cargando

En twitter:

8 Columnas
Viernes 07 agosto, 2020

De forma automática ¡acabará la corrupción cuando termine la pandemia!


Reynaldo Escobar

Así lo dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador, y sus razones tendrá: aunque destacados científicos, investigadores y epidemiólogos de todo el mundo se empeñen en afirmar que el “coronavirus” llegó para quedarse...

y las muertes que tan solo en nuestro país rebasan ya el número de 50 mil fallecidos.
La vieja aspiración de llegar al Poder Político, para servir al pueblo se ha perdido, y la corrupción acompañada de la impunidad, se han convertido en una enfermedad endémica de los funcionarios públicos de todo nivel en nuestro país. El mayor daño causado a las finanzas públicas, corresponde a los burócratas de cuello blanco, que en los últimos sexenios han quebrado a las haciendas públicas de los tres ordenes de gobierno, mediante el desvío de recursos presupuestados, a sus cuentas personales o de “presta nombres”, cancelando obras y servicios públicos indispensables para mejorar las condiciones de vida en zonas de alta marginación y abandono.
La práctica de los sobornos es otra forma de corrupción que se encuentra arraigada en la sociedad, que corrompe al empleado público y a quien paga por recibir favores o conductas indebidas de quienes desde el Gobierno, ensucian su función, socavando el Estado de Derecho.
Por lo que se ve, ni la pandemia ni la corrupción tienen fecha de terminación y por consiguiente, la promesa de AMLO, se sumará a los otros compromisos que hizo en campaña, hasta hoy incumplidos. Los más escépticos en cuanto a la promesa del Presidente, señalan que la pandemia será difícil o imposible de erradicar en forma definitiva y para siempre, igual que la corrupción, que se ha convertido en un estilo de vida en la mayor parte de los países de los 5 continentes.
Los medios de comunicación dan cuenta diariamente de la impunidad que se vive en fiscalías, juzgados y hasta en la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación, sin que exista poder humano que la pueda frenar, cuando menos para que a los mexicanos nos quede el consuelo de decir “estábamos mejor, cuando estábamos peor” y como ejemplo de lo anterior, basta citar el gran juicio contra los corruptos, que se convirtió en una simulación al extraditar a México a Emilio Lozoya Austin, ex Director de PEMEX, quien por obra y gracia de la impunidad, no ha pisado la cárcel y menos el juzgado donde radica su proceso.


Deja un comentario

Acerca del blog

Blog de noticias desde Veracruz.
Aquí, deseamos contar la historia de cada día.
Y cada día es un nuevo comienzo.
Y todos los días se empieza de cero...

Portal de noticias de Veracruz.