos con terrible desenlace, Cuitláhuac García tiene su héroe policíaco. Se llama Hugo Gutiérrez Maldonado, aquel que debutara en una escuela de Coatzacoalcos con pistola al cincho como un estilo personal de ejercer el poder porque toda su vida así, tal cual, había caminado.

ESTRIBILLOS DE LA 4T

Los 400 policías despedidos, acusados de pillaje (alcalorpolítico.com), únicamente fueron dados de baja.
Es decir, delitillos menores. Insustanciales, cohechar a trabajadores sexuales y a conductores de vehículos. Ninguno, pues, sometido a una denuncia penal.
Nadie dudaría de que fueron reubicados, digamos, en el otro extremo de Veracruz, en alguna comunidad de la sierra de Huayacocotla o del Valle de Uxpanapa, en Tehuipango, en la montaña negra de Zongolica, límites con Puebla.
El pase, entonces, para seguir delinquiendo.
Pero como han pasado dos años de la yunicidad y cuatro años del duartazgo y diez años del fidelismo, el cohecho y la extorsión se dieron, simple y llanamente, en el sexenio de MORENA, el de la 4T, donde los siervos de la nación y los soldados de la patria se declaran ángeles de la pureza.
El objetivo, dijo el titular de la SSP, es acabar con la corrupción (el estribillo obradorista) y purificar a los funcionarios públicos (el otro estribillo de la 4T).
Nunca, claro, podrán lograrlo. La corrupción está en el ADN de los políticos, los policías, los agentes de Tránsito, los jefes policiacos y los funcionarios de los gabinetes legal y ampliado.
Se trata de una línea roja indeleble.
Por ejemplo, inverosímil, insólito, el descubrimiento tardío, demasiado tardío, casi 2 años después, de que los policías municipales de Álamo y Paso del Macho eran, según cacarearon en su momento, narcopolicías.
Ninguna sorpresa cuando “hacia finales del año 2010 un informe de la Cámara de Senadores aceptaba que 71% de los municipios del país eran controlados por el crimen organizado”. (Ibidem)
Y ninguna sorpresa cuando luego de diez libros publicados sobre los barones de la droga, el escritor y reportero, Ricardo Ravelo Galo, asegura que cada sexenio tiene su cartel preferido.
Pero como ahora estamos en el sexenio purificador de la moral pública, la ética, la Cartilla Moral, entonces, la realidad empeora y recrudece.
Más, cuando las bandas de criminales significan un riesgo constante para la calidad de vida de la población.
Con todo, y con los 400 policías cesados, revela que como “muchas cornadas da el hambre”, los policías, con salarios bajos, siguen con la fama pública de siempre, pues nada tan fácil como esquilmar a las daifas y gays en los horarios nocturnos cuando trabajan y a los choferes de automóviles y autobuses cuando, digamos, transgreden la ley o la ley de cada agente de Tránsito.
Y ni modo que la 4T sea tan milagrosa que de pronto, los policías, los agentes de Tránsito y los carceleros, y sus jefes inmediatos y mediatos, se volvieran honestos.
Honesto Judas, quien luego de vender a Jesús por treinta monedas, arrepentido, se ahorcó de un árbol en el rancho que comprara en las afueras de Jerusalem.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.