cargando

En twitter:

Expediente 2020
Sábado 08 agosto, 2020

Un góber ante la historia

El góber bendecido de Veracruz sueña, quiere, busca, el protagonismo del mundo. Lo decía Heberto Castillo Martínez de Porfirio Muñoz Ledo: “Si va a un bautizo quiere ser el niño. A una boda, el novio. A un velorio, el muerto”.
En el caso de Cuitláhuac García, por ejemplo, los anuncios espectaculares donde a sí mismo se da las gracias, ¡vaya ocurrencia de él o un asesor!

Luis Velázquez

La imposición de Ailett García Cayetano como magistrada del Tribunal Superior de Justicia, TSJ, luego de tantos beneficios recibidos.
La lista para magistrados del TSJ integrada con puras mujeres para entrar a la historia como el querendón, aun cuando los activistas dirán que es para silenciar los feminicidios.
El bloque de gobernadores que promoviera para blindar a López Obrador “por el bien de México”, ajá.
Etcétera.
Y sin embargo, tuvo miedo de enfrentar la revocación del mandato (su primer gran examen político que sería) y a la que el presidente de la república se someterá, y ni hablar, es el jefe máximo, el tlatoani, “y su palabra es la ley”.
El político más honesto del Golfo de México que siempre logra los mejores acuerdos para enaltecer la calidad de vida de los 6 de los 8 millones de habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza y la jodidez.
Tuvo la oportunidad de sacudirse los fantasmas y revirar a los enemigos y adversarios que lo quieren derrocar en las urnas como dijo a López Obrador y la dejó ir, temeroso de una derrota catastrófica en las urnas.
Con todo, está viviendo los momentos más amargos del sexenio y que si vendrán peores, ni el chamán con su bolita de cristal lo advertiría como tampoco nadie previó la llegada fatídica de la pandemia.
Uno, el coronavirus. Veracruz, tercer lugar nacional en contagiados y muertos.
Dos, la recesión. El quebradero de empresas, fábricas, industrias, comercios, negocios y changarros.
Caray, los meseros pidiendo limosna en la calle.
Tres, el desempleo creciente, fuera de control.
Cuatro, la política sanitaria titubeante donde, y por ejemplo, cinco meses antes, la presidenta municipal de Tamiahua adoptó las medidas que apenas, apenitas ahora la secretaría de Salud con el epidemiólogo de todos los tiempos, Roberto Ramos Alor.
Todo, en su conjunto, ha mostrado la realidad real, sospechada, imaginada, intuida, olfateada. Un Cuitláhuac débil. Inexperto. Sin fogueo en la adversidad. Turulato ante los hechos y las circunstancias. Dando bandazos. Inventando.
Sin un manotazo ni tampoco un campanazo para ser y estar.
Vaya, mientras López Obrador tiene presos a varios políticos (Rosario Robles, Emilio Lozoya, César Duarte, los peces más grandes, y hasta iría, quizá, quizá, quizá, por Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón Hinojosa), luego de tantas denuncias penales en la Fiscalía General de los secretarios de su gabinete legal en contra de yunistas, duartistas y hasta fidelistas, un solo ex funcionario, de la SEFIPLAN azul, está internado en el penal de Pacho Viejo.
Un fuego pirotécnico descarrilado en la nada. Y la nada, nada es.

¡POBRECITA LA OPOSICIÓN!

Para su fortuna, la oposición es titubeante. ¡Están aprendiendo a ser adversarios!
Primero, se la pasan en la denuncia mediática, como si tal fuera efectiva. Puro humo. Elementos distractores únicamente para ocupar titulares, sin mayor trascendencia social ni impacto electoral.
Dos, luego de que más de cien presidentes municipales y diputados locales avalaran las reformas electorales, solo en el PRI y el PAN expulsaron a par de legisladores, pero los alcaldes, intocados e intocables.
Tres, se la pasan bombardeando al góber que bendecido está por López Obrador y por añadidura, blindado, en tanto los programas sociales federales operan a plenitud en la población jodida de cara a las elecciones edilicias y de curules locales y federales el año entrante.
Cuatro, interpusieron controversia constitucional en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y ya se verá si procede, pues “veinte y las malas” que desde el gobierno de Veracruz estarían operando para desactivarla, pues ni modo el tlatoani federal los deje solos.
Cinco, sin acceso a programas federales y estatales, con alcaldes que viven “a la quinta pregunta” y haciendo hasta rifas de caballos (caso Zongolica, y carreritas de caballos en Jamapa) para, según ellos, tener recursos con que construir una obrita pública por ahí, la saliva de los CDE del PAN, PRD y PRI ningún efecto tiene ni tendrá para crecer la oposición en tierra fértil.
En tales circunstancias, la oposición partidista ni siquiera tendría suerte sacándose “una bomba de la chistera” (Jan Martínez Ahrens).
Para fortuna del góber honesto, honrado, puro y leal que dice López Obrador, la única oposición a Cuitláhuac que sigue creciendo, imparable, inderrotable, es el pitorreo de las mujeres, amas de casa, en la zumba, la manualidad y la tarde pastelera.
Desde luego, el desencanto social se multiplica, en tanto, la oposición da bandazos sin ton ni son, sin una estrategia política ni menos encaramarse en la ebullición y la inconformidad social.
Y el góber, claro, multiplica su protagonismo. En todo caso, y como afirmaba Juan Maldonado Pereda, 4 veces diputado federal, profundo conocedor de la naturaleza humana, “las protestas callejeras son la música de la democracia”.
El góber hace y deshace y la desigualdad social, económica, educativa, de salud y seguridad y procuración de justicia, 6 de los 8 millones de habitantes de Veracruz en la miseria, la pobreza y la jodidez, germina y fructifica en tierra fértil.
Encerrado en su búnker, halagado todos los días por los suyos, el príncipe fifí y sabadada del palacio ejerce el poder.
En la locura imperial y faraónica, Calígula ordenó tapizaran el palacio con monedas de oro y se quitó las sandalias de César y caminó sobre el dinerito para sentir en la planta de los pies la química purificadora de la grandeza.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.