cargando

En twitter:

Expediente 2020
Sábado 26 septiembre, 2020

“Lealtad a ciegas”, ajá

Porfirio Díaz Mori fue específico con los medios críticos. “Pan o palo”. 42 ocasiones encarceló a Ricardo Flores Magón, director general del periódico Regeneración y líder nato del Partido Liberal.
Benito Juárez “dejó hacer y deshacer” a la prensa, sin amenazas ni represalias.
Francisco Ignacio Madero financió un periódico, Nueva Era, a su hermano Gustavo, ungido diputado federal y Ministro sin cartera, para revirar a los adversarios y enemigos.

Luis Velázquez

Álvaro Obregón dijo a Plutarco Elías Calles: “Estamos llegando al poder y necesitamos un periódico”. Y fundaron El Nacional.
Miguel Alemán Valdés cerraba los medios críticos, entre ellos, la revista Hoy, donde el director José Pagés Llergo publicara en portada la foto de su hija en luna de miel en París, en un antro, donde el esposo miraba y admiraba con ojos lujurientos a una vedette.
Gustavo Díaz Ordaz exilió a Mario Renato Menéndez Rodríguez, director general del semanario Por qué? y que fuera su pesadilla sexenal.
José López Portillo acuñó la frase bíblica de “No pago… para que me pegues” y se lanzó en contra de Proceso, dirigido por su primo, Julio Scherer García.
Miguel de la Madrid dispuso que los trabajadores de la información que aceptaran embute debían firmar recibo con copia de la credencial de elector.
Ahora, el Señor Presidente AMLO tiene solución salomónica a los críticos entre quienes figuran intelectuales, escritores, reporteros y académicos:
Se callan o dejan el país.
(Y que por cierto, a la renuncia del funcionario número quince de su gabinete, acuñó frase bíblico: “Quiero lealtad a ciegas”).
Al menos así lo publicaron casi setecientos de ellos en un desplegado periodístico en la Ciudad de México, reproducido en el Proceso 2290.
Se intitula “En defensa de la libertad de expresión”.
Y el país que pintan es sórdido, siniestro y sombrío.
Por ejemplo:
EL ESTADISTA DE LA CONCORDIA

Por ejemplo, entre frases memorables, citables, recordables, célebres y bíblicas están las siguientes:
“La libertad de expresión está bajo asedio en México.
El presidente López Obrador utiliza un discurso permanente de difamación contra los que él llama sus adversarios.
Al hacerlo… rebaja la tribuna presidencial de la que debería emanar un discurso tolerante.
El presidente profiere juicios y propala falsedades que siembran odio y división.
Sus palabras son órdenes: tras ellas han llegado la censura, las sanciones administrativas y los amagos judiciales a los medios y publicaciones independientes que han criticado a su gobierno.
Recordemos: no se alimenta el rencor desde la tribuna presidencial, sin que el odio llegue al río alguna vez.
Esto tiene que parar”.
Muchos días después, el discurso presidencial sigue. Incluso, reviró con la firma de casi treinta mil personas, el uno por ciento de los treinta millones de mexicanos que sufragaron por él en el año 2018.
AMLO es belicoso por naturaleza. Es su ADN, desde cuando iniciara las marchas de indígenas y campesinos de Villahermosa, Tabasco, a la Ciudad de México, en contra de Pemex.
Se formó en la lucha dura contra el poder establecido y desafió a todos y con todos. Inolvidables sus plantones en el Zócalo y en la avenida Reforma defendiendo ideales y principios, causas sociales, políticas y electorales.
Varios presidentes de la república se fueron en su contra, a partir, digamos, de Carlos Salinas. El furor de Vicente Fox. El rencor de Felipe Calderón. El dinero millonario, incluso, hasta de Odebrecht, en la campaña electoral de Enrique Peña Nieto.
Y sobrevivió.
Fue líder nacional del PRD y jefe de Gobierno en la Ciudad de México y es presidente de la república con todo y “la mafia en el poder” en contra. Políticos. Partidos políticos. Tribus políticos. Empresarios. Medios.
Con todo, cuando el Estadista gana el poder, ha de llegar, decían unos Césares romanos, entre ellos, Adriano, sin odios ni rencores, listo para la tolerancia y la concordia, incluso, para el perdón.
Y si en el corazón y las neuronas tienen vivos, latiendo, el rencor y el odio, en nombre del bienestar colectivo los ha de excluir, pues teniendo el aparato gubernamental de su lado, la vida se vuelve tan sórdida y siniestra como lo fue en el tiempo priista y panista.
Incluso, antes del PRI en el poder presidencial, las cúpulas políticas y militares solucionaban los conflictos a tiros y balazos, traiciones, deslealtades y emboscadas, juicios y asesinatos sumarios, masacres en la noche.

BASTA CON LA EXCLUSIÓN POLÍTICA, SOCIAL Y ECONÓMICA

Nadie duda de que entre los casi setecientos firmantes del desplegado hay personajes con vientos encontrados con el Señor Presidente.
Y si es así, como parece, caray, llegar al poder para la venganza es la peor naturaleza humana de un político o una tribu política.
En todo caso, basta y sobra con que cada parte sea excluida del reparto de las mieles del poder, cero publicidad, cero canonjías académicas, cero privilegios con viajes de estudio, cero concesiones de obra pública, cero cargos gubernamentales, cero relaciones, cero créditos bancarios, cero Créditos a la Palabra, cero impresión de libros y hasta empastados, puertas cerradas, etcétera, y punto.
Pero de ahí… “a la advertencia de que la opción para los críticos es callarse o dejar el país”, caray, recuerda los días y las noches más oscuras del priismo y el panismo, incluso, los tiempos de Adolf Hitler, José Stalin, Benito Mussolini, Francisco Franco, Jorge Videla (Argentina), Rafael Leónides Trujillo (República Dominicana) y Anastacio Somoza (Nicaragua), entre otras de las dictaduras más siniestras de la historia.
Más, mucho más, cuando desde la conferencia mañanera se refocila predicando “el amor al prójimo”, arrebatando el discurso a la iglesia católica y apostólica.
Ilusos los casi setecientos intelectuales, académicos, historiadores, escritores, filósofos, etcétera, con su epígrafe final en el desplegado de que “Esto tiene que parar”.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.